Admitió mal trato a Sánchez Betances

Testimonio del principal testigo de OEG revela que no le dio su nombre ni número de placa al exsecretario cuando este se lo requirió
LUIS_SANCHEZ_BETANCES__6
Por Miguel Rivera Puig, EL VOCERO 6:43 pm

En un testimonio que destruyó cualquier posibilidad de que fuera creíble y en el que a la vez que se quejaba por su mala imagen pública hacía alarde de actos abusivos por los que ciudadanos se han querellado en su contra el sargento Luis W. Rodríguez Hernández principal testigo de la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) admitió el martes que no dejó hablar al secretario de Justicia Luis Sánchez Betances en la noche del 6 de diciembre del 2013 ni le dio su nombre ni número de placa cuando se lo preguntó.

Tras reconocer que no dejó hablar a Sánchez Betances cuando acudió a la avenida Roosevelt, en Hato Rey donde había sido detenido su “amigo del alma” el licenciado Jaime Sifre Rodríguez, por conducir ebrio, y quien si saber de quién se trataba le advirtió que lo iba a arrestar se reafirmó en lo que declaró espontáneamente el lunes “me jodí” al enterarse de que se traba de Secretario de Justicia.

Rodríguez Hernández al ser impugnado por el licenciado Harold Vicente, uno de los cuatro defensores de Sánchez Betances en las vistas administrativas que celebra la OEG, nunca ofreció una explicación para no dejar hablar a Sánchez Betances, quien alegadamente llegó al lugar para llevarse el automóvil de Sifre Rodríguez y no para intervenir a favor de su amigo.

“Yo no le dejé hablar” declaró ante la jueza examinadora Lourdes Velázquez Cajigas. La jueza le preguntó que cuáles consecuencias había sufrido para justificar su temor, a lo que el sargento respondió que le habían dado un desglose a NotiUno de los documentos de sus querellas administrativas, que suman 10, y que los mismos eran confidenciales.

Abundó que ahora mismo un ciudadano piensa que “soy un abusador que yo no se hacer mi trabajo”, olvidando que entre las querellas tiene una pendiente con una recomendación de 30 días de suspensión de empleo y sueldo. En octubre de 2013 mientras atendía una concentración de dueños de “four tracks” en Carolina le dijo al ciudadano Manuel J. Peña Rosado que tenía la guagua estacionada impropiamente lejos de la acera que lo iba a multar.
El ciudadano la estacionó como le requirió el sargento, quien procedió a darle un boleto porque no se puso el cinturón de seguridad para estacionarla. Al requerirle los documentos el ciudadano le dijo “me cogiste de pendejo” y Rodríguez Hernández admitió como una azaña el que le tiró al piso la tarjeta electoral que le dio el conductor porque Peña Rosado le dijo bruto.

Continuó relatándole a la jueza que al verse expuesto por el caso de Sánchez Betances “saben quien soy yo. Mi credibilidad de que soy un abusador, al momento con mis muchachos le explico las cosas y piensan mira este diciendo una cosa y haciendo otras. Mi forma de ser mi forma de supervisar ya está por el piso”.

Sin embargo, a preguntas del abogado Harold Vicente alegó que tenía instrucciones del Departamento de Justicia de no hablar sobre la pesquisa de que es objeto por no haber llevado ante un juez al representante Rafael (June) Rivera, quien ebrio tuvo un accidente en el 2011. Alegó que desconocía si la Cámara de Representantes lo estaba investigando.

Durante la mañana el ex superintendente de la Policía Héctor M. Pesquera opinó desde la silla de los testigos que el sargento Rodríguez Hernández tenía que darle el nombre y la placa cuando el secretario Sánchez Betances se lo requirió la noche del 6 de diciembre pasado, cuando el funcionario llegó a la avenida Roosevelt donde había sido arrestado su amigo Sifre Rodríguez.

Pesquera también opinó al ser contrainterrogado por la abogada Miran Matos, de OEG, que en la escena del arresto la discreción la tenían los agentes y que de entender que alguien estaba interviniendo con el arrestado, el uniformado tenía que advertirle que no lo hiciera y que lo podía arrestar.

El testimonio de Pesquera, quien en la actualidad se desempeña para la agencia Homeland a cargo de la policía en seis reservaciones de indios seminole en Florida fue traído por el licenciado Vicente.

En la mañana de miércoles Vicente contrainterrogará a Sifre Rodríguez que en la tarde del martes comenzó a declarar que asumió toda la responsabilidad tras su arresto, declarándose culpable y que Sánchez Betances ese día acudió a darle la mano a un amigo que no hizo nada impropio.

OEG terminó la presentación de sus testigos, y los defensores de entender que el caso no ha sido probado no presentarán más testimonios, aunque cabe la posibilidad de que Sánchez Betances se siente a declarar y que como testigos de buena reputación del ex secretario declare el juez federal José Antonio Fusté.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir