Colapsa el IVU en los muelles

Excesiva demanda de los comerciantes al tramitar órdenes provoca que computadoras de Hacienda queden fuera de servcio
ERG_2808
Cientos de vagones con mercancía quedaron varados en los puertos, lo que provocó que no se pudieran mover para sus respectivos puntos de venta.EL VOCERO/Eric Rojas
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 4:01 am

A solo días de comenzada la implantación del Impuesto Sobre las Ventas y Uso (IVU) en su origen, el sistema computadorizado del Departamento de Hacienda no dio abasto para la fuerte demanda generada entre el viernes y el lunes, con el saldo de un colapso del sistema y un fuerte ataponamiento de vagones que no han podido levantarse en los muelles del país.

Hernán F. Ayala, presidente de la Asociación de Navieros, sostuvo que el portal integrado de los comerciantes para las declaraciones de pago, PICO al igual que el portal SISCOM, donde los importadores tramitan electrónicamente los manifiestos de Hacienda, colapsaron en el día de ayer ante la fuerte demanda que se suscitó.

Esto generó un complicado panorama para los comerciantes , quienes se vieron imposibilitados de levantar sus vagones en los puertos y descargar mercancía.

Para Ayala, hubiese sido favorable iniciar el proceso por etapas, lo que facilitaba adaptar los sistemas a la demanda existente. Adelantó que durante el día de hoy se deberán reunirse con personal de Hacienda para ver cómo puede unir esfuerzos y mejorar la situación.

Iván Báez, presidente de la Asociación de Comerciantes al Detal, confirmó los problemas que ha confrontado gran parte de la matrícula que representa. “A nivel de los muelles ha habido una fuerte complicación en el movimiento y en la liberación de los vagones. Estamos confiados en que se pueda lograr afinar los sistemas para una mayor agilidad en los procesos. Hay que darle espacio para que el sistema ejecute, pero esperamos que Hacienda pueda escuchar las recomendaciones que el sector naviero y comercial les pueda otorgar”, expresó.

Por otra parte, los comerciantes entienden que el cobro del IVU en su origen, que inició el 1ro de agosto, pudiese representar un alza en el costo de los productos no por la imposición del cobro en la entrada sino por costos administrativos que pudiesen verse obligados a incurrir, además de los costos que implican el no llevar a tiempo la mercancía a los establecimientos.

El pasado viernes, el primer día del IVU en los muelles, varios comerciantes dijeron que registraron muchos inconvenientes para poder sacar sus mercancías, justamente cuando había alerta por los pronósticos de una tormenta.

Gilberto Arvelo, denominado ‘Dr Shoper’ explicó que muchos comercios que recibirían sus inventarios de agua el pasado viernes se les dificultó mover la mercancía y tenerla a tiempo en sus tiendas, a pesar de la fuerte demanda por el producto. Agregó que la quejas eran enormes porque el proceso se dilataba demasiado, alegadamente por Hacienda no  tener personal suficiente.

“Todavía es muy prematuro para ver el efecto real de este impuesto en la entrada, tanto para el comerciante como para el consumidor. Entiendo que el efecto se estará sintiendo entre los próximos 30 días”, afirmó Arvelo.

Por su parte, Enid Monge, presidenta del Centro Unido de Detallistas, afirmó que existe mucha duda en torno al proceso, donde hay innumerables comercios que todavía desconocen si les afecta o no y si recuperaran la inversión a lo largo de la cadena. “Hay mucha incertidumbre por el corto tiempo otorgado para la implantación de este nuevo sistema, el cual trastoca a todos los negocios. Los pequeños y medianos comercios quieren cumplir, pero necesitan un periodo de adaptación para así hacerlo”, apuntó.

Monge coincidió en que este impuesto puede representar un encarecimiento en el precio de los productos por los costos incidentales en los que tuviese que recurrir para mantener flujo de efectivo en lo que recupera lo invertido. Mencionó costos de intereses para mayores líneas de crédito, fianza y mayor costo de seguro, entre otros.

El Contador Público Autorizado, Jerry Córdova  entiende que acorde con lo estipulado por Hacienda el comerciante no debe incluir en el precio de venta el IVU pagado ya que el mismo le es devuelto en crédito. Sostuvo que el efecto inicial pueden ser los costos incidentales, los cuales entiende el comerciante transferirá al consumidor en el precio de venta final, acción que sería lo que produciría el efecto cascada.

Antes de la implantación del IVU en el 2006, se estimaba que el efecto de impuesto en los muelles del 6.6%, representaba al final un impuesto de 13% a 14%.

Se intentó obtener una reacción por parte de la secretaria de Hacienda, Melba Acosta Febo pero la gestión resultó infructuosa.

Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO

Graduada de Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Mayagüez y egresada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, con más de 20 años de experiencia como periodista en prensa escrita, radial y televisiva.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir