Decisión final: estadidad o independencia

Por José M. Saldaña 4:00 am
"Las definiciones de estas opciones en una papeleta de votación deberán ser evaluadas y aprobadas por el Secretario de Justicia de los Estados Unidos"
Foro_estadista2_Jose_M_Saldana
José M. Saldaña, expresidente de la UPR. EL VOCERO / Archivo

En enero pasado el presidente Obama convirtió en ley el proyecto del presupuesto federal para el 2014 con una resolución que le otorgaría a la Comisión Estatal de Elecciones de Puerto Rico $2.5 millones con el fin de llevar a cabo una campaña educativa sobre opciones que permitan resolver en un plebiscito el problema del estatus. Las definiciones de estas opciones en una papeleta de votación deberán ser evaluadas y aprobadas por el Secretario de Justicia de los Estados Unidos para determinar si son constitucionalmente válidas y si cumplen con la política pública y con las leyes de los Estados Unidos, antes de autorizarse el desembolso de los $2.5 millones.

Este es un gran logro en la ruta de resolver el problema de nuestro estatus, a pesar del cabildeo en contra por parte de los populares.

El pasado 19 de noviembre en la actividad que celebrara Igualdad frente al capitolio en Washington D.C. tuve oportunidad de conocer y hablar personalmente un rato con el Senador Martin Heinrich, Demócrata por Nuevo Méjico. Me expresó el Senador que estaba allí porque creía que Puerto Rico debía ser un estado de la unión. Que habíamos sido colonia por demasiado tiempo y que había llegado el momento de terminar con este estatus indigno para ambos lados. Me señaló que el idioma no era ningún impedimento pues cuando Nuevo Méjico advino a la estadidad, aproximadamente la mitad de su población no hablaba inglés sino español. En aquel momento me indicó que estaba listo para presentar en el Senado un proyecto para que votáramos por la estadidad o la rechazáramos.

El miércoles, 12 de febrero -tres meses más tarde-el Senador Heinrich haciendo realidad el compromiso que contrajo frente al Capitolio, radicó en el Senado junto al Senador Ron Wyden un proyecto de estadidad sí o no similar al HR200. Este es un hecho histórico por ser la primera vez que en el Senado de los Estados Unidos se presenta un proyecto de esta naturaleza.

Este proyecto conjuntamente con el presentado por Obama, y el HR 2000 del Comisionado Pierluisi radicado en la Cámara de Representantes con el endoso de 130 congresistas, constituye  un extraordinario paso de avance en la lucha por la estadidad.

Con esta acción tanto el Presidente Obama como el Congreso actuaron sobre el asunto del estatus durante el 2013. Ante esa realidad el PPD debiera descartar la promesa de campaña de convocar a una asamblea de estatus si no se tomaba acción por parte del gobierno federal durante el 2013. Pero no será así, veremos al PPD oponerse intensamente a estos proyectos, con cualquier excusa posible pues su misión es continuar estirando la colonia indigna en la que vivimos. Para esto utilizarán cabilderos pagados con dinero público.

Pero en lo profundo de su ser saben que ya no pueden ponerle más parchos al presente estatus colonial sin poderes, que nos ha traído a la quiebra… a la chatarra. Saben que ha llegado la hora de que el pueblo en un plebiscito con  aval congresional exprese clara y contundentemente que la única opción verdadera y permanente que tenemos para desarrollar la economía y proveerle a nuestro pueblo- aquí en la isla- la calidad de vida y progreso que diariamente miles de puertorriqueños salen a buscar a un estado de la unión, es la estadidad. Está llegando la hora de que hagamos de Puerto Rico un estado que evite tener que emigrar a buscar la igualdad que nos brinda la estadidad.

Votar en contra de la estadidad en cualquiera de las consultas equivaldría a movernos hacia la independencia pues el ELA colonial actual ya fue rechazado, es el problema y la política pública de los Estados Unidos es terminar con la colonia. ¡Piénselo bien amigo lector!

Temas:    •   • 

José M. Saldaña

Ex presidente de la Universidad de Puerto Rico.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir