Continuar a ElVocero.com

Imperante las App y el Programa Mi Casa Propia

Ante los cambios hipotecarios, que han limitado el acceso a los cierres hipotecarios, se hace casi urgente la continuidad de proyectos gubernamentales.
casa
Suministrada.
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 4:00 am

Roberto “Tito” Trápaga, presidente de la Asociación de Constructores de Hogares (ACH) acentuó ser crítico para miles de familias puertorriqueñas la continuidad del Programa Mi Casa Propia, que se encuentra próximo a culminar para finales de febrero o inicio de marzo.

Este programa, que inició desde el 2001, ha beneficiado a más de 57,000 familias, a quienes les ha facilitado cualificar y adquirir sus residencias.

De no lograse la extensión del mismo, Trápaga no descarta una debacle mayor en la industria, que casi paralice la misma. Explicó que los cambios al mercado hipotecario con la imposición de nuevas leyes federales que limitan el acceso a financiamiento, una banca que no está prestando al ritmo de años atrás y una economía bastante deteriorada, se sigue incrementando la necesidad de vivienda, que hoy alcanza unas 2,000 unidades anuales, mientras otras 5,000 de alto costo se mantienen sin vender.

“Para rehabilitar esta industria, los desarrolladores de hogares hemos optado por construir con nuestros propios recursos económicos, lo que representa un alto riesgo. Ahora mismo tenemos ocho proyectos en agenda, principalmente fuera de la Zona Metropolita, en municipios como Caguas, Humacao y Florida. Para que estas obras se logren vender, es necesario que los clientes puedan cualificar y para ello se requiere de esta ayuda, con la que hemos podido mover una parte del inventario existente”, afirmó el Titular de la ACH.

Asimismo, mencionó ser necesario que el gobierno restablezca las Alianzas Público y Privadas (APP) para facilitar la construcción, cubrir las necesidades del país y generar empleo. Apuntó que ante la precaria situación económica, muchas familias están optando por la construcción informal, la cual atenta contra la seguridad y el ambiente de todos. “Todo incentivo que el gobierno pueda proveer repercute en desarrollo económico. Esta evidenciado que por cada dólar invertido en construcción, el gobierno recibe tres”.

Trápaga sostuvo además, que la debacle de la construcción incide directamente en los municipios, ya que al no haber obras, no se construye infraestructura ni se le provee mantenimiento a la existente, labores que afirmó en la mayoría de los casos es una responsabilidad que asume el desarrollador.

Como una estrategia para el repunte de la industria, el sector no descarta la construcción de propiedades para alquiler y la continuidad de nuevos modos de construcción, donde ya es permisible construir residencias de hasta dos habitaciones, en respuesta al cambio demográfico del país.

Por otra parte, mencionó la oportunidad que se abre para la exportación del recurso humano de esta industria hacia Latinoamérica, principalmente mercados como Perú, Colombia, Costa Rica y Panamá. Sin embargo, aceptó representar también un riesgo de continuar perdiendo el recurso humano local, ante las puertas que se le puedan abrir en dichos mercados.

Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO

Graduada de Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Mayagüez y egresada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, con más de 20 años de experiencia como periodista en prensa escrita, radial y televisiva.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir