Continuar a ElVocero.com

Admite guardar armas entre juguetes de su hijo

Así lo informó el fiscal Max Pérez durante una vista en la que el magistrado federal Marcos López denegó concederle fianza a Reyes Delgado
mallete
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 4:02 am

Félix Reyes Delgado, acusado por tener un arsenal de armas entre los juguetes de sus hijos, alegadamente accedió a guardar ese equipo de defensa a una organización de narcotraficantes en Juncos a cambio de obtener guagua una Ford Bronco y $200 en efectivo.

Así lo informó el fiscal Max Pérez durante una vista en la que el magistrado federal Marcos López denegó concederle fianza a Reyes Delgado al considerarlo un peligro para la comunidad. Por lo que el acusado permanecerá ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus silgas en inglés), hasta que se inicie el juicio en su contra.


Durante la vista de fianza, Pérez afirmó que el acusado admitió que sabía que las armas estaban escondidas en su residencia, que le pertenecían a un narcotraficante y que accedió a guardarlas a cambio de obtener una guagua Ford Bronco que tenía un compartimiento oculto en donde transportó las armas. Indicó que estas armas eran
“esenciales” para la pandilla.

“Personas como Félix Reyes Delgado son tan peligrosas como los narcotraficantes mismos”, apuntó Pérez. La abogada del acusado, Sulay Ríos de la Oficina del Defensor Público Federal solicitó –sin éxito- que se le permitiera a su cliente estar bajo arresto domiciliario en la residencia de su madre, utilizando grillete para poder terminar un curso en una escuela vocacional. A su vez, planteó que Reyes Delgado no tenía expediente criminal previo y
que es una persona trabajadora. Expuso que su cliente tiene dos hijos producto de la relación con su esposa con quien lleva cuatro años de casado.

“No es lo mismo disparar armas que guardar armas”, argumentó Ríos. El magistrado apuntó que el ofrecimiento de prueba del gobierno era “muy fuerte” y que el acusado parecía ser una persona de confianza de los narcotraficantes al entregársele gran cantidad de armas y municiones.

Reyes Delgado fue arrestado el pasado viernes, luego de que agentes de la Policía de Puerto Rico le incautaran en su residencia, ubicada en la urbanización Ceiba de Pradera Norte en Juncos. De acuerdo a una declaración jurada de un agente del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés, el acusado tenía en su casa cinco rifles AR-15 de los cuales cuatro eran automáticos y con la serie mutilada. Uno de ellos fue encontrado oculto entre la ropa del acusado.

Asimismo, se le incautó entre los juguetes y una maleta cuatro rifles de asalto AK-47, dos de ellos con la serie mutilada, seis pistolas Glock, dos de ellas automáticas, 700 municiones de diferentes calibres y sobre 50 magazines.

Durante una entrevista con los agentes del ICE el acusado alegadamente admitió que las armas de fuego le fueron entregadas por “Saúl”, el líder de una ganga de narcotraficantes del residencial Colinas de Magnolia, quien fue asesinado en junio del 2013.

Este aceptó guardar las armas debido a que necesitaba “desesperadamente” el dinero, debido a que había perdido su empleo tras sufrir un accidente de tránsito.

Relató a los agentes que Saúl le ofreció pagarle $200 en efectivo y una guagua Ford Bronco, color azul a cambio de guardarle las armas. Reyes Dávila admitió que siguió las instrucciones de Saúl, y buscó la guagua en la que estaba el arsenal en un compartimiento oculto.

Tras la muerte de Saúl, pensó vender las armas para evitar problemas legales, pero no lo hizo por temor a represalias. Los agentes hicieron un registro a su celular, el cual reveló varios mensajes de texto en los que el acusado intercambiaba información sobre transacciones de droga.

“Reyes Delgado indicó que hace aproximadamente hacía Reyes Delgado fue arrestado el pasado viernes, luego de que agentes de la Policía de Puerto Rico le incautaran en su residencia, ubicada en la urbanización
Ceiba de Pradera Norte en Juncos.

Tres semanas conspiró con otras cuatro personas del residencial Colinas de Magnolia para poseer con la intención de distribuir sustancias controladas”, señala el documento.

Alegadamente, el acusado le dijo a los agentes que fue “ignorante, estúpido y bruto” por involucrarse en el trasiego de drogas. Este se disponía a vender una libra de marihuana por aproximadamente $1 mil. El acusado aseguró que su esposa Miriam Díaz no tenía conocimiento de sus actos.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir