Ante su actuación más emblemática

Por Jorge Rodríguez, EL VOCERO 4:00 am
Miriam Colón tiene un récord inigualable de medio centenar de filmes, decenas de obras teatrales y series de televisión
miriam.
Suministrada.

Para la diva puertorriqueña de la actuación tanto en Estados Unidos como en América Latina, Miriam Colón, su vida interpretando personajes de toda clase de persuasiones, se ha constituido en todo un sendero de aprendizaje y de experiencias muy emocionantes, otras amargas, de desilusión, de cansancio y de miedo; además de contentarse y alegrarse con pequeñas victorias. De ahí en adelante, ha aprendido que no todo es cómo se sueña; porque también están las alegrías de las que está llena la vida.

Con un récord inigualable de medio centenar de filmes, decenas de obras teatrales y series de televisión a partir de los años 50 cuando emigrara a Estados Unidos, su obra en el arte se ha difundido con un gran prestigio, desde los días cuando estudiaba con el legendario director teatral Edwin Piscator y el más de cuarto de siglo que dedicó al Actor’s Studio de Nueva York, con sus colegas Marlon Brando, Marilyn Monroe, Edward Albee, Ann Bancroft, Sally Field, Geraldine Page, Anthony Hopkins  y Gene Hackman, entre otros. Fundó además en Nueva York, el Nuevo Círculo Dramático, el primer teatro de arena para presentar producciones en español; además de fundar el Puerto Rico Traveling Theatre, en una antigua estación de bomberos, localizada en el 304 Oeste de la calle 47 en Nueva York.

En su más reciente filme, ‘Bless Me Ultima’, donde protagoniza el papel principal de la famosa novela de Rudolfo Anaya, Colón caracteriza a una curandera que ha decidido viajar hasta Nuevo México en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, para morir cerca de la gente que en vida la habían demostrado amor. El conflicto central irradia desde una relación que mantiene con un jovencito que la ha pedido como su protectora, para que le proteja del mal que socava su pueblo. Bajo la dirección de Carl Franklin y un guión compartido con el escritor de la novela, se reunió para esta filmación un gran elenco encabezado por la actriz mexicana Dolores Heredia, Colón, Luke Ganalon y Joseph A. García.

“’Bless me Ultima’ ha tenido mucha aceptación de la gente que la miran con mucho cariño y mucho respeto. Al hacer un personaje mexicano, veo que ellos me quieren y me aceptan aunque saben que soy puertorriqueña. Cuando leí el guión, me dije que yo conozco a esta señora y me enamoré del personaje. La quería hacer porque me encantaba su sencillez, su quietud, y porque tenía una fuerza sin dar muestra de ello. Era una fuerza interior, a pesar de que trataron de enredarla en el pueblo —un tipo villano que no daba un tajo—,  tratando de socavarme, diciendo que yo no era curandera  sino una bruja. Trató de levantar un polvorín contra mí, trató de llevar gente como una manifestación a la casa donde vivía con una familia mexicana que conocía y a la que ayudé a nacer a los hijos de la dueña de la casa. Esa actriz era la mexicana Dolores Heredia, muy bella y joven, de manera que había una conexión muy fuerte entre la familia y Ultima”, declara Colón.

La actriz encontró durante la filmación en parajes naturales increíbles, una disciplina de grupo llena de gran devoción y con un gran cuidado para desempeñar el trabajo. Estaba feliz además por el director Carl Franklin, con créditos reconocidos en películas como ‘Out of Time’, ‘High Crimes’, ‘One True Thing’, ‘Devil in a Blue Dress’, ‘One False Move’, ‘Full Fathom Five’ y ‘Nowhere to Run’.

“Empecé a bordar el personaje por tenerle mucho respeto y eso es una gran ventaja, Como conoces cosas en el personaje, ya no hay que hacer ninguna preparación mental, imaginar ni nada, tampoco sustituir; sino que automáticamente ya entiendes su razón, sus creencias y su espiritualidad. De mujeres como ésta, quisiera interpretar más porque esto dice mucho de la fuerza espiritual de nuestra gente, del carácter, y de la capacidad para sobrevivir. Esta es una heroína, me dije, una mujer de mi absoluta admiración y tan y tan cómoda, como si hubiera sido diseñada para mi piel. El director, de hecho, sabiamente me dio espacio para expresar mis ideas entrando en mi comprensión del personaje”, agregó.

En el caso de aplicar las técnicas del Actor’s Studio en este papel, todo se daba porque al acercarse física, mental y espiritualmente a ese personaje, ella lo reconoció enseguida, dándole una grandísima ventaja. Primero, empezó a amar el personaje, y a admirarlo al hacer la investigación sobre el mismo. No es lo mismo cuando se hacen películas con grandes efectos especiales donde la actuación se relega a un segundo lugar. Colón no tiene ejemplos para demostrar este déficit actoral, pero entiende que por encima de todo debe existir una honradez artística como se hizo en esta película, para que sus temas sobrevivan a través de los años. Al tratarse de que ‘Ultima’ es un personaje universal que puede existir en cualquier época o civilización, la diva piensa que es primordial dar respaldo a la gente del cine que quiere proyectar sucesos ejemplares donde el sentimiento todavía es central.

Otro papel, que ha considerado esencial en su carrera, ha sido el de la Madre de Al Pacino en ‘Scarface’, bajo la dirección de Brian de Palma. Es un personaje corto, pero que divide la película en un antes y después, porque al enfrentarse nuevamente el bien y el mal ante la cámara, narrativamente le daba la oportunidad al personaje de Pacino de rehabilitarse. La escena es tan potente que cualquier cinéfilo admirador de este filme, espera la escena entre el enfrentamiento de madre e hijo. Colón con mucha bravura, se mete al personaje en un bolsillo dando cátedra de actuación.

“Ella era como mi mamá. Cuando nos dieron el libreto para la prueba, yo cometí el error de enamorarme del personaje. Eso es una lotería. Era una cubana, la conocía. Son las heroínas y luchadoras de muchos hogares sosteniendo la fuerza del hogar, de la familia,  tomando el mando cuando los hombres han desaparecido asustados. Ellas cogen ese peso y llevan el timón. Todo lo que iba a pasar en la historia, ella lo predijo y pasó. Estaba la mentalidad de que él, no podía atraer el bien ni la paz. Me fascinó el hecho de que el rol era pequeñito. Ella estaba ofendida de que él le ofreciera una paca de dinero como queriendo comprarme. De todos los personajes, la única que no le tenía miedo era yo y fui  la única que no murió, fui yo”, observó.

Al finalizar, la experimentada actriz –cuyas excelentes críticas por ‘Bless me Ultima’ no acaban—, apunta que la industria del cine  debe concentrarse más en la humanidad de la gente, dado que son múltiples las alternativas que el mundo sufre para poder sobrevivir.

“El saber sobrevivir tiene una lección muy hermosa” concluyó.

Temas:    • 

Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir