Imprescindible hacer ajustes ante la crisis

Por Alana Álvarez Valle, EL VOCERO 11:30 am
Aún en los peores momentos de estrechez la gente debe ahorrar
ahorro

A pesar de que debido a la recesión las personas tienen menos ingresos y hay un alza en los productos y servicios básicos, ahorrar es imprescindible en momentos de estrechez económica.
Expertos aseguran que posponer los ajustes y ahorros puede ser perjudicial para la economía familiar, ya que se prolonga y aumenta la deuda.

“El tiempo nos ha desafiado a hacer un reajuste en las prioridades para cumplir con los compromisos financieros y las necesidades básicas”, aseveró el analista financiero José Medina. “Es un oportunidad de aprendizaje, de reenfocar nuestra vida, de aprovechar lo que tengo. Sin negar que hay personas que están en una situación difícil, la mayor parte de las personas lo pueden hacer. Se tiene que hacer una evaluación de lo que son las necesidades y contrastar ‘lo que necesito’ y ‘lo que quiero’”, continuó.

El experto expresó que hay tareas que se pueden posponer, como ciertas mejoras al hogar o algunas compras que no son de urgencia, para solo atender las prioridades.

“Es un choque de realidad, un ajuste de actitud en ‘cómo adapto mi forma de pensar’. No se puede pensar que se puede gastar de la misma manera, porque las ‘cosas que se van a arreglar’. Tenemos pensamientos que nos esclavizan como ‘lo que me hace falta’. Eso desenfoca y nos olvidamos de sacar provecho de lo que tengo”, mencionó.

Si el individuo o el núcleo familiar ha tenido una reducción de salario o simplemente por el alza en el costo de vida, se deben buscar ingresos complementarios, ya sea confeccionando artículos, manualidades u ofrecer servicios que le permitan ‘empatar la pelea’.

“Dentro del manejo del dinero, tenemos que pagarnos a nosotros primero. Siempre hay espacio para ahorrar dinero aunque parezca que no da. Los presupuestos tradicionales, cuando miramos la distribución, la categoría de ahorro se pone en la parte de abajo. ‘Si me da el dinero, entonces ahorro’. Si se deja para lo último el dinero nunca da para ahorrar. Esa estrategia no nos favorece y nos pone en desventaja”, destacó. “Los imprevistos siempre llegan. Por eso se debe ahorrar para el fondo de emergencia, que debe ser de por lo menos $500. Sí se puede hacer”, agregó.

Medina ofrece como el ejemplo lo que él llama el ‘Factor Latte’. Se refiere a las personas que desayunan durante la semana fuera de su residencia y compran un café y un dulce todos los días, lo que puede representar un gasto diario de $7.50. Sumado al almuerzo de costo similar totaliza $15, a la semana son $75, al mes $300. Eso sin contar las salidas de entretenimiento en las noches y fines de semana.

“Siempre podemos hacer pequeños ajustes. Porque el valor del dinero con el tiempo cambia. Por la inflación, el mismo dinero el año que viene vale menos y el poder adquisitivo disminuye. Y los compromisos de endeudamiento son a largo plazo, entonces se deben cancelar las deudas de consumo en exceso’, reiteró.

El experto admitió que las personas que se resisten al cambio, que reconoce es difícil emocionalmente, asocian el estatus social a lo que tienen o tenían. “Estas personas no reaccionan y el cuarto se les llena de agua. Y cuando llegan ya es muy tarde, hay ejecuciones en proceso y solo queda referirlos a un abogado de quiebra. Tienen que buscar ayuda a tiempo, hacer ajustes, arreglos de planes de pago, no dejar que se acumulen. No hay que esperar a tener seis meses en atraso. Hay que buscar otra fuente de ingreso, hacer los cortes necesarios y proteger el crédito”, reiteró.
Para más información gratuita sobre finanzas personales, eventos y seminarios puede acceder www. josemedinapr.com.

Temas:  

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir