Economía y administración pública en Puerto Rico

"A partir de los años setenta, el gobierno se convirtió en el mayor consumidor de la economía de Puerto Rico incrementando los gastos operacionales con muy poco impacto en la formación de capital".
Economia2222
Por Columnistas, EL VOCERO 4:00 am

Antonio L. Rosado
Economista

La economía de Puerto Rico lleva ocho años de recesión. Los fundamentos de esta crisis económica se encuentran en el cambio del rol del gobierno en la economía. Desde los años cuarenta hasta los años sesenta el gobierno de Puerto Rico fue el motor de la economía invirtiendo en la infraestructura económica y social de la Isla. A partir de los años setenta, el gobierno se convirtió en el mayor consumidor de la economía de Puerto Rico incrementando los gastos operacionales con muy poco impacto en la formación de capital.

Durante el año fiscal 2013 el presupuesto consolidado del gobierno de Puerto Rico fue de $28,679.7 millones con un presupuesto de mejoras capitales de $1,495.7 millones. El presupuesto recomendado del año fiscal 2014 asciende a $29,030.9 millones con un presupuesto de mejoras capitales de $1,441.5 millones.

Por otro lado, la deuda pública ascendió a $64,760.3 millones en junio de 2012. En los años de crecimiento económico la emisión de deuda pública se utilizaba para financiar proyectos de desarrollo económico. Sin embargo, en los últimos 16 años la deuda pública se ha utilizado para financiar gastos operacionales del gobierno central.

Dos ejemplos son suficientes para demostrar esta situación. Primero, la emisión de deuda para financiar la deuda extra constitucional. La deuda extra constitucional no es otra cosa que déficits operacionales acumulados por gastos en exceso de ingresos del gobierno. Los gastos fueron fundamentalmente de consumo del gobierno para pagar nomina y otros gastos relacionados.

Segundo, la emisión para capitalizar el plan de retiro del gobierno. El déficit actuarial del plan de pensiones del gobierno es producto de que el gobierno o los empleados no hicieron suficientes aportaciones o que los beneficios que se pagan son excesivos. Por todos lados, son gastos de consumo que no aportan nada a la formación de capital.

Esto nos lleva al nuevo paradigma de la administración pública de Puerto Rico, se emite deuda si hay fuente de repago. Esto es, si el uso no es inversión en infraestructura, el gobierno puede emitir deuda si existe una fuente de repago financiera. Este proceso utiliza la capacidad prestataria del estado para actividades productivas, sustituyéndolo por los gastos operacionales. En un momento en que por fin se reconocen las limitaciones del mercado a la deuda pública, el gobierno sigue utilizando no tan solo los ingresos recurrentes para el consumo sino que también utiliza los recursos escasos de la deuda pública.

En una situación económica como la prevaleciente, la inversión pública es el instrumento idóneo para salir de la recesión. Si excluimos el servicio de la deuda que suma unos $4,000 millones el presupuesto de gastos asciende a $25,000 millones. Una reducción de 10 por ciento representa $2,500 millones lo que elimina el déficit presupuestario y deja $1,250 millones para emitir deuda para inversión. A una tasa promedio de 5 por ciento el margen prestatario asciende a $25,000 millones.

En próximas columnas continuaremos explorando aspectos importantes de la Gran Recesión. Gracias a los Editores del Vocero por esta excelente oportunidad de compartir nuestros conocimientos y experiencias con los lectores.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir