Continuar a ElVocero.com

Hablemos claro

Llegó el momento en que se le hable de frente y con la verdad al pueblo sobre nuestra realidad fiscal. Basta de maquillar una realidad que ya es evidente.
laverdad3
Por Editorial, EL VOCERO 2:13 am

Es cierto lo que dicen por ahí, aunque sea para zafarse del bulto y continuar echándole la culpa a otro. Las crisis económicas no tienen color, porque al final del día el efecto es igual para TODOS… descalabrar el bolsillo a cada ciudadano, independientemente de cuál sea su afiliación. Pero el hecho de que no tengan color, no significa que no tengan dueño. Responsables son todos aquellos que juegan a la política con promesas populistas de alto riesgo para la salud fiscal del país, en aras de sumar votos. También son responsables los que se hacen de la vista larga ante medidas y estrategias huecas que, sin profundo análisis, podríamos prever que aceleran la vía en picada de nuestra economía.

Pero casi igual de irresponsable es no hablarle claro a la gente y tratar de hacerle ver o creer otra cosa que no es la realidad. No existe una bola de cristal, pero si madura como pinta, la deuda de Puerto Rico podría ser declarada chatarra tan pronto como el mes próximo, al menos por una casa acreditadora. A nadie le conviene y ojalá que se haga sal y agua, pero esto, señores, es cosa seria. Ese fantasma no desaparece con simplemente barrerlo bajo la alfombra. Aunque una parte de nuestra ciudadanía prefiera desentenderse de tal asunto, pensando que todo se disipa con las tradicionales fiestas, lo cierto es que una degradación está latente y las consecuencias son nefastas para todos y cada uno de los que vivimos en este país.

Las cosas deben comunicarse tal y como son, sin pensar en consecuencias políticas. Hay que comunicar y hablar claro: ¿Cuál exactamente es el plan a seguir? ¿Habrá más medicina amarga? Puntualmente, cuál es la posición de las casas acreditadoras; ¿cuáles son sus sugerencias o reclamos? ¿Qué exactamente significa una degradación crediticia y qué consecuencias tiene para el ciudadano común? ¿Qué ocurre luego de una degradación? ¿Sobre qué pilares va a descansar nuestra recuperación económica?… Esas son solamente algunas de las interrogantes que deben ser contestadas al pueblo, para que entienda claramente nuestro estado económico e igualmente pueda aportar favorablemente a nuestra recuperación.

Por otro lado, aunque asumamos que los análisis que publican algunas revistas económicas de prestigio internacional, como es el caso más reciente de Forbes y The Economist, es puro “cuento de camino” con poca o ninguna validez, el propio Gobernador o algún funcionario designado debería de tener la responsabilidad de atender esos supuestos y explicar, entonces, con lujo de detalles, cuál es la realidad. En cambio, si esos análisis son acertados, lo más justo es que la gente, igualmente, se entere por quien corresponde comunicar clara y llanamente el escenario económico al cual nos enfrentamos.

Por eso insistimos en que llegó el momento de la verdadera inflexión en la comunicación con la gente. Que se le hable al pueblo con transparencia para que sea éste, sin desviaciones, sin ruidos, ni colores, quien pueda hacer suya esta realidad, siendo partícipe de sus problemas y soluciones.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir