Fiscalía federal informa peritos a testificar juicio Pablo Casellas

El fiscal federal Michael Gilfarb, radicó una moción en la que le informa al juez Joseph Goodwin que entre los testigos expertos figura Julia Hernández Arroyo
20140206_POOL GFR MEDIA _CASELLAS_JM_20
Pool/GFR
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 3:57 pm

La mayoría de peritos que testificaron en el juicio estatal contra el convicto Pablo Casellas Toro, serán llamados a declarar en el proceso federal contra el corredor de seguros, quien enfrenta cargos por ofrecer declaraciones falsas a agentes federales durante el “carjacking” del que alegó haber sido objeto el 17 de junio de 2012.

El fiscal federal Michael Gilfarb, radicó una moción en la que le informa al juez Joseph Goodwin que entre los testigos expertos figura Julia Hernández Arroyo, del Instituto de Ciencias Forenses (ICF), quien examinó el celular y la computadora de Casellas Toro. Hernández Arroyo, quien no declaró en el foro estatal, testificará sobre el correo electrónico que recibió Casellas Toro del Club Metropolitano de Tiro en el que se le informaba que el domingo 17 de junio de 2012 -”Día de los Padres”,- iba a estar cerrado.

De igual forma, el fiscal llamaría a la silla de testigos a la seróloga Jenny Acevedo, quien declarará que las manchas de sangre encontradas en el auto Acura de Casellas Toro eran de éste. Las manchas sangre del convicto fueron encontrada en la puerta del chofer.

Ello, a pesar de que Casellas Toro alegó que recibió un disparo en el brazo derecho. La sangre de Casellas cayó en dirección contraria al alegado disparo.

Asimismo, declarará el experto en balística del ICF Carlos del Valle. Durante el juicio contra Casellas Toro testificó que el rifle calibre 22 que supuestamente le fue robado al convicto durante el “carjacking” fue encontrado en su residencia el 14 de julio -día del asesinato de su esposa Carmen Paredes-. Durante el juicio estatal Del Valle señaló que los proyectiles extraídos del cuerpo de la víctima provenían de pistola FNH Five Seven, la cual también fue reportada como robada durante el “carjacking”.

También testificará la patóloga Rosa Rodríguez Castillo, quien declarará que Paredes murió a consecuencia de los múltiples impactos de bala. El testimonio de la doctora en el Tribunal de Bayamón fue impugnado por la defensa de Casellas Toro, debido a que señaló que Paredes fue asesinada en un “escenario familiar, sorpresivo y rápido”.

Se espera que declare el agente del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) Rubén Marchand, quien declarará sobre la trayectoria de los disparos en el vehículo Acura del convicto. Durante el juicio estatal testificó que los proyectiles encontrados en el carro de Casellas Toro fueron hechos en el asiento del pasajero, en la segunda fila, detrás del conductor. El convicto alegó en una de sus diversas versiones sobre el incidente que fue tiroteado por el lado del conductor.

A su vez, declarará el doctor Fermín Hernández, quien le proveyó asistencia médica a Casellas Toro el día del “carjacking” en el hospital Auxilio Mutuo, tras recibir el supuesto balazo en el brazo derecho.

El juicio contra Casellas Toro fue pautado para el 7 de abril. Este fue acusado el 10 de abril de 2013 Casellas fue acusado por un Gran Jurado por tres cargos por presuntamente ofrecer declaraciones falsas a los agentes del FBI en relación al “carjacking”.El pliego acusatorio alega que Casellas Toro “a sabiendas y voluntariamente hizo
declaraciones y representaciones falsas, fraudulentas y ficticias” a agentes del FBI de que el 17 de junio de 2012 fue al club de tiro a practicar, “cuando en verdad no fue a practicar tiro al blanco, sino para crear la falsa impresión de que fue víctima de un crimen”.

Asimismo, la acusación indica que el 17 de junio de 2012 agentes de ley y orden de la Policía de Puerto Rico acudieron a una alegada escena de un crimen cercano al Club Metropolitano de Tiro en Toa Baja, en donde Casellas había reportado ser víctima de un crimen.

De igual forma, alega que el 17 de junio del 2012 el acusado informó a los agentes estatales que mientras manejaba por el polígono de tiro para disparar unos asaltantes desconocidos le dispararon por la parte posterior de su vehículo, lo que lo obligó a detenerse. Los asaltantes, quienes le apuntaban con un arma lo forzaron a moverse al asiento del pasajero, le dispararon en el brazo, que escapó a través de la ventana que tenía los cristales rotos y que se escondió de los asaltantes. Casellas dijo que se escondió de los asaltantes.

Casellas indicó a los agentes federales que mientras se mantuvo oculto vio que los asaltantes se llevaron su vehículo (Acura) y posteriormente reportó que los asaltantes le robaron dos armas de fuego del baúl.

El FBI acudió a la escena debido a que el “carjacking” es un delito de jurisdicción federal. El 18 de junio los alguaciles federales entrevistaron a Casellas en su residencia y sostuvo que fue víctima de
un crimen.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir