Continuar a ElVocero.com

¿Es beneficioso o perjudicial radicar una quiebra?

"Una quiebra es una situación jurídica en la que una persona u organización no puede hacer frente a los pagos que debe realizar"
vr0519014-Finanzas
Suministrada
Por Redaccion, EL VOCERO 4:00 am

Andrés Bosa Matos
@BosaAndres

Cuando haces mal uso del crédito, cuando manejas deplorablemente tus finanzas, cuando te endeudas más de la capacidad de pago que tienes y las deudas te agobian, podrías experimentar una bancarrota, en otras palabras, una quiebra.

Una quiebra es una situación jurídica en la que una persona u organización no puede hacer frente a los pagos que debe realizar porque éstos son superiores a sus recursos económicos disponibles. Pero no siempre es la mejor alternativa de rescate que tienes a tu disposición.

Si le preguntas a un abogado, éste te dirá que sí. Probablemente antepondrá sus honorarios por encima de tu bienestar. Como diría Henry Ford: “La bondad es la única inversión que nunca quiebra”. En cambio, si me preguntas a mí, antes revisaré tu posición financiera para agotar todos los recursos disponibles que tienes como individuo.

Y sólo te recomendaría hacerlo, en dos situaciones. Una para salvar tu hogar o alguna propiedad muy valiosa, de no haber otra solución. Y la segunda, cuando tus deudas absorban más del 70% de tus ingresos.

Si te declaras en bancarrota, tu historial de crédito se verá afectado por espacio de entre 7 a 10 años y tu puntuación crediticia podría reducirse hasta 350 puntos. Es un impacto muy drástico para tomar una decisión a la ligera. Nunca tengas miedo de reunirte con tus acreedores y plantearle tu situación antes de recurrir a hacer uso de esta ley.

Si es tu única opción, pues adelante. Pero no todo es color de rosa al momento de radicar una quiebra. La misma envuelve unos costos que debes asumir y probablemente si no tienes el hábito de ahorrar, no los tendrás disponibles al momento.

El primero es el de la radicación, el cual promedia casi $300 tanto para el capítulo 7 como para el capítulo 13. El segundo es el de los honorarios del abogado que contrates, y éstos oscilan entre $200 a $250. También debes asumir el pago de dos cursos de orientación requeridos por ley, los cuales tienen un valor de $50 cada uno.

Finalmente, pueden incluirse costos adicionales, según sea el caso, tales como: estudios de título, tasaciones, opiniones de expertos, consejería, orientación sobre finanzas personales, entre otros. La clave está en tomar la decisión con mesura y deliberadamente.

El autor es profesor universitario, asesor financiero y autor del libro de finanzas personales: ¿Por qué somos pobres y ellos son ricos?; de venta en tu librería más cercana.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir