A merced del mar

La erosión de las costas del norte de Puerto Rico ha reflejado un aumento sin precedentes, al punto que ya muchas estructuras han sucumbido a los embates del agua
Foto: Eric Rojas
La playa Puerto Nuevo de Vega Baja es uno de los puntos donde la geografía ha cambiado rápidamente por los pasados 30 años
Por Maricarmen Rivera Sánchez, EL VOCERO 4:05 am

Casas que se construyeron hace más de una década cerca de la playa están viendo que sus paredes están siendo golpeadas a diario por el embate de las olas, a riesgo de ser tragadas por el mar.

Este escenario se está repitiendo mayormente en los municipios del área norte, donde se ha combinado un aumento en el nivel del mar y una reducción en los elementos que ayudan a mantener a raya el mar y garantizan bastante espacio de arena en las costas.

Ernesto Díaz, director del programa de manejo de zona costanera del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales y coordinador del Consejo de Cambios Climáticos de Puerto Rico, dijo que la erosión de las costas de la Isla ha ido en aumento en las últimas tres décadas.

¨Lo que estamos planteando, y es constatable, es que esto se está acelerando. El efecto sobre las playas se está exacerbando y el llamado que hacemos es a proactivamente buscar estrategias de adaptación y tomemos decisiones a tiempo para evitar pérdidas en infraestructura¨, dijo Díaz. ¨Tenemos que examinar las realidades e iniciar un proceso de adaptación¨.

Según explicó este es un problema que se viene desarrollando con los años a causa de prácticas como la eliminación de dunas y las construcciones cerca de las costas. Esto, dijo, interrumpe el proceso natural de las costas que se erosionan en algunas temporadas del año y vuelven a llenarse de sedimento con la llegada del oleaje. La interrupción de este proceso natural es lo que ha provocado la erosión avanzada en las costas.

La solución puede ser la construcción de corales en las costas, para ayudar con el viaje de este sedimento.
Según dijo, el DRNA, junto a la Universidad de Puerto Rico y el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos se encuentran realizando un estudio de las costas en el litoral norte para descifrar la magnitud de la erosión y la mejor manera de prevenirlo.

¨Tenemos unos estudios evaluando comparativamente fotos aéreas de 1930 hasta 2010 y hemos visto pérdidas progresivas en áreas urbanizadas o desarolladas, pero hemos visto deposición de sedimento donde ha aumentado el ancho de las playas¨, dijo el funcionario. ¨Te diría que las playas han ido buscando un nuevo perfil de equilibrio, porque se alteró donde hay construcciones¨.

El problema, dijo, podría aumentar con un continuo aumento en los niveles del mar.

Según los estudios realizados, dijo, el problema no afecta de igual manera a las islas municipios de Vieques y Culebra pues no hay tantas construcciones a la orilla de la playa, sino que están en las zonas más altas y no son afectadas por este problema.

Díaz aseguró que no han llegado al punto de recomendar que se remuevan estructuras en las áreas más afectadas como Loíza, Ocean Park y Rincón.

¨No hemos examinado ningún plan de retiro de estructuras, pero en el caso de Puerto Nuevo, en Vega Baja, el mar las destruyó y las tuvieron que remover como estorbo público. En los casos donde la estructura no es habitable por la alta energía del agua impactando la estructura, pues colapsan¨, dijo. ¨El que tiene recursos para protegerse, lo ha hecho pero los vecinos que no tienen la capacidad, pierden sus estructuras¨.

Recordó que muchas de las estructuras que están ahora en peligro no fueron construidas al borde del agua, pero con la erosión de las costas, han quedado prácticamente encima del mar.

Maricarmen Rivera Sánchez, EL VOCERO

Tiene más de 15 años de experiencia como periodista en Puerto Rico y Estados Unidos. Tiene un bachillerato en Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y una maestría en Periodismo de Indiana University en Bloomington, Indiana.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir