Continuar a ElVocero.com

AEE: Sometido el caso

"Tiene que abrirse a la libre competencia y que la ciudadanía le compre energía a quien le dé la gana, a quien más barato le venda y mejor trato le dé"
IMG_5948
EL VOCERO / Archivo
Por Columnistas, EL VOCERO 4:00 am

Alex Delgado
Periodista

En estos días se nos ha salido lo de fiscal y abogado. Siguiendo ese ‘feeling’ que aun nos queda, voy a someter mi caso contra la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) por los aumentos de sueldos y sus abusos.

Señores del jurado (lectores)… en mi caso voy a exponer que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) es una corporación pública que: 1. Tiene al pueblo secuestrado y abusa despiadadamente del bolsillo del consumidor sin importar si este puede o no pagar la luz; 2. Que la AEE es una entidad hipócrita que dice no hay dinero para unos, aunque sí hay para otros; 3. Que hay ‘pitcher y catcher’ entre la gerencia y los sindicatos, 4. Que entre la AEE y La Fortaleza hay una “desconexión” que no se sabe ni la hora que es; y 5. Que los asuntos de energía renovable solo le sirven a la AEE para desviar la atención cuando les meten un ‘cable 220’ por el orificio del oído.

1. La AEE es la única entidad en Puerto Rico que suple energía a la ciudadanía y a las empresas. Al ser la única, usted no tiene a quién más comprarle energía, por lo tanto, depende exclusivamente de ellos. En nuestros tiempos la energía eléctrica es un servicio esencial para subsistir, incluso hasta para vivir. Al no haber libre competencia, la AEE puede poner el precio que desee a esa energía (ajuste por combustible) y usted se la paga o sencillamente no tiene energía. ¿Puede usted decirle “váyase al infierno… me voy con otra compañía” cuando lo tratan como a un perro en una oficina de la AEE? ¡No! Por eso se pueden dar el “lujo” cerrarle la ventanilla en la cara porque tienen un “break”. Por eso pueden hacer lo que les da la gana con usted, porque tienen un monopolio.

2. Como la AEE no tiene competencia, no tiene amenaza económica de ingreso (su amenaza económica es la mala administración por la política partidista). El dinero de su bolsillo les va a llegar. Como ese dinero les va a llegar, pues pueden repartírselo entre ellos: los sindicatos y los empleados de confianza. Pasamos de “los amigos de…” a los “primos de…” a la hora de “repartir el bacalao’ ”, el “botín eléctrico”. La única participación de la ciudadanía en esta ecuación es poner su dinero, el de sus ahorros, lo poquito que le queda en el bolsillo, en las manos de estos funcionarios de la AEE para que ellos se lo dividan, puedan pagar los BMW, Lexus y Mercedez Benz que estacionan en el “Luchetti” (Edificio Central AEE). Esto ocurre al mismo tiempo que dicen que no hay dinero para los demás empleados de la AEE (que bien pagos están).

3. La UTIER y los demás sindicatos de la AEE saben de estos “trucos”. No hay información que pase en esta corporación que los sindicatos no sepan (porque los empleados que son unionados son los que manejan toda esa información). Por eso usted veía a Ángel Figueroa Jaramillo (Presidente UTIER) y a Ricardo Santos (pasado presidente) haciendo que “brillara la verdad” en el pasado. Esa “voluntariedad” para denunciar escándalos como estos aumentos de sueldo se ha puesto un poco tímida, casi inexistente… Es más, ¡no existe!.. ¿Porque? Porque los sindicatos, en especial la UTIER, está en las mismas… tratando de morder ,con dientes de tiburón, el bolsillo de los abonados. Por eso, juegan ‘pitcher y catcher’ de un lado a otro con el dinero de su factura.

4. Noti Uno 630 reveló los aumentos de sueldos en la AEE, con carácter retroactivo. Esa misma tarde el gobernador emitió una comunicación en la que solo revertía la retroactividad, no los aumentos. Posterior a eso, el primer mandatario fue a Jugando Pelota Dura TV (Sistema TV) y allí justificó los aumentos de sueldo, con información incorrecta (que le provee Juan Alicea), por lo que el ejecutivo informa incorrectamente al país. Cuando le di la información correcta, el ‘delivery’ de Alejandro García Padilla me dijo que se enteraba por mí de la realidad. Incluso dijo “la información que me brindaron a mí…”, o sea, no tenía certeza. Luego que el gobernador defendiera o justificara los aumentos, Alicea los revirtió sin notificar a La Fortaleza. Si esa directriz hubiese salido de la Mansión Ejecutiva, el primer mandatario no se hubiese “matado” defendiéndolos. Dijo García Padilla que no se podía revertir aumentos porque podía provocar demandas y luego revirtieron. Esto demuestra que hay una desconexión entre la AEE y La Fortaleza.

5. Cuando le reventó el ‘cherry bomb’ de los aumentos de sueldo en la AEE, Juan Alicea comenzó a “tragar agua”, ahogándose con sus propias declaraciones. ¿Cómo desvía la atención? Pues se inventó una conferencia de prensa sobre proyectos de energía renovable. ¿Qué dijo? Lo mismo de la última vez: que estaban en proceso de renegociación, que había unos 6 proyectos que estaban adelantados (de 63 proyectos), bla, bla, bla. Le preguntan el costo final del kilovatio/hora y dice que eso no lo sabe aún, que puede ser 13 “chavos” ¿Cómo? ¿Después que se “jarta” diciendo que 15 centavos es muy caro comparando con jurisdicciones de 9 y 10 centavos ahora viene con reducción de 2 “chavos”? ¿Y por 2 “chavos” Juan Alicea y García Padilla ponen en peligro una inversión de 5,000 millones? Hacer una conferencia de prensa para anunciar ese “chorrito” no tiene otra intención que desviar el tema de los aumentos de sueldo. La Asociación de Productores de Energía Renovable confirmaron que la incertidumbre sobre estos proyectos, por parte de la AEE, y la amenaza de que se retire esa inversión de 5 billones ha aumentado por el “sabotaje” de la AEE (lo de sabotaje lo digo yo).

Puedo durar más que Harry Padilla (2 horas 30 minutos) en el caso Casellas argumentando mis puntos, pero no queda más espacio para esta columna. Señores del jurado: someto mi caso contra la AEE y ustedes deben llegar a la conclusión de que esta corporación, en manos del estado y sin competencia, no va a cambiar nunca. Vamos a seguir de rehenes por el resto de nuestra vidas de esta “garrapata” que nos chupa la sangre hasta matarnos, hasta matar nuestra economía. Esta corporación pública debe dejar de ser un monopolio del PPD, del PNP y de los sindicatos.

Tiene que abrirse a la libre competencia y que la ciudadanía le compre energía a quien le dé la gana, a quien más barato le venda y mejor trato le dé. Llegen a su veredicto sobre la culpabilidad de abuso excesivo de la Autoridad de Energía Eléctrica.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir