El más serio de los 911

Manejé el GT3 recientemente durante el Porsche World Roadshow, un gran evento mundial de prueba de manejo que Porsche ya ha traído a Puerto Rico en tres ocasiones.
VSV0801016c Porsche2
Por Andrés O'Neill, Jr., Al Volante 11:26 am

Vivo muy agradecido con la vida por mi profesión. No sólo hago lo más que me gusta, sino que mi línea de trabajo me ha llevado a lugares fascinantes simplemente para manejar autos igualmente fascinantes. Uno de ellos es el Porsche 911 que ya con 50 años de trayectoria, se le considera como uno de los máximos autos deportivos en la historia del automóvil. He tenido la gran dicha de ir a manejarlo en eventos periodísticos en Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, uno de los 911 más bravos lo manejé, no en un continente lejano sino en mi propia tierra. Es el 911 GT3 y es el máximo deportivo de toda la línea 911. Manejé el GT3 recientemente durante el Porsche World Roadshow, un gran evento mundial de prueba de manejo que Porsche ya ha traído a Puerto Rico en tres ocasiones. En el World Roadshow, los invitados pueden manejar modelos de cada una de las líneas principales que componen la marca alemana: 911, Cayman, Boxster, Panamera, Cayenne y la nueva Macan.

Con 475 caballos de fuerza, el GT3 no es el más potente de la línea 911 (el 911 Turbo S tiene 560 caballos), pero el GT3 es un deportivo mucho más serio. Bueno, tan serio, que no tiene el usual par de asientos traseros que tienen los 911. En el GT3 desaparecen para economizar peso, mientras que al frente tiene dos rígidas butacas deportivas con tremendos soportes laterales que parecen agarrar a uno. Es el 911 diseñado para la pista de circuito, pero que a la vez es lo suficientemente sofisticado como para manejarlo diariamente.

A pesar de la diferencia de 85 caballos de fuerza entre el GT3 y el Turbo S, en términos de velocidad máxima, están casi iguales. El tope del Turbo S es de unas increíbles 198 mph, mientras que las del GT3 es de 196 mph. Por supuesto, no probé ese demencial tope de velocidad, pero sí pude experimentar su arranque de 0 a 60 que en manos de un piloto experto (que no es mi caso, desafortunadamente) puede ser tan bajo como de 3.3 segundos.

El motor del GT3 es de la clásica configuración del 911: trasero y de seis cilindros horizontalmente opuestos. Específicamente es de 3.8 litros y por medio de la famosa transmisión automática de siete velocidades de Porsche, la PDK, impulsa las ruedas traseras.

 

 

 


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir