Continuar a ElVocero.com

El gobierno que hace falta

Los ciudadanos y los comerciantes se preguntan por qué es tan complicado realizar la mayoría de las solicitudes de servicios en el gobierno
THOMAS_RIVERA_SCHATZ_1_4
Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado 4:04 am

Los ciudadanos y los comerciantes se preguntan por qué es tan complicado realizar la mayoría de las solicitudes de servicios en el gobierno. Para que usted tenga una idea, por ejemplo, un solicitante del PAN o de la Tarjeta de Salud necesita acompañar su solicitud con datos, documentos y certificaciones de por lo menos otras ocho (8) agencias… del mismo gobierno.

Solicitar un servicio al gobierno es como ir a comprar una ‘Tripleta’, pero le dijeran que la carne de cerdo la tiene que ir a buscar en Hato Rey, la de res en Santurce y la de pollo en Cupey. Y vaya usted a buscarlas como pueda en varios tapones, filas y trámites que nada tienen que envidiarle a un laberinto procesal. Cuando se trata del permiso o las autorizaciones para algún negocio, ni se diga.

Es una joya de curiosidad que las mismas agencias, para darle un servicio, le pidan a usted que les lleve papeles de otras agencias. La verdad es que el gobierno tiene más información sobre usted que los que tiene usted mismo; hasta las calificaciones que usted obtuvo en la escuela elemental. Pero toda esa información está dispersada en el reguero burocrático del mismo gobierno. Y usted es quien paga las consecuencias.

No tenemos un solo gobierno. En términos reales tenemos casi 200 gobiernos distintos entre agencias, corporaciones públicas y municipios. Cada uno es mundo aparte con procedimientos, sistemas tecnológicos, trámites, requisitos, archivos y papeleos distintos.

La tecnología es una gran alternativa. Pero el gobierno tampoco ha sabido utilizarla. PR.gov y escasos centros de servicios integrados han sido esfuerzos muy cortos. En realidad, lo que el Gobierno ha estado haciendo con la tecnología ha sido mecanizar su costosa y deficiente burocracia excesiva. Dicho de otra manera, en vez de utilizar la tecnología para solucionar problemas, lo que el gobierno ha estado haciendo es utilizarla para mecanizar sus viejos problemas, sus engorrosos trámites y sus papeleos.

El Gobierno que hace falta tiene que enfrentar un cambio total en su funcionamiento. Se deben integrar y uniformar los sistemas, los datos y los métodos operacionales. Implantar un solo sistema tecnológico, uniforme e integrado para todas las agencias, corporaciones públicas y municipios. Un sistema práctico, con sentido lógico y científicamente diseñado para alcanzar esas metas urgentes de reducir el tamaño de la burocracia gubernamental, bajar sus gastos y facilitar los servicios. El gobierno no debe pedirle a nadie un solo dato que ya está en poder del mismo gobierno, para que -en términos de servicios- el ciudadano y el comerciante puedan interactuar con el gobierno como ‘una’ sola agencia.

Esa interacción debería ser desde la casa o la oficina a través del Internet; o desde centros tecnológicos de servicios integrados en toda la Isla donde estarían tecnológicamente centralizados los servicios de todas las agencias con el apoyo de los empleados públicos. Centralizar una base universal de datos con la información que el gobierno ya posee de todos los ciudadanos y negocios.

Que ese sistema sea inteligente para que defina de manera automizada las características, los perfiles de cada ciudadano y comerciante al solicitar servicios o cuando deban cumplir con alguna obligación. Recibir en tiempo real, con la menor intervención humana posible, las respuestas, las acciones y el estatus de sus solicitudes. Mecanismos tecnológicos para la validación de identidad ya hay de sobra; y para garantizar la legitimidad de cada transacción y de cada actualización de datos que realicen los mismos ciudadanos en sus respectivos expedientes digitales. Ese nuevo gobierno también es cuestión de voluntad. Y lo tenemos que hacer.
 


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir