Continuar a ElVocero.com

Histórico paso

El proyecto denominado ‘Ley de Transformación y Alivio Energético de Puerto Rico’ se aprobó en el Senado con 15 votos a favor y 11 en contra
IMG_7477
Por Maricarmen Rivera Sánchez, EL VOCERO 4:04 am

El Senado aprobó ayer el proyecto de reforma energética que podría abrir a la libre competencia la venta de energía en Puerto Rico tan pronto como dentro de dos meses.

El proyecto denominado ‘Ley de Transformación y Alivio Energético de Puerto Rico’ le da 60 días a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para presentar un plan sobre cómo producirán energía más limpia y más barata.

La medida contó con el voto a favor de la delegación popular y el portavoz de la delegación novoprogresista, Larry Seilhamer, de los populares, votaron en contra Cirilo Tirado, Antonio Fas Alzamora y Pedrito Rodríguez. La senadora María de Lourdes Santiago votó en contra. Su homóloga, Maritere González no estaba presente en la sesión de ayer. Aunque inicialmente dijo que se abstendría, el senador novoprogresista Ángel ´Chayanne´ Martínez le votó en contra a la medida. El proyecto se aprobó con 15 votos a favor y 11 en contra.

Durante todo el debate de la medida, los empleados de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) se mantuvieron gritando desde las gradas y reclamando que no se apruebe el proyecto. En un momento dado, agitaron billetes de $1 reclamando que los senadores “están vendidos”.

Según dice el proyecto, el plan que debe presentar la AEE debe ser aprobado por una comisión que estará formada por tres personas nombradas por el Gobernador y confirmadas por el Senado. Si esta comisión no le da luz verde al plan que presente la AEE, la venta de energía quedaría en manos de las compañías privadas.

El proyecto además elimina el ´ajuste por combustible´ que se incluye en las facturas de la luz. Respecto el subsidio a los municipios- otro asunto que ha provocado controversia en la aprobación de este proyecto- la medida establece un tope a la cantidad de luz que pueden consumir los municipios antes de tener que comenzar a pagarla. Establece además que en tres años los municipios deben reducir el 15% de su consumo de luz.

En caso de que la comisión acepte el plan de la AEE, la corporación tendría dos años para implementarlo y bajar el costo de la luz.

La medida, contraria a la aprobada en la Cámara, crea la Comisión Reguladora de Energía, entidad que se dedicaría exclusivamente al tema de la energía. Le asigna .25 de los ingresos brutos en venta de energía, lo que se traduce en aproximadamente $10 millones anuales. Los miembros de esta comisión ocuparán sus sillas por seis años.

Según se explicó, los tres miembros de la comisión a crearse por vía legislativa tendrían la última palabra sobre la validez del plan presentado por la AEE. Esta determinación, según se informó, no podría ser apelada en ningún otro foro gubernamental.

El proyecto aprobado en la Cámara pone bajo un mismo techo la fiscalización de la energía y la de las compañías de telecomunicaciones. Esto ha provocado bastante controversia en el Capitolio, donde las compañías de telecomunicaciones llevan un intenso cabildeo para mantener los dos temas separados. Este asunto ya se perfila como una ficha de traque, toda vez que el presidente cameral, Jaime Perelló, dejó saber que los argumentos de las compañías de telecomunicaciones no lo convencen.

La medida que aprobó el Senado ayer deja la puerta abierta a que los dos temas puedan ser fiscalizados por una misma entidad, pero a partir de cinco años de aprobada la ley.

En horas de la tarde de ayer y a punto de comenzar el debate de dos horas en el hemiciclo senatorial, todavía no se había divulgado el proyecto pues se encontraban realizando enmiendas al mismo.

Sobre la medición neta, la medida establece que la AEE debe usar el mismo sistema aceptado en otras jurisdicciones. Esto para facilitar que las personas que tienen sistemas de energía renovable – como placas solares en sus techos- pueda conectarse fácilmente a la AEE.

Maricarmen Rivera Sánchez, EL VOCERO

Tiene más de 15 años de experiencia como periodista en Puerto Rico y Estados Unidos. Tiene un bachillerato en Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y una maestría en Periodismo de Indiana University en Bloomington, Indiana.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir