Imparable la economía informal en la Isla

Cerca del 25% del PIB responde a esta práctica
dinero-suministrada
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 7:47 am

La profunda recesión que atraviesa Puerto Rico ha incidido en el incremento de la economía informal, la cual se estima entre $14,000 millones a $16,000 millones, equivalentes a un 28% del dinero que circula en la actividad económica local.

Esto representa un escape millonario de ingresos al fisco y se estima que el Gobierno deja de devengar por dicha práctica más de $700 millones anuales.

El economista y presidente de la Junta de Directores de la Firma Estudios Técnicos, José Joaquín Villamil, explicó que en un periodo de recesión la gente pierde sus empleos y al no haber ofertas suficientes de trabajo, la economía informal surge como mecanismo de ingresos.

“El tema de la economía informal se confunde con el de evasión contributiva, aunque obviamente están relacionados. En Puerto Rico la economía informal consiste de actividades muy diversas que incluyen a jugadores de distintos niveles de ingreso y preparación educativa, donde el narcotráfico es posible que sea el componente mayor. No se tiene, como es de esperar, un estimado muy preciso de cuánto es, pero estimados de distintas fuentes lo sitúan entre $6,000 y $8,000 millones”, sostuvo Villamil. Esa cifra acerca la actividad del tráfico de drogas al valor del presupuesto anual del gobierno central que fluctúa sobre los $9,000 millones.

El economista mencionó que hay actividad informal en muchos renglones. Por ejemplo, cuando hay intercambio de servicios – digamos con un abogado, un médico u otro profesional– sin que la remuneración haya sido registrada, se puede decir que hubo una actividad fuera del mercado formal. Eso es dinero que evade contribuciones.

Otra práctica es en servicios de diversos tipos, legales e ilegales, que incluyen desde chiriperos hasta entidades de servicios que cobran en efectivo y no reportan lo recibido.

Villamil reconoció que dicha actividad también es estimulada por un sistema contributivo oneroso. “Mientras más altas las tasas promedio y marginales mayor el incentivo para evadir. La razón es sencilla: si la tasa marginal o promedio es alta, el beneficio marginal de evitarla es mayor”, detalló.

En el caso de Puerto Rico hay otros “incentivos” para insertarse en la economía informal. Por ejemplo, en la medida que una persona que recibe beneficios de programas de vivienda, Programa de Asistencia Nutricional (PAN), etc., puede perderlos si reporta un ingreso de empleo. Si tiene la opción de generar el ingreso en la economía informal, algunas personas opta por esto aunque es ilegal.

“En la medida que se implantan medidas de austeridad, se estimula la informalidad. Un fenómeno que ocurre es el de personas que tienen trabajos formales pero también incursionan en la economía informal como una manera de complementar su ingreso”, agregó.

Para Villamil, aunque típicamente se asocia la informalidad con personas de ingreso bajo, esto no es correcto pues en términos de volumen de actividad, es en el otro extremo de la distribución de ingresos en donde ocurre la mayor actividad.

Un indicador de la economía informal es la proporción de ventas en efectivo que se hacen, que aquí es relativamente alta. Se estima que las ventas promedio por pies cuadrados en Puerto Rico es un 23% mayor que en Estados Unidos. Otro indicador de que el ingreso reportado está subestimado es el hecho de que la relación de consumo/ingreso en la Isla es altísima cuando se compara con otros lugares. La explicación es que en la economía informal el ingreso no se reporta pero lo que se consume con él, sí. Dichas estadísticas dan al traste con un país donde el nivel de pobreza alcanza el 45%.

Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO

Graduada de Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Mayagüez y egresada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, con más de 20 años de experiencia como periodista en prensa escrita, radial y televisiva.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir