A expensas del pueblo

En momentos en que la Legislatura discute una reforma de energía para abaratar los costos de electricidad, tanto la AEE como la UTIER renegocean un millonario convenio colectivo que continuaría perpetuando los altos salarios y beneficios de esa corporación pública
vr0409001 60pC AEE 2
EL VOCERO / Archivo
Por Redaccion, EL VOCERO 4:10 am

Yennifer Álvarez Jaimes y Rafy Rivera, EL VOCERO

Aunque muchos quisieran tener un salario similar y otros pueden entender que se trata de justicia al trabajador, lo cierto es que en momentos en que se plantea que el costo energético hace cuesta arriba establecer negocios en la Isla y encarece el costo de vida de todos los puertorriquenos, la remuneración de los empleados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) parece llorar ante los ojos de Dios.

La nómina de la AEE es una de las mejores remuneradas en todo el Gobierno. Muestra de ello fue que para el 2013, los empleados gerenciales cobraron $134 millones en su salario básico y $12.2 millones en bonos, mientras que la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) se despachó con $17 millones en bonificaciones.

Respecto al bono de Navidad, en el 2013 pagaron $34 millones.

El salario básico de un empleado de la AEE puede estar cerca de los $60,000. El convenio colectivo establece que el bono será un 8% del salario. No obstante, el presidente de la UTIER, Ángel Figueroa Jaramillo, recibe una paga de solo $40,000 anuales.

Según la propia corporación pública, por cada dólar de salario que se paga a los empleados regulares, la corporación destina aproximadamente 70 centavos adicionales para el pago de beneficios marginales.

De acuerdo a la tabla de Beneficios Marginales 2013-2014, emitida por Wilma Medina Eliza, contralora interina de la AEE, los empleados regulares de la corporación pública reciben 30 por ciento para el sistema de retiro, 7.8 por ciento para el seguro social, 8 por ciento para el bono de Navidad, 21 por ciento para el plan médico, y 3.7 por ciento para pagar varios seguros; para un total de 70 por ciento en beneficios marginales.

El director ejecutivo de la AEE, Juan Alicea Flores, dijo en entrevista con EL VOCERO, que el pago de estos beneficios marginales se otorga a todos los empleados de la corporación pública y no solo a los de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), como muchas veces se alega erróneamente.

Los otros sindicatos que se benefician de estas aportaciones son: la Unión Insular de Trabajadores Industriales y Construcciones Eléctricas (UITICE), la Unión de Profesionales, la Unión de los Pilotos, y la Unión de Gerenciales, indicó el director ejecutivo de la AEE.

“Todos los sindicatos están en conversaciones para hacer un aporte de beneficios porque no hay el dinero para poder seguir en esa línea. Estamos en conversaciones privadas y no me gustaría decir algo que dañe las negociaciones pero prontamente vamos a hacer un anuncio sobre todo lo que hemos alcanzado en esa línea”, sentenció Alicea.

En diciembre pasado, el director ejecutivo le dijo a EL VOCERO que existe la idea generalizada de que los empleados en la AEE ganan mejor que el resto de los empleados públicos. La AEE tiene poco más de 8,000 empleados y Alicea Flores aseguró que pretende congelar las plazas administrativas según se vayan retirando empleados para minimizar el impacto económico en su agencia.

Para el año fiscal 2011-2012  el costo del convenio de la UTIER fue de $280 millones. La UTIER también ha reclamado una reducción de la jornada laboral de 7.5 horas a 7 horas, petición que se estima pudiera costar $41 millones en tres años. Pero, nada de esto es una realidad.

Sin embargo, el presidente de la UTIER, Ángel Figueroa Jaramillo, destacó que es irreal tratar de responsabilizar a los empleados por el alto costo de la energía eléctrica en la Isla.

“De los 26 centavos que pagamos por kilovatio hora, solo 0.2 van dirigidos para la nómina de la Autoridad”, sentenció el dirigente sindical.

Agregó que la nómina de la AEE solo representa el 12 por ciento del presupuesto total, mientras que en el sector privado de energía se destina entre 18 a 22 por ciento a la nómina. “Aunque se le redujera los beneficios en 50 por ciento a los trabajadores lo más que se puede bajar es un centavo el kilovatio hora”, aseguró Figueroa Jaramillo.

“No se puede empobrecer más a los trabajadores y trabajadoras quitándole derechos y beneficios porque eso tendrá un efecto en la economía del País”, advirtió.

Figueroa Jaramillo apuntó además que los empleados de la AEE ganan 50 por ciento menos que sus pares en cualquier otra jurisdicción de Estados Unidos.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir