Del Valle conducía ebrio

Fuentes vinculadas a la investigación que practica la Policía y el Departamento de Justicia, señalaron anoche que la prueba de alcohol arrojó .16 centésimas
Carlos del Valle Meléndez
Por Miguel Rivera Puig, EL VOCERO 4:08 am

Los resultados de las pruebas toxicologías realizadas en el Instituto de Ciencias Forenses al cadáver del director de la Compañía de Parques Nacionales Carlos A. del Valle Meléndez, arrojaron que estaba legalmente ebrio al momento del choque en el que perdió la vida entrada la noche del sábado en Patillas.

Fuentes vinculadas a la investigación que practica la Policía y el Departamento de Justicia, señalaron anoche que la prueba de alcohol arrojó .16 centésimas. Ante la ley cualquier conductor que arroje más de .08 centésimas de alcohol por volumen en la sangre está legalmente ebrio.

El informe cubre parte de los ángulos a conocerse en la pesquisa, que ayer continuó con entrevistas a varios testigos uno de ellos Niavelis Castro Meléndez, una empleada de la Oficina de Programación y Calendario de La Fortaleza, que iba en su automóvil junto a su hermano detrás de la guagua oficial que manejaba Del Valle Meléndez. La joven funcionaria fue testigo del choque en el puente de la PR-53 en el Desvío de Patillas.

Del Valle Meléndez invadió el carril contrario chocando contra una guagua Mitsubishi Montero del 1998 cuyo conductor Pedro J. Velázquez Álvarez, de 57 años de edad también murió en el acto.
Aunque en un principio las autoridades tuvieron conocimiento de que fue un ciudadano de apellido Rivera quien llamo al 9-1-1 para pedir ayuda, fue diseminado el sonido de la grabación en la que Niavelis afectada y nerviosa llamó también al 9-1-1 pidiendo ayuda, llamada en la que se escucha cuando llama por su nombre a Del Valle Meléndez para ver si respondía.

Es la primera vez que se recuerde que el 9-1-1 da a conocer el contenido de una grabación pidiendo auxilio, fuera de los casos en que así es solicitado por los tribunales.

La Ley mediante la cual opera el sistema 9-1-1 señala que “para poder atender con mayor eficiencia y prontitud los reclamos de emergencia de los ciudadanos de Puerto Rico, se autoriza expresamente a rastrear, identificar por su número de origen y grabar todas las llamadas telefónicas efectuadas al Sistema 9-1-1. Dichas grabaciones se utilizarán para cualquier fin legítimo que sea compatible con las leyes vigentes y serán admisibles en evidencia en los tribunales en cualquier proceso civil o penal. La Junta establecerá el o los medios técnicos necesarios para implantar lo dispuesto en este Artículo.”

“La realización de una llamada telefónica al Sistema 9-1-1, constituirá y se entenderá como un relevo y consentimiento expreso de la persona que efectúa dicha llamada a que la misma sea rastreada, identificada por su número de origen, grabada y será utilizada para responder eficientemente a la emergencia que motiva dicha llamada, y para dar cumplimiento a los propósitos del buen funcionamiento del Sistema 9-1-1.

Niavelis y otros testigos declararon ante el fiscal Víctor Casiano, quien investiga junto al agente Francisco Doelter, de las Patrullas de Carreteras.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir