Fiscalía federal solicita denieguen petición de sacerdote

Objetan que se supriman las declaraciones del sacerdote Israel Berríos en las que admite que abusó sexualmente de un menor
173433_sacerdoteEspecial_principal
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 10:12 am

La fiscalía federal pidió al juez federal Jay García Gregory que deniegue la petición del sacerdote Israel Berríos, para que se supriman las declaraciones que hizo durante una investigación eclesiástica en las que reconoció haber abusado sexualmente contra un menor de 14 años, al alegar que sus admisiones fueron “confidenciales” y solo para el uso de la Iglesia.

El fiscal federal Marshal Morgan, afirmó en una moción que los argumentos de la defensa del religioso “inducen a error, son repetitivos, inherentemente inconsistentes y simplemente no se sostienen en derecho”.

Expuso que en una moción radicada por el abogado del cura Héctor Guzmán, director de la Oficina del Defensor Público federal, no cita ninguna sección de los cánones del Código de la Ley Romana, que es la fuente de todas las reglas y regulaciones que gobiernan los procedimientos eclesiásticos.

La defensa del acusado expone que las declaraciones en disputa fueron involuntarias, cubiertas por el privilegio de penitente y sacerdote. Asimismo, alegan que el “subpoena” del gobierno para obtener las declaraciones constituye una violación del concepto de separación Iglesia-Estado.

Morgan afirma que las admisiones del sacerdote no fueron hechas como parte del sacramento de confesión, sino durante una pesquisa efectuada por el Arzobispado de Caguas.

El fiscal destacó que el canon 981 dispone que luego de una confesión el sacerdote debe imponer una penitencia adecuada a la cantidad de pecados.

“En este caso, fue patentemente obvio para el acusado que el interrogatorio efectuado por el sacerdote Félix Núñez Hernández, estaba actuando como juez instructor y no como confesor. Incluso, luego de la entrevista con el acusado el padre Núñez Hernández no le impuso ningún tipo de penitencia, sino que meramente le agradeció por su franqueza y le indicó que el proceso de investigación preliminar no era personal”, apuntó el fiscal.

Aseguró que como sacerdote de muchos años de experiencia, el acusado debe tener un amplio conocimiento de los códigos de la Iglesia Católica.

Expuso además que el acusado tiene experiencia en tomar confesiones a feligreses católicos y tiene conocimiento de lo que constituye el sacramento de la confesión y de lo que constituye una pesquisa clerical.

El proceso de selección del jurado se llevará a cabo el 21 de agosto ante la magistrada federal Silvia Carreño. El juicio en su fondo fue pautado para el 25 de agosto ante el juez Jay García Gregory.

El religioso fue acusado por un Gran Jurado el pasado 8 de mayo de dos cargos por tráfico sexual de menores y dos cargos por tráfico sexual de menores con la intención de que este se prostituyera y cometiera actos sexuales ilícitos.

Berríos Berríos fue arrestado el pasado 13 de mayo por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en su residencia en Naranjito en compañía de un hombre de 24 años.

El acusado se expone a sentencias de un mínimo de 10 años de cárcel a cadena perpetua.

Según la acusación, el religioso transportó a un joven de 14 y 15 años en varias ocasiones desde Aibonito a Naranjito a sabiendas de que iba a cometer actos sexuales ilícitos.

El carro que utilizaba pertenecía a la Parroquia San José en Aibonito. La acusación alega que del 21 al 30 de julio de 2008, el acusado se llevó al menor a Miami para viajar en el crucero “Majesty of the Seas” por las Bahamas durante cuatro días. El acusado era el padrino y guía espiritual del perjudicado.

En el foro estatal enfrenta dos cargos por actos lascivos.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir