Continuar a ElVocero.com

Comparecen a vista acusados de asesinato en expreso Baldorioty

El trío sospechoso del asesinato de Juan Delgado Rodríguez compareció esta tarde a la vista inicial ante la magistrado federal Silvia Carreño
Tribunal_Federal_01
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 6:21 pm

El trío sospechoso del asesinato de Juan Delgado Rodríguez, ocurrido el pasado miércoles en el expreso Baldorioty de Castro compareció esta tarde a la vista inicial ante la magistrado federal Silvia Carreño.

José Cepeda Martínez, Meter Rosario Serrano y Juan Tanco Báez, enfrentan cargos federales por posesión de arma por siendo usuario de droga, posesión de un arma de fuego siendo persona convicta y posesión de una ametralladora.
En el foro federal no enfrentan cargos por el asesinato ocurrido en el expreso Baldorioty de Castro.

Carreño pautó para el 11 de abril la vista de fianza y de vista preliminar para Tanco Báez y Rosario Serrano. Mientras que para el 2 de abril la vista de fianza y vista preliminar contra Cepeda Martínez. Los acusados se exponen a sentencias de hasta diez años de cárcel, a una multa de $250 mil y a tres años de libertad supervisada.
Estos comparecieron a la vista vestidos de presos y esposados. En sala se encontraban varios familiares. El trío fue ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por su siglas en inglés).

Los acusados fue arrestado el 26 de marzo por agentes de la Policía de Puerto Rico en el residencial Luis Llorens Torres y se les incautó tres pistolas Glock, amuniciones, marihuana y tres celulares. De acuerdo a testigos, Cepeda Martínez y Tanco Báez viajaban por el expreso Baldorioty a bordo de un Toyota Yaris gris y perseguían a
Delgado Rodríguez, quien transitaba en Toyota Yaris azul, para asesinarlo.

Cepeda Martínez y Tanco Báez eran escoltados por Rosario Serrano en una guagua Jeep Grand Cherokee, que había sido reportada robada. En momentos en que los vehículos se aproximaba a la intersección de la avenida Monserrate, Cepeda Martínez y Tanco Báez chocaron el vehículo de Delgado Rodríguez para forzarlo a detenerse. El dúo se bajó del automóvil y ultimaron a tiros a Delgado Rodríguez.

Acto seguido, Rosario Serrano recogió a Cepeda Martínez y a Tanco Báez en el Jeep Cherokee. El trío continuó huyó en dirección hacia San Juan.

Minutos después del asesinato la Policía de Puerto Rico recibió una llamada de alerta al 9-1-1 sobre el tiroteo y que los autores del crimen viajaban en una Jeep Cherokee hacia San Juan. Agentes de la uniformada que se encontraban en Isla Verde identificaron la tablilla de la guagua y los persiguieron. Posteriormente, los sujetos se bajaron del vehículo y se adentraron en el residencial Luis Llorens Torres. Al lado de la Cherokee se encontró
una pistola Glock, modelo 17 calibre nueve milímetros, un magazine vacío, una pistola Glock, modelo 27, calibre .40. Dentro del vehículo se halló un compartimiento oculto en el que había un magazine calibre .40 y amuniciones.

Los agentes persiguieron a los sospechosos al caserío. Cepeda Martínez cargaba un magazine. Este pasó una escuela y se intentó esconder en el tercer piso del edificio 51 en donde fue arrestado. Cepeda Martínez se disponía esconder el magazine en un tanque de agua. A este se le encontró una bolsa de marihuana. Mientras, que Tanco Báez y Rosario Serrano se escondieron en el edificio 52, en donde fueron arrestados, portando una pistola Glock, modelo 23, calibre .40. El dúo trataba de desmontar el arma. A estos se les incautó dos magazines calibre .40 con 21 balas y un magazine de una pistola.

Según una declaración jurada de un agente del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE. Por su siglas en inglés), Cepeda Martínez renunció a su derecho de permanecer callado y accedió a ser entrevistado. Durante la entrevista admitió que es usuario de marihuana y que la fuma cinco veces al día. Asimismo, confesó que compró la pistola
Glock, modelo 27 por $1,500 para su protección. Admitió que comprobó que la pistola disparaba rápido y que se descargaba rápidamente. Cepeda Martínez indicó que corría con el magazine de la pistola en su mano y que la había encontrado dentro de la Cherokee y que huyó del lugar. También dijo a los agentes que ese día había recogido a Tanco Báez para fumar marihuana. Reconoció que iba a bordo del Toyota Yaris cuando chocaron a Delgado Rodríguez y que escuchó disparos y se montó en la Cherokee.

La entrevista concluyó en ese momento.’Tanco Báez es convicto y que fue sentenciado a más de un año de prisión. Rosario Serrano ha sido arrestado en otras ocasiones, pero no tiene convicciones previas.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir