Continuar a ElVocero.com

EEUU: ¿Contra la pared?

Barack Obama, como “policía internacional”, promueve sancionar a Putin por intervenir con la “soberanía” de la ciudadanía de Crimea
Obama US Ukraine_EL V.jpg
Por Katherine Angueira Navarro 4:03 am

El referendum celebrado en Crimea el pasado domingo a favor de la anexión a Rusia, luego de declarar su independencia de Ucrania, no contó con la aprobación de la comunidad internacional. En esencia, el repudio se fundamenta en la alegada presión intimidante que ejerció el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, al “custodiar” las calles de Crimea por efectivos militares, previo y durante el ejercicio de sufragio. Su contraparte, Presidente de EEUU de Norte América, Barack Obama, como “policía internacional”, promueve sancionar a Putin por intervenir con la “soberanía” de la ciudadanía de Crimea para tomar sus decisiones políticas de auto-determinación libres de presión indebida.

En este entuerto internacional, el caso de Puerto Rico no pasó desapercibido. El representante de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, señaló la contradicción inherente a las críticas que se levantan en contra de su país, cuando se celebran referéndums en Puerto Rico, las Islas Malvinas, Cataluña, Escocia, entre otros, para tomar decisiones sobre su destino político. Lo que Churkin, no tomó en cuenta es el caso omiso que EEUU le hace a los resultados de nuestros plebiscitos amañados. ¿Se imaginan si en Puerto Rico en un acto de “soberanía” se declarase la independencia de EEUU, para acto seguido en un referendum votar a favor de la anexión para convertirse en el estado 51 de EEUU? Lo más cercano a ello, fue el plebiscito celebrado en noviembre de 2012, en que la mayoría del electorado rechazó el estatus territorial o colonial; pero en la pregunta amañada votó a favor de la estadidad. ¿Qué ha pasado al Norte en el gobierno de EEUU producto del derecho soberano a la “libre auto-determinación” de nuestro Pueblo?

La postura de EEUU en contra del gobierno de Putin es un rémora de la Guerra Fría. No obstante, pretender usar de gancho a nivel internacional un llamado a la soberanía de un Pueblo para ejercer su derecho de auto-determinación política, sin la intervención militar o política externa que puedan influenciar indebidamente, vulnera la credibilidad de los EEUU. Entre otras instancias, recordamos la participación de EEUU en tumbar a Saddam Hussein en Irak en 2003 para promover unas elecciones “democráticas” (2005) con la presencia militar estadounidense de cerca de “15,000 soldados de EEUU solamente patrullando en Baghdad” (CNN). Anteriormente, la intervención de EEUU en el coup militar del 11 de septiembre de 1973 para derrocar a Salvador Allende “democráticamente” electo, ¿muestra el respeto al libre sufragio de un Pueblo soberano? La hegemonía de EEUU ha dependido de su imposición para timonear el destino político de sus aliados o enemigos potenciales, acorde con sus intereses.

Repasando a vuelo de pájaro la historia de Puerto Rico con EEUU de Norte América desde su invasión en 1898, enfocamos en dos eventos electorales ¨libres” recientes que apuntalan “la influencia” de parte de su gobierno. La consulta al Pueblo de Vieques (29 julio 2001) en que el 68.2% votó a favor de “la terminación inmediata y permanente de las prácticas militares y bombardeos de la Marina”…“la limpieza y devolución de las tierras viequenses a sus ciudadanos” fue precedida por un influjo de $2.4 millones en “mini-grants” de fondos federales otorgados de forma relámpago a viequenses días previo a dicha consulta (Marino, J., PR Herald, agosto, 2002). Allí no hacía falta la “invasión” de tropas americanas para custodiar el proceso electoral. La presencia de la Marina en Vieques por décadas se hacía sentir con sus prácticas bélicas en sus costas. No pudieron comprar los votos en el referendo criollo. El rechazo a las prácticas bélicas ya se había coagulado en la conciencia del Pueblo. Al día de hoy, todavía no se han retirado completamente .

A diferencias de la reacción inmediata de parte del Presidente Putin para actuar sobre el resultado del referendum en Crimea, ni la Presidencia, ni el Congreso de EEUU han actuado sobre el voto mayoritario de 54% en contra del actual estatus territorial en el plebiscito celebrado en Puerto Rico en el 2012. Aunque por la supresión del voto de creyentes en la actual relación territorial con los EEUU, el resultado de un plebiscito amañado tiene serios visos anti-democráticos, a ley de un año y medio no existe urgencia para realizar un referendum de “libre auto-determinación” que no requiera que el Imperio lo defina en sus términos. Todo parece señalar que para los EEUU de Norteamérica, el respeto a la “soberanía” de un Pueblo es relativo. Su intervención en los asuntos de Crimea y Rusia, retrata su falta de respeto a la “libre auto-determinación” de Puerto Rico. Su punto ciego quedó al descubierto…¿y?

Katherine Angueira Navarro

Psicóloga Social-Comunitaria


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir