Continuar a ElVocero.com

Carlitos Colón: con la frente en alto

El legendario luchador boricua habla de todo un poco sobre su carrera de 40 años días antes de su exaltación al Salón de la Fama de la WWE
ND9N0220
Carlos Colón será exaltado al Salón de la Fama de la WWE el sábado. EL VOCERO/Eric Rojas
Por Jorge Figueroa Loza, EL VOCERO 4:00 am

Es inevitable. Uno no puede conversar con Carlos Colón sin antes la mirada desviarse a su frente.

Ahí conviven rasguños, cortadas, heridas, líneas profundas que se cruzan con intersecciones.

En una tarde calurosa de marzo en la Plaza de Armas en el Viejo San Juan, Colón arribó en un Lincoln moderno color menta para entrevista con este medio. La botas y calzas hace tiempo están guardadas. Vestía traje gris oscuro con camisa violeta y corbata de colores parecidos.

En su mejilla izquierda, tenía par de puntos de sutura. La pregunta se disparó sola: ¿quién de sus archi-enemigos lo lastimó? Porque aunque esté retirado, Colón- de 65 años- no vacilas enrollarse las mangas de vez en cuando y lanzarse el cuadrilátero para defender el honor de los buenos.

“Fue un quiste que me removieron hace unos días. No tiene nada que ver con la lucha”, contestó, quitándole la ilusión al entrevistador sobre escuchar su más reciente batalla, una de sus miles que lo han convertido en una leyenda viviente, en un ícono de la cultura popular puertorriqueña.

Quiera o no, su legado está en su frente, la cual sangró en númerosas canchas, coliseos y estadios para entretener a miles de espectadores.

Su sacrificio, al igual que su contribución a la lucha libre, será honrado esté sábado cuando la WWE lo exalte al Salón de la Fama en una ceremonia que se celebrará el Smoothie King Center de Nueva Orleáns, un día antes de Wrestlemania 30 en el SkyDome, el evento de lucha libre más grande del mundo.

“Fue parte del trabajo y vivo orgulloso y ahí está la prueba del trabajo arduo que hice por tantos años”, respondió Colón sobre su numerosos cortes, la peor provocada por Sadistic” Steve Strong en los ochenta, cuando lo ‘restreyó’ contra un poste que le provocó una herida que necesito 25 puntos para que cicatrizará.

Lo que distingue al ‘acróbata de Puerto Rico’ del resto de los inmortalizados en el panteón de la WWE es el hecho casi toda su carrera en un solo territorio.

Debutó como profesional a sus 17 años en Springfield, en el estado de Massachusetts, y regresó a la isla en 1973 para fundar junto con el exluchador Victor Jovica la World Wrestling Council (WWC), empresa que aún se televisa por la mañanas y muchos niños en los noventa no se la perdían.

“Yo creo que el legado está en haber trabajado con el pueblo por más de 40 años dando lo mejor de mis talentos a Puerto Rico. He luchado en todos los pueblos menos en Culebra”, indicó Colón.

Las luchas que la mayoría de sus fanáticos resaltan son las que tuvo frente al sanguinario Abdullah The Butcher, responsables de la mayoría de sus cicatrices gracias a su tenedor, con quien metió al Estadio Hiram Bithorn 37,000 almas en 1983-récord que con orgullo dice continua vigente- y enfrentó cerca de 200 veces.

No obstante, 21 años después la lucha libre en la Isla perdió su masiva popularidad y apenas puede llenar a capacidad las canchas donde se presenta la WWC, algo que Colón difiere.

“Está pasando por un momento, o pasó, difícil. Pero está como todos los negocios, resurgiendo a pesar de la economía. Hay nuevos talento, los programas de tv han mejorado muchísimo. Ahora hay un gripo de muchachos jóvenes bien buenos que se han desarrollado y han dado fruto. Hay que se más creativo ahora con las carteleras y estamos en pelea”, sostuvo.

Habrá gran talento ahora mismo, pero ninguno le llega a los tobillos al 26 veces campeón universal. Entonces, ¿habrá otro Carlitos Colón?

“Yo desearía que llegué un mañana para que levante esto como era antes”, añoró al mencionar a sus hijos, los luchadores Carlito y Eddie.

Aunque ya no puede hacer la estrella como antes, Colón se siente satisfecho con su larga carrera y espera celebrar por todo lo alto el 5 de abril su exaltación, lo único que le faltaba para sellar su legendaria y sangrienta carrera.

La evidencia estuvo cuando culminó la entrevista al acercársele de inmediato cerca de una docena de personas- desde deambulantes y ejecutivos hasta bocinazos a lo lejos- para saludarlo y tomarse una foto.

Prueba que confirma que Colón es el Roberto Clemente, Félix “Tito” Trinidad, José ‘Piculín’ Ortiz de la lucha libre.

Jorge Figueroa Loza, EL VOCERO

Graduado de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, y con certificación en la Universidad del Sagrado Corazón en periodismo digital. Casi una década de experiencia en coberturas deportivas tales como Juegos Centroamericanos y del Caribe, Series del Caribe, Clásico Mundial de Béisbol, Centrobasket y carteleras de boxeo en Las Vegas, entre otros.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir