Arte al desnudo

Los voluntarios se inspiraron en ‘La adoración mística’ de Van Dyck para crear sus poses en la Plaza del V Centenario
desnudo 2
Por Jorge Rodríguez, EL VOCERO 4:00 am

Parecería por veces, que en Puerto Rico aun predomina el pensamiento arcaico de un medioevo o de cuando los seres humanos eran los sacrificados antes de que les sustituyeran por los animales. O, lo que es peor, que se retrocediera a aquellas polémicas entre el cardenal Paulo IV y el artista renacentista por excelencia, Miguel Angel Buonarotti, cuando el segundo inauguró la pintura de ‘El Juicio Final’ en el techo de la Capilla Sixtina del Vaticano con figuras humanas desnudas, de estética musculosa y de apariencia desvencijada. Entonces, el artista fue acusado de inmoralidad y obscenidad, aunque sus obras aún están ahí.

Siglos después y después de figurar las artes plásticas puertorriqueñas internacionalmente con todo tipo de persuasión estética, ocurre un ‘flashback’ literal entre algunos despropositados, ante la trilogía ‘La Divina Comedia’ del artista digital Esteban Figueroa quien utiliza el medio del performance para crear pictóricamente sus productos finales. ‘El Paraíso’ que montó en el Palacio Barolo de Buenos Aires con un éxito arrollador, este conseguía que sus modelos se desnudaran en escenarios urbanos, cementerios y en paisajes naturales del barrio La Boca. En Puerto Rico, consiguió lo mismo para la parte de ‘El Purgatorio’ en el cementerio María Magdalena de Pazzi y el pasado 15 de marzo, en la Plaza del V Centenario.

“Hice la convocatoria para el performance ‘Un Acto de Fe – El Sacrificio’ al público general y saqué el permiso de la policía estatal correspondiente. Incluso les pedí me enviaran a policías sensibles dado el contenido del acto artístico. Antes de comenzar en donde están las esculturas de los corderos, se anunció lo que iba a ocurrir y la gente decidió quedarse. Esto es estudiantes, niños, madres, padres, turistas, artistas y fotógrafos. Se sentaron al igual que los modelos, quienes partieron del cuadro ‘La adoración mística’ de Van Dyck para crear sus poses. La policía municipal interrumpió durante una hora pero vieron que estaba todo en orden. Entonces, cada individuo interpretó su parte y se quitaron la ropa”, explicó Figueroa.

Este también añadió que todo discurrió normalmente, que hubo mucho respeto, que obtuvieron toda la cooperación del orden público y que pudieron tomarse las fotos para hacer la obra que se quería. De hecho, Figueroa amarró el cordero completo para que la soga llegara hasta el público cual si se tratara de unas raíces o un cordón umbilical. Había artistas del Taller Alfonso Arana hijo pintando, un fotógrafo del Taller de Fotoperiodismo y otros artistas de su taller.

“El trabajo lo implementé en Argentina y mediante talleres al estilo de Augusto Boal logramos que el modelo al desnudo pinte con su corazón y con honestidad porque esa es su paleta de colores. Estas narrativas que versan sobre la Conquista son los temas de ‘El Purgatorio’. De ese ‘performance’ salieron ‘Luz y sacrificio’, ‘Balada, verso y fuego’, ‘Agnus Dei’ y ‘Sin nombre’, una pieza en proceso. El cordero simboliza a Puerto Rico y representa el sacrificio del pueblo. Ya en dos semanas, convocaré el próximo performance. Invito incluso a aquellos quienes han querido desvirtuar el trabajo artístico hecho”, concluyó.

Jorge Rodríguez, EL VOCERO

Laureado periodista reportando por más de dos décadas en EL VOCERO sobre los eventos de arte y cultura de Puerto Rico y el mundo.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir