Entendidos pero divididos

Apoyo al informe, pero de igual manera indiferentes al mismo, fue lo que opinaron varios conocedores en el tema del GAO y su más reciente expresión sobre la estadidad para Puerto Rico
capitolio
Por Aura Alfaro, EL VOCERO 4:02 am

Variadas y hasta encontradas fueron las opiniones sobre el impacto que tendrá el recién divulgado informe de la Oficina de Contraloría General de Estados Unidos (GAO, por sus siglas en inglés), que explora los cambios que experimentaría Puerto Rico de convertirse en un estado.

Un abogado, quien es también profesor y comentarista político y económico radial sostuvo que el informe del GAO menciona que las Isla recibiría unos $5,000 millones si fuera un estado, mediante una serie de programas de salud y ayuda social, pero reconoce q hay un 12% de otros programas que no fueron considerados.

“Incluso con los que consideraron (en el informe) implica que el gobierno federal tendría que entrar a Puerto Rico para administrar esos programas. Tendría que desarrollar una infraestructura de oficinas y empleados”, dijo el licenciado Carlos Díaz Olivo.

De acuerdo a Díaz Olivo, esa infraestructura requeriría al menos 14,000 nuevos empleos federales, con un promedio de ingreso de $75,000. Muchos podrían ser los eliminados por el gobierno local, dijo. Esas oficinas federales tienen que contratar para compras de suministros, empleados civiles como asesores y hasta para limpieza.

Dijo que a base de un estimado que hizo comparando a Puerto Rico con Connecticut, estado que tiene una población similar, significaría unos $3,000 millones más que entraría a la economía local.
 
Por otro lado, señaló que de ser un estado la Isla podría participar al igual que otros estados para contratos de suministros para el Departamento de la Defensa, que es de $3,000 a $5,000 millones. Esto no está incluído en el informe del GAO, dijo.

Puerto Rico tendría dos senadores y de seis a siete representantes en el Congreso. Esto significaría que habría ocho a nueve congresistas cabildeando con poder políticos para obtener fondos adicionales para obras, según Díaz Olivo.

Otra ventaja se vería en el sistema contributivo federal, agregó. En Estados Unidos las parejas casadas con uno o dos hijos no tienen que tributar si sus ingresos son de $50,000 o menos al año.
“En Puerto Rico, más de la mitad de población está por debajo de los $50,000 de ingresos”, dijo Díaz Olivo.

Asimismo, señaló que bajo la estadidad el costo contributivo sería para las empresas de grandes ingresos, las foráneas y ciudadanos de altos ingresos privilegiados, que tributan bajo tasas contributivas favorables. “Bajo la estadidad esto se acaba, y tendrían que pagar al sostenimiento del estado como todos nosotros.

Hoy día por la Internet Puerto Rico a menudo en las páginas de ventas en partes de Estados Unidos aparece como zona extranjero y la tarifa de envío es más alta. “De ser estado se acabaría el discrimen y las tarifas más altas”, dijo.

Nada cambiará

Sin embargo, el abogado y ex senador Popular Eudaldo Báez Galib opina que para efectos del electorado puertorriqueño el informe del GAO no tendrá impacto político ni ideológico.

“Aquí las líneas están bastante viene definidas, casi a nivel de terquedad”, sostuvo Baez Galib.

De acuerdo al ex legislador, por el contrario el informe sí tendrá gran impacto en Estados Unidos, donde dijo “hay 24 estados que tienen menos población que nosotros y a la misma vez menos necesidades que nosotros”.

Resaltó que el dinero federal que se reparte anualmente descansa mayormente en población y necesidad.

Por lo tanto esos 24 estados van a estar viendo como Puerto Rico bajo la estadidad se estaría llevando dinero que de otra manera les tocaría a ellos, y aparte de que la Isla tendría ocho congresistas, un número mayor del que tienen muchos de esos estados, dijo Baez Galib.

Agregó que “son precisamente esos estados quienes determinarían si Puerto Rico puede o no ser estado, porque sus congresistas anteriormente se oponían por esas razones, sólo que no había la evidencia concreto. Ya con el informe es una conclusión”, dijo el ex legislador.

Por otra parte, dijo que hay grandes corporaciones estadounidenses que tienen gran poder sobre el proceso legislativo en el Congreso, especialmente las farmacéuticas. El informe también demuestra que estas tendrían que emigrar de Puerto Rico debido a que ya no existirían las exenciones, añadió.

Trató de ser balanceado

Para la abogada y ex Secretaria de Hacienda Xenia Vélez los que realizaron el informe del GAO han tratado de ser balanceados y justos dentro de las limitaciones que tenían.
 
Señaló que los que realizaron el informe no podían hacer un análisis dinámico del impacto sobre la economía de Puerto Rico de ser una posible estadidad, porque estaban obligados a circunscribirse a lo que el congresista le pide.

“En este caso fue que se analizara el costo de la estadidad en ciertos y determinados programas, sin contemplar ningún impacto de crecimiento en la economía”, comentó Vélez.

Hizo hincapié en que los estatus políticos no se pueden reducir a meros dólares y centavos. “Entra también el aspecto de derechos civiles, las esperanzas del pueblo, aspectos culturales, y son decisiones que van a la medula misma de quiénes somos, quiénes aspiramos ser, y qué puerto rico queremos”, dijo Vélez.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir