Economía y demografía bajan crédito de la USC

Los cambios demográficos, la migración y la economía incidieron de manera directa en la nota que le dio la acreditadora Moody’s a la Universidad del Sagrado Corazón
Universidad_Sagrado_Corazon07
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 5:00 pm

Los cambios demográficos, la migración y la economía incidieron de manera directa en la nota que le dio la acreditadora Moody’s a la Universidad del Sagrado Corazón (USC), al bajar la calidad de su crédito de Baa2 a Baa3 y con perspectiva negativa.

Además, la alta dependencia de sus estudiantes en las ayudas federales para costear estudios, como las becas Pell, y las altas tasas de morosidad en el repago de esos préstamos estudiantiles aumentan el riesgo de que estos se interrumpan, así como su acreditación.

La reclasificación de Moody’s toca particularmente los ingresos generales y los bonos de refinanciamiento que se emitió la USC a través de la Autoridad de Puerto Rico para el Financiamiento de Facilidades Industriales, Turísticas, Educativas, Médicas y de Control Ambiental.

Se indicó que la reducción crediticia está impulsada “por los desafíos de reclutamiento que enfrenta la Universidad del Sagrado Corazón en su principal mercado, el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, tras dos años de caídas en la matrícula”. Esto provocará que las operaciones sean más débiles en este año fiscal 2014-2015.

La pérdida de matrícula incide sobre la perspectiva negativa, al reflejar la necesidad de mantener un flujo de caja positivo.

Según el informe de Moody’s, la USC atrae el 93% de sus estudiantes de Puerto Rico, lo cual se ha visto reducido. La matrícula de estudiantes a tiempo completo se redujo de 5,737 en 2011 a 5,176 en 2013. Ante la disminución de estudiantes que alcanzan a graduarse de escuela superior y la competencia que le representa la Universidad de Puerto Rico, se le suma como reto la alta emigración de familias puertorriqueñas de clase media, parte del perfil de los estudiantes de la USC.

Se reconoce la capacidad limitada de la USC para aumentar sus ingresos de matrícula, ya que existe alta dependencia de sus estudiantes en la ayuda financiera federal, en particular las becas Pell, debido al bajo ingreso familiar en Puerto Rico. Sobresale que cerca del 70% de los estudiantes que soliciten ayuda financiera reciben becas Pell.

Como puntos positivos reconoció el informe la reputación de la universidad así como el cumplimiento con sus obligaciones. “Un retorno a una perspectiva estable podría ser el resultado de una estabilización y aumento en la matrícula por estudiante, mientras se produce un flujo operacional de caja favorable”, se indicó.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir