Grave error

Tanto la Secretaria de Hacienda, Melba Acosta, como el presidente interino del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), José V. Pagán, dijeron a EL VOCERO estar concientes de los altos rendimientos que se exigen por la deuda de la Isla
graveerror
Archivo
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 4:20 am

Los $500 millones que se propone traficar en el mercado municipal de bonos de Nueva York el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) a través de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA), deberán enfrentar cifras récord en intereses, a juzgar por el comportamiento inversor ante la deuda de Puerto Rico los últimos meses.

Tanto la Secretaria de Hacienda, Melba Acosta, como el presidente interino del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), José V. Pagán, dijeron a EL VOCERO estar conscientes de los altos rendimientos que se exigen por la deuda de la Isla, pero indicaron que ante las movidas económicas que defienden del gobierno de Alejandro García Padilla, esperan que haya una mayor confianza.

En el mercado de bonos la confianza se traduce en la expectativa del menor riesgo de impago al que pueda estar expuesta una deuda, situación ampliamente cuestionada para Puerto Rico, al punto de que la agencia Moody’s Investor Service está por decidir si lleva la calidad del crédito del Estado Libre Asociado (ELA) al nivel especulativo o chatarra.

De hecho, Pagán adelantó que en las próximas semanas el BGF celebrará un “web cast” para informar a los inversionistas de las gestiones del gobierno y el estado financiero actual, previo a la visita al mercado de bonos. Con esta gestión esperan recuperar una parte de la confianza que se pueda traducir en interés de compra por los bonos locales y un alivio en el pago de intereses.

A preguntas de cuánto es lo más que está dispuesto a pagar el ELA en medio de la crisis fiscal para lograr el acceso al mercado, Pagán explicó que por ley están impedidos de asumir intereses por encima del 12%. Al presente la deuda de COFINA ha alcanzado rendimientos históricos sobre 9.50%, considerada en extremo alta, aún por encima de otras jurisdicciones en quiebra como Detroit.

Peor aún, ayer Reuters informó que ayer que bonos de las Obligaciones Generales de Puerto Rico (GO’s) a 10 años, con un cupón de 5.25% cotizaban a 66.25 centavos de dólar con un rendimiento también histórico de 10.63%.

La proyectada emisión deberá ir a mercado entre la última semana de enero y la primera de febrero y según Acosta se utilizarán los $500 millones para mejorar la solvencia del banco del estado, que carga $9,000 millones en deuda de las diferentes instrumentalidades públicas de Puerto Rico. Ese dinero representa una mínima parte de la deuda total que tienen los municipios, las corporaciones y demás entidades públicas con el BGF. En específico, servirán para abonar al dinero que se utilizó del BGF para cuadrar presupuestos anteriores, confirmó Acosta.

“Estamos trabajando arduamente para ponernos al día. Nuestra preferencia es que sea –una emisión- de COFINA, de $500 millones y está sujeto a que tengamos la información lista. Necesitamos actualizar nuestros documentos de ‘disclousure’ y hacer proyecciones del IVU y sobre toda la deuda de Puerto Rico”, dijo Pagán.

El encargado del BGF negó que los estados financieros del gobierno no estén al día como ha trascendido, y Acosta dijo que los del año pasado están vigentes hasta el 1 de mayo próximo. La titular de Hacienda aclaró que a finales de enero espera que todas las corporaciones públicas hayan entregado sus informes actualizados.

Como la fuente de repago de COFINA son los recaudos del Impuesto de Ventas y Uso (IVU), EL VOCERO indagó acerca de las proyecciones que no se han cumplido y Acosta explicó que todos los recaudos están por encima, aunque algunas fuentes como el IVU, a pesar que superan su recaudos interanuales, siguen por debajo de la proyección que hacen.

De hecho, Hacienda divulgará hoy sus recaudos para diciembre con un crecimiento en las cifras consolidad, pero el IVU volverá a quedarse bajo en la proyección.

Tanto el BGF como Hacienda sostuvieron que en parte dependen de que la legislatura apruebe las medidas sobre el IVU y la creación de la Corporación de Financiamiento Municipal, para garantizar la confianza inversora sobre Puerto Rico. Ayer se reunieron con legisladores de ambas cámaras y Acosta comentó que “mi impresión es que las mayores dudas ya están atendidas o serán bien atendidas”.

Respecto al planteamiento del senador Ángel Rosa, de que es un “suicidio” regresar al mercado de bonos ante el deterioro económico de la Isla, Acosta opinó que “decir que no hay que ir al mercado en todo el cuatrenio lo que indica es que él no conoce bien el gobierno y estamos corriendo con $2 billones de dinero viejo. Hablar de reestructuración en este momento es hablar de ‘default’, estamos hablando de que Puerto Rico no vaya a un ‘downgrade’”.

Puerto Rico, con una deuda consolidada de $70,000 millones en el mercado municipal, tuvo una pérdida en el valor de sus bonos de 20.5 por ciento en 2013, considerado su peor año desde 1999, según cifras de Standard & Poor’s.

Para el economista y catedrático, Jaime Benson, ir al mercado bajo las actuales condiciones “es un grave error”. Dijo que “no vale la pena y no tiene sentido y me parece que es un intento de cumplir con una de las condiciones que puso Moody’s de que pudieran salir al mercado. El problema es que lo están haciendo a un alto costo”.

“Aquí el problema es que la economía está cada día más en una empinada contracción y el enfoque debería ser tratar de ver qué medidas inmediatas se pueden tomar para activar la economía y parar la caída, o la intensidad de la caída. Aquí hay una desesperación por hacer cualquier cosa… a mi me parece que ya estamos un poco tarde y lo que recomendaron los asesores de Casa Blanca es que ya se anticipa que viene la degradación y tienen que consolidar los recursos en el BGF para capear la tormenta en lo posible”, explicó Benson.

Por su parte, el economista Elías Gutiérrez, opinó que el gobierno lo que hará será tantear el mercado. “Me imagino que si no son buenas las condiciones se tendrán que retirar. En esta ocasión tendrán que estar velando la transacción y entiendo que será una asegurada, cuyo costo hay que sumárselo a la transacción. Aunque el seguro reduce la tasa de interés nominal, no así la real”, expresó Gutiérrez y añadió que “me imagino que los evaluadores del crédito les han recomendado que traten de refinanciar, se trata de una medida de refinanciar la deuda y poder pagar los bonos que vencen ahora y no caer en el impago”.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir