Escuela de esperanza

Escuela José Celso Barbosa destaca su transformación tras la colaboración de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico
Fotos EL VOCERO / Agustín Santiago
Por Jennissa Marrero Morales, EL VOCERO 4:00 am

Cada inicio del año escolar son interminables las denuncias de falta de maestros, daños en la planta física, escasos materiales escolares, entre otras. Sin embargo, la Escuela José Celso Barbosa, de la mano con la Fundación Comunitaria de Puerto Rico, anhela continuar con su labor de transformación, que rindió frutos a partir de su inicio en el 2012.

Este plantel se encuentra en un plan de mejoramiento a través del programa School Improvement Grant (SIG), de la Oficina de Asuntos Federales del Departamento de Educación (DE). Sin embargo, está en busca de obtener los fondos necesarios para continuar con el proyecto este año.

De acuerdo a Zoraya de la Vega, quien se integró como directora de esta escuela intermedia y superior en enero de 2012, se encontró con una pobre matrícula de 92 estudiantes, quienes estaban a punto de ser testigos del cierre de su plantel.

“Barbosa es parte de las 63 escuelas que no cumplieron con la ley por 10 años, por el rendimiento académico, por las diferentes situaciones que tenía”, explicó de la Vega al tiempo que especificó que las principales razones fueron los resultados en las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico (PPAA)  y dinámica en el plantel.

Tras la entrada de la nueva directora y la Fundación Comunitaria de Puerto Rico, el primer paso para la transformación fue la disciplina. A partir de entonces, efectuaron múltiples talleres a la docencia que lograron que el “90 por ciento de maestros transformados”.

“Trabajamos con el aspecto académico del plantel, que estaba totalmente a la deriva. Iniciamos el proyecto también con la docencia, con los maestros, y demostraron que lo único que le faltaba era dirección”, sostuvo la directora.

De la Vega, quien tuvo a cargo la selección de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico como proveedor educativo, reconoció que la situación antes de esta colaboración era “caótica”, pues estudiantes no iban con un uniforme escolar específico, la disciplina estaba descontrolada, y era complicado para los educadores ejecutar su trabajo.

Luego poner en práctica las herramientas necesarias para el cambio, se logró aumentar la matrícula a 300 estudiantes, con una lista de espera, un incremento hacia nivel el proficiente y avanzado en las PPAA y un 100 por ciento de retención.

Asimismo, de la Vega expresó con satisfacción los resultados obtenidos en estos dos años y medio de intenso trabajo y compromiso, pero enfatizó que es necesaria la asignación de fondos para continuar “con la transformación”.

Por su parte, Nelson Colón, presidente de la Fundación Comunitaria de Puerto Rico manifestó que “hay escuelas que están logrando cosas maravillosas y la idea es que nosotros podamos enfocarnos en esas escuelas que están teniendo éxito, y sirvan de ejemplo para otras escuelas del País. Apuesto a que tenemos esta capacidad”.

Jennissa Marrero Morales, EL VOCERO

Periodista digital de El Vocero desde julio de 2012. Graduada del Departamento de Comunicaciones de la Universidad del Sagrado Corazón.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir