Continuar a ElVocero.com

Alternativa muy considerable

Desde el punto de vista de la economía, varios expertos coincidieron con lo informado por el GAO de que la estadidad podría ayudar a sacar al país de la inamovilidad de desarrollo que al presente se encuentra
vr0331004-80pC-PR
EL VOCERO / Agustín Santiago
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 4:05 am

El informe de la Oficina de la Contraloría del Gobierno federal (GAO, por sus siglas en inglés) sobre cómo la estadidad para Puerto Rico podría afectar algunos programas federales y fuentes de recaudos, quiebra el mito de que esa opción no es económicamente viable para la Isla, en opinión  de un economista.

Otro economista consultado planteó que el informe revelado el fin de semana logra acercamientos al costo que conllevaría la alternativa de estatus para que los puertorriqueños puedan decidir si se trata de una aspiración real de la mayoría de los electores locales.

¨Es un panorama totalmente distinto de lo que se había dicho. El argumento de que la estadidad para Puerto Rico será una carga se cae con este informe¨, opinó el economista y catedrático Jaime Benson.

Según Benson, aunque el informe deja claro que ¨vamos a aportar más de lo que vamos a recibir¨, un cambio de estatus en esa dirección colocaría a la Isla en una posición ventajosa para su economía. Explicó que aumenta la visibilidad de Puerto Rico  ante los inversionistas estadounidenses y ante la comunidad inversora internacional y se puede traducir en una fuerte inyección ¨que beneficia tanto a Estados Unidos como a Puerto Rico¨.

¨Nos están dando una idea bastante certera, pero –el informe- se queda corto por que no toma en cuenta los aspectos dinámicos¨, resaltó Benson, al referirse a las implicaciones que harían mejorar la actividad económica local y los gastos en las finanzas públicas.

Mencionó que el planteamiento del economista Elías Gutiérrez, de que la Isla necesitará cerca de $10,000 millones en inversiones anuales por una década para salir de la contracción económica y recuperar terreno, se nutriría –en parte- de la inversión que llegue con la exposición que se reciba bajo la estadidad.

Además, sobre el señalamiento de que habría una reducción en recaudos para el nuevo estado federado, ante la eliminación de beneficios contributivos a las empresas estadounidenses, las cuales podrían irse o limitar su presencia local, Benson lo rechazó.

¨Eso de que se van a reducir los recaudos hay que analizarlo bien porque también se reducen las responsabilidades del gobierno estatal ya que el gobierno federal asume otras responsabilidades, por ejemplo en programas de salud,  eso reduce la carga económica y no se requieren tanto recaudos¨, añadió el economista.

El economista y planificador Elías Gutiérrez mencionó que el informe aclara algunas dudas y resaltó que ¨la estadidad es como un club privado y hay que pagar la cuota para entrar. La gente pensó que podía entrar sin pagar y no es así¨.

¨Nosotros somos ´non-white´ y probablemente la cuota es un poquito más alta¨, agregó.

En el contexto histórico en el cual se produce el informe, en medio de la recesión económica de ocho años en Puerto Rico y una consistente emigración de puertorriqueños hacia Estados Unidos, Gutiérrez dijo que es importante analizar si en realidad un cambio de estatus hará repuntar la economía del país.

¨Hay quienes creen que para resolver el problema económico hay que tomar una decisión definitiva en el estatus. Pero no, primero esta economía tiene que alcanzar unos estándares de vida y de desarrollo y luego decidir si va a pagar su ingreso en el country club¨, reiteró Gutiérrez.

Entre tanto, Benson recordó que tras la anexión de Hawai y Alaska como estados federados, hubo un ¨boom¨ económico en ambos lugares y debería ocurrir lo mismo con Puerto Rico.

¨En este momento histórico se confirma que si se resuelve lo del estatus, se resuelve nuestra incertidumbre y se abren las posibilidades para la economía¨, declaró Benson.

Puerto Rico experimenta una situación particular en el aspecto económico y social, ante la profundización de su colapso económico que después de ocho años de caída no da muestras certeras de que se avecina una recuperación. A principios de este año los principales créditos del Estado Libre Asociado fueron degradados al peldaño de grado especulativo o chatarra, y las pérdidas en el valor sus bonos han llegado a números históricos. La deuda del ELA supera los $72,000 millones.

En cuanto a la población, esta se redujo en más de 100,000 personas el último año según el Censo actualizado, principalmente por la emigración de puertorriqueños a Estados Unidos en busca de trabajo y mejorar su calidad de vida.

El desempleo local, según cifras el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, está en 15% a febrero de 2014, tres veces mayor que el estado con el mayor índice en esta categoría. Mientras, la mitad de la población en Puerto Rico vive bajo los niveles de pobreza, con una parte significativa de sus hogares regidos por madres jefas de familia.

Los índices de criminalidad igualmente se mantienen en niveles altos.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir