Continuar a ElVocero.com

Abogan por la industria cafetera

La fiesta fue para homenajear a los recogedores de café y educar al pueblo
vr0203016(a) 35pC
EL VOCERO / Archivo
Por Yomaris Rodríguez, EL VOCERO 4:00 am

Durante el día de ayer se celebró en el Complejo Filiberto García, en Jayuya, la 1ra Fiesta del Café, dedicada a los obreros y recogedores del café, con el propósito de educar al pueblo para que aprenda a valorar tanto esta industria como su gente.

El evento fue gestado entre el mencionado municipio y un grupo de  torrefactores y agricultores del mismo, entiéndase Roberto Atienza, propietario de Hacienda San Pedro; Katiria Martínez, de Café Tres Picachos; Miguel López Hernández, de Café Hayuya; Giuliani Rivera, de Café Nativo; Sastre, de Café Gripiñas; y Cristóbal Rivera, de Hacienda San Cristóbal.

“Quisimos hacer una fiesta de café para homenajear a los recogedores de café, que es la parte más importante de esta industria. Siempre he pensado que el café no solamente es una taza de un individuo, porque hay mucho trabajo, sacrificio, desvelo, sueño y llanto para llegar a esa taza y hay que valorarlo”, dijo Atienza.

En esta actividad familiar hubo concursos de comida y postres elaborados con café, música típica, trovadores, torneos de domino, mercado agrícola y se obsequiaron plantas de café. Asimismo, reconocieron con premios metálicos a los recolectores de café de menor y mayor edad y el que más café recogió durante la cosecha. Tras 40 años con su finca, Atienza asegura que la industria cafetalera seguirá con vida.

“La industria tiene que redirigirse, en el sentido de que tenemos que empezar a especializarnos más dirigidos a un café de calidad, que podamos exportar y la gente aprenda a trabajar mejor el café. He podido sobrevivir porque he desarrollado una marca de café de calidad, que no solo podemos venderla aquí sino exportarla y queremos que todos (en la industria) lleguen a tener ese reconocimiento de calidad a nivel local e internacional”, manifestó.

Estableció Hacienda San Pedro Coffee Shop en la avenida de Diego en Santurce, cerca del Museo de Arte de Puerto Rico; en el Popular Center en Hato Rey; y próximamente en la avenida Ponce de León, cerca de la estación del Tren urbano de Sagrado Corazón. El éxito que han tenido con los consumidores lo atribuye al cuidado y a la calidad.

A ese tipo de negocio insta a sus compañeros agricultores y torrefactores, y ya varios han entrado, como la productora de café Lucemi Velázquez, de finca Café Lucero, quien estará abriendo para marzo su tienda en el Museo de Arte de Ponce.

“Los negocios para consumir café son la única forma en que podemos sobrevivir. Es un negocio con mucho espacio para todos, no hay nadie que pueda tener celos porque mientras más gente haya, más se va conocer el café a nivel isla y mundialmente. Si tenemos un mercado de buen valor, el producir café no es tan difícil”, manifestó.

De otro lado, criticó el estigma que se tiene sobre el recogido de café y la agricultura.

“Siempre necesitamos mano de obra. Lo que es el trabajo agrícola y la caficultura se ha visto como un estigma, queremos llevar un mensaje para que no se nos vea como lo peor del país, sino que vean la importancia que tiene la agricultura y caficultura en Puerto Rico. Sin agricultura no hay comida. Detrás de cada individuo tiene que haber una fuente agrícola para que pueda sobrevivir porque con los libros y el cemento nadie vive”, afirmó.

Yomaris Rodríguez, EL VOCERO

Periodista con 16 años de experiencia en radio, revistas y prensa escrita. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir