Abogan por unidad terapistas físicos

Con el lema ‘Alcanzando nuevas fronteras’ se celebra la Convención Anual de la Asociación Puertorriqueña de Fisioterapia
SAMSUNG CAMERA PICTURES
Suministrada
Por Yomaris Rodríguez, EL VOCERO 8:43 pm

Durante la trigésimo octava Convención Anual de la Asociación Puertorriqueña de Fisioterapia, a celebrarse este viernes 14 de marzo y sábado 15, en el Embassy Suites Dorado del Mar, se enfatizará el trabajo en equipo y la unidad de los terapistas físicos y sus asistentes.

La organización, fundada en 1976, tiene una matrícula que sobrepasa los 200 profesionales, pero la jornada de dos días también estará abierta para los no miembros y estudiantes.

Esta edición tiene como lema ‘Alcanzando nuevas fronteras’ y será dedicada a los Departamentos de Terapia Física de la Universidad Interamericana Recinto de Ponce y de Huertas College, por ambas instituciones educativas haber obtenido la acreditación de CAPTE (Commission on Accreditation in Physical Therapy Education).

“Busco la unidad y el trabajo en equipo de todos los terapistas físicos en Puerto Rico. Mi lema personal es: somos una fuerza única, somos nuestro futuro”, manifestó Carlos J. Rivera, presidente de la asociación.

Durante la convención se ofrecerán los cursos: ‘Rehabilitación vestibular’ (por Julia Gil Ayala), ‘Evidencia basada en rehabilitación de pacientes con accidentes cerebro vasculares’ (Dennis W. Klima), ‘Expectativas funcionales y enfoques terapéuticos modernos luego de una lesión al cordón espinal’ (Pedro J. Just) y ‘Laserterapia: de la teoría a la práctica’ (Marizabel La Puerta y John Nieves Muñiz).

Cada uno de estos es equivalente a seis horas contacto y también estarán abiertos a estudiantes de fisioterapia, quienes serán los futuros tenedores de la asociación. Cabe mencionar que en esta profesión se recomiendan 30 créditos de educación continua cada tres años.

Luego de la convención, uno de los asuntos apremiantes para la actual junta directiva de la asociación es redactar un proyecto de ley que permita atemperar  a la realidad actual la Ley 114, que regula la práctica de terapia física. 

“Esto ayudaría a mantener un funcionamiento óptimo de nuestra profesión para poder brindar mejores servicios a nuestros pacientes. Tendríamos la herramienta para que se cumplan los intereses de la profesión, que son profesionales capacitados con la debida educación. Así como que haya supervisión única del terapista físico a su asistente y se ofrezca educación continuada según las necesidades de la membresía”, añadió Rivera Rivera, también presidente del Centro de Fisioterapia y Salud Deportiva (CEFISAD), en Guaynabo.

Desde 2002 el terapista físico debe tener un grado de maestría para ejercer la profesión y para 2015 se requerirá un doctorado. La función de este profesional de la salud es evaluar al paciente y generar un plan de tratamiento, que su vez aplicará el asistente del terapista, quien debe tener un grado asociado.

Yomaris Rodríguez, EL VOCERO

Periodista con 16 años de experiencia en radio, revistas y prensa escrita. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir