Banqueros extienden mano amiga

Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 4:10 am
La banca afirma su compromiso con el sector gubernamental y pese a las degradaciones y advertencias de las casas acreditadoras recalca que se encuentran muy sólidos en todos los aspectos
banca

La banca local le dejó saber ayer al Gobierno que puede contar con ellos para resolver parte de sus problemas de escasez de capital.

En  medio de la vorágine surgida por las recientes degradaciones del crédito del país por parte de las principales casa acreditadoras, la oferta lanzada por el sector bancario pareció ser la mejor receta disponible.
El Gobierno necesita garantizar una liquidez en sus ingresos que le permita acudir favorablemente al mercado de bonos.
No empece a las recientes advertencias de parte de Moody’s Investors Service sobre los bancos Popular, Santander y FirtsBank, y los pronunciamientos previos de Standard & Poor’s representantes de la industria sostuvieron que siguen optimistas para ayudar al Gobierno.
Aun cuando el sector financiero ha realizado ajustes y mejorado su estructura económica en los últimos años, S&P había dicho que con la llegada de la degradación de los bonos del Gobierno, la banca podría sufrir un deterioro en la actividad crediticia, lo cual incidiría en la rentabilidad de algunas instituciones.

Arturo Carrión, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de Puerto Rico, defendió el nivel de capitalización de la banca y su liquidez, además puntualizó que el ambiente es uno de reciprocidad. Comentó que el reciente anuncio de Moody’s para colocar bajo observación crediticia a varios bancos no afecta en nada a la banca.

Según Carrión, la banca se encuentra en un proceso de colaboración directa con el Gobierno para ofrecerles financiamiento de diversos tipos. No obstrante, reconoció que a diferencia de los años 80, esta vez se tarta de un escenario diferente.
Para ese entonces adquirieron activos gubernamentales para mejorarles la liquidez, lo que más adelante les permitió acudir al mercado de bonos.
“O sea les ayudó en esa transacción (en aquella ocasión). Ahora, entiendo que actualmente varios bancos están en conversaciones para ofrecerles ayuda, aunque quizás no en esos mismos términos, por las circunstancias distintas que se viven, pero algún tipo de ayuda, algo similar (recibirán)”, destacó Carrión.

Agregó, que además la banca financia operaciones del Gobierno de diversas formas y eso representa un tipo de colaboración. Apuntó, que cada banco está dispuesto a ofrecer la ayuda acorde con su situación.

Por su parte, Aurelio Alemán, presidente y principal oficial ejecutivo de FirstBank, uno de los bancos señalados por Moody’s,  sostuvo que el año pasado su institución estuvo bien activa en la prestación gubernamental. Durante ese año le prestaron unos $300 millones, de los cuales los últimos $75 millones fueron en el último trimestre.

“Hemos estado trabajando bien de cerca con el gobierno. La banca privada complementa a las municipalidades pero no reemplaza el ir  a los mercados de bonos. Se trata de una actividad en los dos lados”, dijo Alemán.

En el caso del Banco Popular, Richard Barrios, tesorero corporativo de Popular Inc. expresó que igualmente se mantienen en comunicación continua con oficiales del sector público para entender sus necesidades de financiamiento. A diciembre 31 de 2013, Popular tenía prestado al sector público, $1,000 millones.

Respecto al pronunciamiento de Moody’s en torno a la banca local, Carrión expresó que “eso para la banca no significa nada. Esto se debe principalmente a la degradación del crédito de Puerto Rico. Los bancos están muy bien capitalizados”. Sostuvo además que actualmente estos bancos comerciales cuentan con el capital más alto registrado en los últimos años y recordó que los depósitos están asegurados hasta $250 mil por la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC).

“Los bancos están más seguros que ningún otro sitio. Es importantísimo que la gente entienda que la banca está sólida por su capital, está sólida por su trayectoria, está sólida por su implementación tecnológica”, apuntó el ejecutivo.

Alemán opinó que la revisión de Moody’s no refleja ningún cambio en la situación financiera de FirstBank, ni afecta su liquidez y capacidad prestataria.  “Nuestra institución mantiene niveles de capital sólidos y la capacidad financiera para continuar ejecutando sus estrategias de negocio. Se trata de un proceso normal que no nos preocupa en lo absoluto. Actualmente la banca local se encuentra en mejor posición que en los años 2009-10, ya que tenemos menor riesgo en porfolio y mayor capital”, detalló.

Agregó, que se trata de un tipo de advertencia para que la banca vea el impacto si la situación del país se pone peor. “No creo que esto se vaya a poner peor. Hay muchas cosas corriendo que rendirán su fruto y saldremos de la situación actual en que vivimos”.

Al igual que las otras instituciones, Popular asegura que la revisión de Moody’s no tiene ningún efecto. “Nuestra manera de hacer negocio no va a cambiar en lo absoluto. Los ratings se utilizan para colocar deuda en el mercado de capital y en nuestro caso hace ya siete años que no vamos a emitir deuda. Los bancos de Puerto Rico se financian a través de depósitos. Moody’s está preocupada con la economía de la Isla y el desempeño que puedan presentar los bancos en sus cartera de préstamos y activos”, indicó Barrios.

“En el caso de Popular, ya fuimos evaluados por Fitch y por Standard & Poor’s y en ambos casos sus clasificaciones fueron confirmadas sin cambio. La acción de Moody’s hoy no afecta en nada a Popular, ni sus negocios. Estamos en una posición extremadamente sólida y tenemos mucho capital y liquidez, para seguir atendiendo todas las necesidades de nuestros clientes”, añadió el ejecutivo del Popular.

Por su parte, Juan Manuel Díaz Soultaire, director de Administración y Finanzas de Banco Santander Puerto Rico se había expresado previamente. Entonces dijo que “de los ratings revisados por Moody’s durante el martes el más relevante para Santander y nuestros clientes es el de la clasificación relacionada a la deuda y depósitos, en el cual Banco Santander Puerto Rico se mantiene sin cambios como el único banco en la Isla en ‘investment grade’ (Baa1) con un ‘outlook’ estable. Banco Santander Puerto Rico mantiene su clasificación crediticia con grado de inversión debido a su fortaleza de capital, calidad de sus activos y alta liquidez”.

Temas:  


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir