Continuar a ElVocero.com

España ya emitía señales de decadencia

Por AP 7:45 pm
Después de la victoria en la Eurocopa del 2012, 'La Roja' empezó a desafinar


Brazil Soccer WCup Spain Chile
Sergio Busquets (foto) y Xabi Alonso naufragaron en el doble pivote. (AP)

RIO DE JANEIRO — Hacía tiempo que la pelota ya no corría con la misma velocidad y los rivales, de alguna forma, le habían tomado la medida. España emitía señales de debilidad mucho antes de su contundente eliminación del Mundial de Brasil.

España es el cuarto campeón que cae en la fase de grupos del torneo en el que defiende corona. Después de la derrota 2-0 contra Chile, los futbolistas españoles hablaron de desgaste, de falta de hambre tras un reinado de seis años. Pero futbolísticamente existen razones que van más allá del paso natural del tiempo.

“Es obvio que no estuvimos a nuestro nivel”, dijo Fernando Torres. “Tendremos tiempo de analizar lo que ha pasado con calma”.

El agotamiento de España se relaciona directamente con el del Barcelona. En ambos casos, su ciclo glorioso ha durado seis años y ha finalizado prácticamente al mismo tiempo. Siete de los 23 españoles en Brasil son del Barsa, que ha cerrado su primera temporada sin títulos importantes precisamente desde 2008.

Después de la victoria en la Eurocopa del 2012, España empezó a desafinar. En las eliminatorias de Brasil, empató sendos partidos contra Francia y Finlandia. Pero cuando se veía abocada al repechaje, logró una victoria de prestigio en París y clasificó directamente.

Entre medias, la Copa Confederaciones de Brasil fue probablemente el aviso más significativo. España llegó a la final tras derrotar por penales a Italia. Y en Maracaná fue goleada 3-0 por los anfitriones.

Desde Sudáfrica, España venía mostrando una alarmante falta de gol. Pero los resultados acompañaban y, desde luego, el equipo era capaz de mover la pelota en el centro del campo a velocidades imposibles para el rival, que pasaba el partido persiguiendo sombras. España se defendía con el balón. No encajaba goles —solo dos en el Mundial y uno en la Euro 2012— y el popularmente conocido “tiki-taka” hacía las delicias de los aficionados.

“No hicimos nada distinto a Sudáfrica o las dos Eurocopas que ganamos”, explicó Torres. “Salimos con la misma mentalidad, planteando los partidos de la misma manera”.

“Pero entonces ganamos y ahora hemos perdido”, añadió.

La estadística no desmienten a Torres. En solo dos partidos, España lidera la tabla como mejor equipo pasador en Brasil. Ha intentado 1.145 pases —casi todos medios y cortos— completando el 83% de los mismos con éxito. En la Euro 2012, por ejemplo, realizó 4.893 pases, 1.000 más que la segunda selección en este apartado, y un porcentaje de éxito del 80% en toda la competición.

¿Qué ha fallado? Los pases no tienen ni la velocidad ni la profundidad de antaño. Contra Holanda, España realizó 680 pases, casi todos horizontales. A los de Lois Van Gaal les bastaron 425 y un acierto del 75% para demoler a la Roja 5-1.

Y esta tendencia ya se venía observando desde hace más de un año.

Pese a ello, Vicente del Bosque prefirió mantener la vieja guardia y se trajo a 16 de los 23 jugadores que ganaron en Sudáfrica, pese a que tenía otros nombres en cartera teóricamente más en forma. Esos futbolistas ya no eran los mismos que hace cuatro años. David Villa, máximo artillero de la selección, anunció su fichaje por el New York City y a Xavi Hernández se le relaciona con la Liga de Catar. Difícil papeleta defender un Mundial con dos jugadores en retirada.

Para resolver la falta de gol, España sedujo a Diego Costa. El artillero hispano-brasileño, autor de 36 goles con el Atlético de Madrid, firmó una brillante temporada. Costa tuvo que renunciar a su país de origen para jugar con España. El experimento no funcionó y solo Costa sabe la presión que ha tenido que aguantar en Brasil, donde la grada local le ha abucheado con fuerza.

Pero España no se desangró en la delantera, sino en la media. Justo donde había construido su éxito. Para empezar, el equipo completó una inusitada preparación previa de apenas 10 días. Del Bosque concedió descanso a los internacionales que disputaron la final de la Liga de Campeones que ganó el Madrid al Atlético antes de sumarse a la concentración.

El único amistoso de la plantilla que había de defender título en Brasil fue contra El Salvador. Y cuando llegó la hora de la verdad contra Holanda, España encajó cinco goles.

España pasaba la pelota, pero no dominaba. Tenía la posesión, pero no marcaba. Como el Barcelona. Xavi jamás pudo hacerse con el control, Sergio Busquets y Xabi Alonso naufragaron en el doble pivote. Andrés Iniesta, muy solo, apenas encontró líneas de pase. Y España se convirtió en un equipo vulgar, impreciso y, sobre todo, sin velocidad en la circulación de la pelota. Siete goles en dos partidos y solo un gol convertido, de penal.

Iker Casillas, capitán del equipo, fue el reflejo de la falta de confianza de la selección.

“Si pienso en los 25 días que llevamos juntos, en el trabajo, en la convivencia del grupo, en el espíritu… No me hubiera creído que íbamos a quedar eliminados en la primera fase”, afirmó Del Bosque. “Otras veces ves un equipo entregado, pero no era el caso”.

Es evidente que el desgaste de este sexenio glorioso ha agotada a la selección. Alonso y Casillas hablaron de falta de hambre y de compromiso. Fue una derrota cruel para una generación única. Pero España quiere centrarse ahora en resurgir de sus cenizas desde el fútbol que la hizo grande. Y Del Bosque planteó su salida como una posibilidad cierta.

“Esta selección ha marcado una época, entró en la historia pero no se puede vivir del pasado”, dijo Sergio Ramos. “Es fácil señalar a gente y buscar excusas. Aún hay un grupo joven que va a dar alegrías en el futuro”.


AP

The Associated Press o AP es una agencia de noticias de Estados Unidos fundada en 1846. Es una cooperativa propiedad de sus periódicos, y estaciones de radio y televisión contribuyentes en Estados Unidos, que tanto aportan historias como utilizan el material escrito por la misma. El servicio de la agencia se produce en cinco idiomas: inglés, alemán, holandés, francés y español.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir