Diez escalofriantes casos de posesión demoníaca

Espeluznantes historias que erizan la piel
exorcismo_n-672xXx80
Por ElVocero.com 10:44 am

Te contamos los casos más escalofriantes dentro del mundo de las posesiones demoníacas.

Annaliese Michel
El caso de Annaliese es uno de los casos más controvertidos y famosos, tanto es esto que su trágica historia fue llevada el cine en el filme “El exorcismo de Emily Rose”. La historia real cuenta como Annaliese, de 16 años y con antecedentes de epilepsia y problemas mentales, tuvo que ser ingresada en un centro psiquiátrico. En algún momento dado de 1973, la joven comenzó a desarrollar tendencias suicidas, escuchar voces, despreciando los artefactos religiosos, incluso bebiendo su propia orina. Los padres de Annaliese sabían que su hija estaba poseída, pero la iglesia no permitió tales actos. Aún así, en secreto, dos sacerdotes locales le realizaron durante varios meses diversos exorcismos sobre su cuerpo. Su tratamiento de epilepsia y trastorno mental dejó de ser tratado por sus progenitores. Annaliese terminó falleciendo en 1974, con 23 años, víctima del agotamiento. En la red podemos encontrar grabaciones de audio de los exorcismos, así como fotografías.

Clara Germana Cele
El caso de Clara Germana Cele ocurre en 1906, cuando esta estudiante cristiana de 16 años se encontraba en la misión de San Miguel, en Sudáfrica. Se cuenta que clara, en algún tipo de ritual oscuro y sin motivo aparente, hizo un pacto con Satanás. A partir de ahí la muchacha era capaz de hablar y entender lenguas que para ella eran desconocidas, rechazaba los objetos religiosos y además tenía conocimiento de los pensamientos e historias de la gente que se encontraba a su alrededor. Los sacerdotes del lugar se encargaron de realizar un severo exorcismo sobre el cuerpo de Clara, que intentó estrangular a uno de ellos con su propia estola. Más de 160 personas llegaron a ver como el cuerpo de esta cristiana levitaba sobre el suelo. Dos días después del comienzo del exorcismo, los espíritus fueron expulsados del cuerpo de Clara.

Roland Doe/ Robbie Mannheim
Este caso de posesión demoníaca es aquel en el que se basa el filme “El Exorcista”. Roland Doe o Robbie Mannheim es un seudónimo que le atribuyó la iglesia católica a este muchacho, para mantener su anonimato. La historia se desarrolla a finales de 1940, cuando el pequeño Robbie intenta contactar con su tía fallecida, a través de la Ouija. Tras el intento, los demonios poseyeron el cuerpo del niño. Se decía que escuchaba voces que el resto no podía determinar, y que los objetos (tanto religiosos como “normales”) levitaban a su alrededor. El pánico surgió cuando aparecían mensajes en la propia carne del niño, escritas por unas garras invisibles, dejándole profundas heridas. El exorcismo se produjo bajo la aprobación de la iglesia, y el sacerdote tuvo que aplicar unas 30 sesiones que terminaron de forma agónica pero satisfactoria.

David Berkowitz
David Berkowitz, también conocido como “El Hijo de Sam” o “The .44 Killer” fue un asesino en serie característico por dejar notas provocativas en el escenario del crimen. Durante su oleada de crímenes llegó a matar a seis personas y a herir a otras siete. Ese verano de 1976 se le conoció como “El Verano de Sam”. Cuando Berkowitz fue identificado y enjuiciado, confesó los crímenes alegando que fue por culpa de un demonio que lo había poseído. Fue condenado a seis cadenas perpetuas, aunque su condena fue modificada en 1990 al haber pruebas que enlazaban a “Sam” con una secta satánica. Actualmente sigue en prisión.

Arne Cheyenne Johnson
El caso de Arne Cheyenne Johnson es conocido por ser el primero juicio por “demonio asesino”. La defensa intentó demostrar que el acusado no era culpable de los crímenes cometidos, pues estaba poseído. Arne asesinó a su casero en Conneticut, en 1981. Los abogados intentaron determinar que este acto se debía a la infancia traumática del asesino. Además se consultó con los famosos parapsícólogos Ed y Lorraine Warren, que determinaron la posesión demoníaca como veraz, en este caso. El juez dictaminó que la posesión o era una defensa contra el asesinato y condenó a Arne Cheyenne Johnson a veinte años de cárcel, de los cuales solo cumplió seis.

Michael Taylor
El caso de Michael Taylor transcurre en Ossett, Gran Bretaña. En 1971 el matrimonio acude a una apacible reunión de amigos, cuando la esposa, Christine, acusa a su marido de tener una aventura. Michael comenzó a soltar improperios y obscenidades, que rápidamente fueron seguidas de actos violentos y erráticos terminando con la salida del marido de la casa, haciendo pensar a sus vecinos que estaba poseído. Este comportamiento continuó durante meses, hasta que el propio Michael decidió contactar con el clero para que le quitasen el mal del cuerpo. El exorcismo duró un día pero los sacerdotes alegaron que el “Demonio del Asesinato” aún estaba en su cuerpo. Taylor llegó a su casa y asesinó brutalmente a su esposa y a su perro. En el juicio fue absuelto por demencia.

Julia
Este caso es bastante desconocido, pero ocurre en 2008, de la mano del doctor Richard E. Gallagher. Este psiquiatra y profesor asociado a la Universidad Médica de Nueva York documentó un caso de una paciente poseída por demonios, a la que llamó “Julia”. Podemos determinar este caso como único pues normalmente los psiquiatras apoyan que los casos de posesión son fraudes o severos trastornos mentales. Gallagher llegó a recoger sesiones en las que “Julia” levitaba sobre la mesa, hablaba lenguas desconocidas y tenía el don de la clarividencia. Años después aún no se sabe que ocurrió con “Julia”.

George Lukins
Este caso ocurre en 1778, siendo uno de los más antiguos, así como de los mejor documentados. Lukins solía hablar en lengua desconocida, tener una sensiblilidad a los lugares santos… pruebas suficientes para que sus vecinos, preocupados, se pusieran en contacto con la iglesia. George fue enviado a un hospital, pero su estancia de más de veinte meses no le ayudó, pues todo el hospital temía sus violentos ataques y actos “demoníacos”. Por eso la iglesia decidió llevarse a Georgia a un lugar apartado, un templo secreto, en el que se cuenta que sus demonios fueron expulsados, aun así nunca más se tuvo noticias del caso ni del paradero de George.

Anna Ecklund

Esta devota católica comenzó a mostrar signos de posesión demoníaca a los 14 años. Anna comenzó a hacerse sensible a los objetos religiosos, practicaba obscenidades sexuales y hablaba en lenguas completamente desconocidas para ella. En 1912, los sacerdotes expulsaron rápidamente los demonios del cuerpo de Anna. Según pasó el tiempo, lo demonios volvieron a invadir el cuerpo de la joven, llegando a tener una ingente cantidad de seres corriendo por sus venas. Los sacerdotes decidieron llevarla a un lejano convento, en el cual se le volvieron a practicar varios exorcismos que casi dejan sin vida a la pobre Ecklund. Finalmente se consiguió expulsar todo ser maligno de su interior. Tiempo después se descubrió que los causantes del mal de Anna eran su padre y su tía, practicantes de brujería, que utilizaban sus conocimientos en las artes oscuras para maldecir a la joven.

Marta

El caso de Marta es uno de los más famosos en posesión demoníaca en nuestro país. El proceso duró desde 2002 hasta 2008 y fue dirigido por el Padre Antonio Fortea, una autoridad mundial en lo que “demonología se refiere” y una gran personalidad en España. El caso giraba en torno a Marta una joven que habría pertenecido a un secta demoníaca y habría sufrido una serie de maldiciones por parte de un chico de la misma secta, que canalizaba su ira en la chica. Tras años de lucha, Fortea consiguió liberar a marta de su mal, quedando como prueba de ello numerosas imágenes y vídeos en los que se recogieron las sesiones de exorcismo a la joven.

Fuente: Informe 21

ElVocero.com

Equipo de redactores de ElVocero.com


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir