Continuar a ElVocero.com

¿Es posible un mercado del arte en Puerto Rico?

Profesionales de la escena plástica analizan las posibilidades económicas de la escena local
Arte4
Suministrada.
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 4:00 am

El arte y la economía no siempre van agarrados de la mano. Mientras las finanzas globales – tras años sostenidos de crisis económicas- suman y restan hasta el cansancio en busca de equilibrar presupuestos en países y en el sector privado, el mercado global de las subastas de arte parece mostrar una mejor pinta.

Según datos de Artnet, para el cuarto trimestre de 2013 hubo un crecimiento sostenido y ¨saludable¨ de 5 por ciento (%), impulsado principalmente por las apuestas hacia obras del periodo de Post-guerra y los ejemplares más seguros del arte contemporáneo. El año completo aumentó un 20%.

Aunque todo apunta a que Nueva York sigue al tope del mercado, a pesar del repunte en nuevas mecas como Asia, todavía no ha logrado rebatir su propio récord de $16.2 mil millones alcanzado en el 2011, y se ha contentado con los nada malos $14.4 mil millones de 2013. Mientras, China reflejó -3% y el Reino Unido -4%, respecto al año previo, pero poseen buenas perspectivas para el presente.

La casa de subastas Christie en Nueva York (que vendió el 47.6% de todo el arte subastado en Estados Unidos) se alzó en el cuarto trimestre de 2013 con la venta récord de la pieza Tres Estudios de Lucian Freud (1969), del artista Francis Bacon, por $142.4 millones. A nivel global la cantidad de obras vendidas por más de $1 millón aumentó un 10%.

¿Se asoma la escena plástica de Puerto Rico por esos senderos? Hacia finales del pasado año, la editorial Británica Phaidon agrupó a varios curadores y publicó el libro Art Cities of the Future, en el cual se menciona a San Juan como una de esas ciudades que tendrán protagonismo futuro en el arte global. Esto ha levantado amplia discusión entre el concentrado mundo del arte en Puerto Rico, el cual ha recibido su buena parte de la recesión económica de los últimos ocho años, con el cierre de decenas de galerías, el recorte de presupuestos a proyectos o subvenciones del estado hacia el sector plástico y las escasas oportunidades financieras para los artistas.

La revista Economía y Finanzas de El Vocero de Puerto Rico conversó con algunos profesionales de la escena artística radicados en y fuera de la Isla, y aunque varían los niveles de optimismo hacia lo que podría representar la mencionada publicación de Phaidon para el ¨mercado¨ local del arte, el consenso se mantuvo en que si no hay una estructura o un proyecto concreto que se impulse en sintonía con la posibilidad de un San Juan como ciudad protagonista del arte, en síntesis no deberá ocurrir nada.
Para el artista, crítico y profesor de arte, Pedro Vélez, quien está radicado en Chicago, la posibilidad de impulsar un mercado del arte en Puerto Rico ha experimentado diferentes instancias en la historia reciente y nunca se concreta. Aunque dijo no favorecer las estructuras paternalistas del estado, comentó que es necesario un plan estructurado con la participación de todos los sectores y el gobierno, para que se eficaz y se sostenga.

Dijo que en el pasado las gestiones de Michy Marxuach hacia finales de los 90, y en los 2000 con la feria de arte Circa –organizada por Celina Nogueras-, han sido intentos que al final, entre otras cosas, han mostrado la falta de dinero suficiente en la Isla como para mantener un mercado vibrante y poder atraer la cantidad de coleccionistas e inversionistas necesarios.

¨Todas esas cosas se quedan sin nada al final cuando no hay una estructura económica. La inestabilidad económica, la política esta jo… para poder mantener un proyecto de alto alcance. Si no hay seguimiento de cada gobierno que venga, lo cual es la diferencia con otras ciudades donde sí hay un proyecto y estos siguen aunque haya cambios, pues no ocurre nada¨, sentenció el profesor, quien además del artista Juni Figueroa, serán los únicos puertorriqueños en la Bienal 2014 del Whitney Museum en Nueva York, en marzo.

Por su parte, Nogueras, quien además de celebrar Circa editó la publicación Frescos, con un registro gráfico y editorial de las promesas del arte joven de la Isla, coincidió con la falta de estructura y la urgencia de aprovechar la coyuntura del libro de Phaidon, ya que entiende siempre estas publicaciones consiguen llamar la atención de los conocedores sobre lo que ocurre o pueda ocurrir con el arte de las ciudades que se mencionan.

¨La publicación de San Juan entre las 12 ciudades es una noticia súper alentadora y aquí deberíamos estar celebrando porque es un reconocimiento importante. Puerto Rico debe estar capitalizando sobre esto¨, expresó Nogueras.
La empresaria cultural planteó que si a raíz del libro llegan personas a visitar la Isla, no existe nada organizado. ¨Aquí pueden venir galeristas, museos, coleccionistas, gente del mundo y a dónde van a ir. No hay nada rotulado, nada organizado¨, añadió Nogueras y mencionó que se ha reunido con el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) y la Compañía de Turismo, pero no ha trascendido. ¨La mentalidad económica de la forma en que esto puede beneficiar al turismo no está formada. No ocurre nada con el concepto de turismo cultural, por ejemplo¨.

El galerista Walter Otero, de Walter Otero Contemporary Art, quien representa a un puñado de artistas locales a nivel internacional como Arnaldo Roche y Ángel Otero, comentó que ¨sería muy bueno que se unan muchas entidades para que se capitalice en todo esto¨.

Según Otero, el impulso de leyes para atraer inversionistas millonarios mediante beneficios contributivos podría generar otra oportunidad de levantar una mirada sobre el arte en Puerto Rico, y ese es un sector de alta solvencia económica que podría contribuir a crear un mercado local que se pueda reconocer y estimular fuera de la Isla.

Otero se refiere a las leyes de inversión 20 y 22, firmadas por el gobierno anterior de Luis Fortuño y defendidas por el actual secretario de Desarrollo Económico, Alberto Bacó, y que ya logró atraer al magnate de Nueva York, John Paulson, entre otros que han preferido el anonimato.

Entre tanto, Vélez propone que se haga un estudio económico sobre la industria cultural en Puerto Rico, ya que entiende esto ofrecerá un cuadro mejor de cuáles sectores tendrían mayores posibilidades de repunte y se podría trabajar en un plan pensado a largo plazo.

¨En Bayamón el municipio ofrece casas a artistas en el casco urbano y eso es bueno como parte de un plan estructurado. Pero debe haber estudios de la economía de la cultura. En Detroit ofrecen casas a artistas y escritores, pero aquí en Estados Unidos te puedes mover porque la geografía te permite mover de ciudad a ciudad, y estos son factores a considerar porque en Puerto Rico poder enviar una pintura o una escultura a otro país cuesta un ojo de la cara y hay que medir todo¨, explicó Vélez.

Nogueras reiteró que la oportunidad de crear un mercado del arte en Puerto Rico e insertarlo en esa economía ¨es posible y tengo que ser optimista¨, pero ¨requiere trabajo y planificación y aprovechar estas oportunidades¨.
¨En el Viejo San Juan los turistas llegan al puerto y no saben dónde es El Morro, porque no hay señales y estas cosas hay que atenderlas. Aquí están viniendo ya gente de museos, coleccionistas y casas de subastas en busca de piezas, esto es posible, pero se tiene que atender¨, puntualizó.

En lo que también coincidieron Nogueras, Vélez y Otero es que la producción plástica y sobre todo de los artistas más jóvenes es amplia y variada, la cual se realiza a pesar de la crisis económica, porque los mismos artistas deciden mantenerse contra viento y marea.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir