Desilusión amorosa contribuye a su triunfo

"La competencia me ayudó a ser fuerte porque estuve tres meses sin comunicación y eso me ayudó a liberar y soltar todo lo que sentía; pasé un período de tristeza y de coraje, y ya estoy en un período de paz”.
(foto Agustin Santiago)
Aleyda Ortiz/ EL VOCERO/ Agustín Santiago
Por Yomaris Rodríguez, EL VOCERO 6:31 pm

Que su novio de dos años y medio la dejara por mensaje de texto cuando estaba en el avión camino a entrar a la mansión de Nuestra Belleza Latina (NBL) 2014, no amilanó el deseo competitivo de la puertorriqueña y reina de la competencia de Univisión, Aleyda Ortiz, quien transformó esa experiencia de desilusión en paz.

“Estoy soltera y es una de las cosas buenas porque ahora me puedo dedicar a mi carrera. No lo esperaba, mi pareja me dejó antes de la competencia, de la nada salió eso, me dijo que los intereses estaban cogiendo por rumbos muy separados y que lo que había visto en los medios de comunicación no le parecía la base donde quería formar una familia. Se lo respeto y mejor ahora que todo está comenzando y antes que me hiciera ilusiones de más. Estoy tranquila, creo que la competencia me ayudó a ser fuerte porque estuve tres meses sin comunicación y eso me ayudó a liberar y soltar todo lo que sentía; pasé un período de tristeza y de coraje, y ya estoy en un período de paz”, confesó feliz.

Aleyda está feliz de regreso a su Isla, donde es recibida con una gran fiesta esta tarde del viernes en su pueblo de Toa Alta.

“Mi familia es mi base y va ser mi sostén en todo momento. Todos somos muy unidos, sé que van estar conmigo en todo momento en mi carrera”, indicó sobre sus padres Cándida Rodríguez y William Ortiz, sus hermanas Amaya y Nicole, entre demás familiares.

La joven de 25 años permanecerá poco tiempo en Puerto Rico porque no quiere perder tiempo, pues Univisión, en Miami, le ha hecho varias propuestas como parte de su contrato de un año con la cadena. En la Ciudad del Sol dejó personas encargadas para ayudarla a buscar la residencia, donde vivirá por ese año.

“Ya hemos hablado de varios programas, pero no se puede decir mucho, hay muchos planes y me quieren rápido (para animar). Me dicen que eso no se lo dicen normalmente tan rápido a las reinas. Creo que ellos quedaron muy satisfechos con la decisión del público. Ya me dijeron que la producción de NBL me va a querer en el programa con muchas intervenciones y comienzan antes que este año las audiciones.

Por eso me quieren en los diferentes programas y tomando clases de dicción y todo lo que tiene que ver con mi preparación. Aunque no me dejaran dormir les dije que contaran conmigo, no tengo nada que me interrumpa”, comunicó la tercera puertorriqueña en ganar NBL.

Una de las herramientas que le sirvió en su formación y triunfo en la mansión fue su preparación en la sabiduría antigua del Kabbalah, al cual contribuirá económicamente cuando reciba sus premios.

“El Centro de Kabbalah es mundial, donde haría la donación es donde entiendan que les haga falta. Quiero contribuir un poquito porque a mí me ayudó muchísimo en romper con los miedos porque era lo más que me limitaba, no confiaba mucho en mí, tenía muchas inseguridades y me hicieron transformar los miedos y verlos como una bendición. De ahí comenzó mi camino y mira donde he llegado, me siento súper agradecida porque también me ayudó a llevar una mejor relación con las personas. Me ayudó mucho en la competencia porque me criticaban que no me metía en problemas y es porque aprendí que cada cual tiene sus cosas, uno tiene que respetar y no juzgar a los demás”, explicó.

De todos sus premios, valorados en $200 mil, el que más le interesa es el contrato, pues “no tenía nada, el dinero se va y uno lo gana trabajando y ya me dijeron que al año nos volvemos a sentar”.
Para su progenitora, sus tres hijas son muy especiales, una bendición y Aleyda por ser la mayor fue “mi primera bendición. Lo más importante es que siempre le hemos inculcado que mantenga su foco porque es un mundo difícil, que se mantenga siempre firme y con los valores siempre bien puestos”.

Yomaris Rodríguez, EL VOCERO

Periodista con 16 años de experiencia en radio, revistas y prensa escrita. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir