Inician vistas de OEG contra Sánchez Betances

Salen a la luz detalles sobre el caso que causó la salida de Luis Sánchez Betances del servicio público
LUIS_SANCHEZ_BETANCES__6
Luis Sánchez Betances, exsecretario de Justicia, renunció tras el escándalo. EL VOCERO/Eric Rojas
Por Miguel Rivera Puig, EL VOCERO 4:00 am

El sargento Luis W. Rodríguez Hernández declaró en la tarde del ayer que le advirtió al entonces secretario de Justicia Luis Sánchez Betances que no se acercara a la patrulla donde estaba arrestado el licenciado Jaime Sifre Rodríguez, intervenido por conducir ebrio el viernes 6 de diciembre del 2013.

Sin embargo, el sargento Rodríguez alegó en su declaración que no sabía quien era Sánchez Betances en ese momento.

Al declarar ante la jueza Lourdes Velazquez Cajigas, examinadora de la vistas administrativas iniciadas en la mañana de ayer en la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) expresó “le pregunto a Sifre que quién era” y pidió permiso para decir “me jodí”  cuando el arrestado le dijo que era el Secretario de Justicia.

El supervisor de Tránsito, con 18 años en la Policía y 10 querellas administrativas, de las cuales cinco fueron archivadas, narró a preguntas del abogado Daniel Ocasio de OEG que el agente Giovanny Vázquez, quien fue el segundo testigo,  a través del radio de la patrulla pidió y le informó que el caballero intervenido (Sifre Rodríguez) estaba bajo el efecto de bebidas embriagantes y que no iba  soplar ya que es amigo del Secretario de Justicia.

“Lo arrestan lo mete a la patrulla y llegó una guagua Ford Expedition  azul con biombos azules. Se estaciona frente a nosotros se bajo dos caballeros y una dama se acercan les indico que se alejen ya que tengo a un arrestado que va a salir para el cuartel” declaró el sargento.

Alegó que Sánchez Betances, quien en eso momento no sabía quién era, le dijo que lo dejara hablar con el arrestado y que le contestó que irían al Cuartel.  “En tono alto dijo  que no se lo lleven” agregó en el testimonio.

Según el testigo Sánchez Betances le dijo “yo no tengo que ir a ningún sitio, dígame su nombre y número de placa, se montan en la Ford Expedition y salen a velocidad exagerada hacia Plaza las Américas”.

Una vez en el Cuartel el sargento Rodríguez instruyó que no se permitiera a Sánchez Betances ir al cuarto donde estaba el arrestado. El secretario insistió el nombre y la placa y aunque estaba el sargento Silva disponible para oír su querella dijo que quería un supervisor (un oficial) o que llamaría a Tuller (James Tuller Cintrón para esa fecha superintendente).

Previo al testimonio de Rodríguez, el que continuará el martes después de que declare el ex superintendente Héctor M. Pesquera en calidad de perito de la defensa de Sánchez Betances la jueza oyó a los dos agentes que realizaron la intervención el viernes 6 de diciembre del año pasado en la avenida Roosevelt. Aunque el secretario de Justicia Luis Sánchez Betances llegó al lugar en nada afectó que siguieran el protocolo coincidieron los agentes.

El primero en declarar lo fue el agente Gilberto Santiago Ortiz, quien tuvo a su cargo el caso. “Me puse nervioso iba a llamar al jefe de la Policía y como la persona es una persona que tiene poder”, declaró esta mañana el agente Gilberto Santiago Ortiz,  al alegar que oyó esa advertencia de voz del entonces secretario de Justicia mientras se realizaba la intervención con el licenciado Sifre Rodríguez, ex socio y “amigo del alma” de Sánchez Betances.

De acuerdo al testimonio de Santiago Ortiz ante la jueza Velázquez Cajigas, Sánchez Betances hizo la expresión mientras le requería el nombre y número de placa al sargento Rodríguez, quien era su supervisor ese día.

Al recesar al mediodía Sánchez Betances dijo que la expresión de llamar al Superintendente — para esa fecha James Tuller Cintrón —la hizo e forma retórica al cuestionar si era necesario que se llamara al jefe policiaco para que el sargento, al que tildó de abusador, le diera su nombre y placa. También negó que le hubiese recomendado a Sifre Rodríguez que no se sometiera a la prueba de alcohol, ante las reiteradas declaraciones del agente Santiago Ortiz de que el intervenido le expresó que su “amigo” le había dicho que no soplara.

Sifre Rodríguez se sometió a la prueba, arrojó .21 centésimas, se declaró culpable y del testimonio del agente Santiago Ortiz no surge que la presencia de Sánchez Betances fuera impedimento alguno para que realizara su trabajo o se hubiese visto obstruida la labor policial.

La presencia de Sánchez Betances en el lugar, por la que OEG pide una cuantiosa multa y la que expone al ex Secretario a cargos criminales, provocó que días después renunciara al cargo.

Sánchez Ortiz comenzó a dar su testimonio director a preguntas de la abogada Lourdes Vázquez, de OEG y dijo que detuvo a Sifre Rodríguez en la avenida Roosevelt, en Hato Rey, cuando lo vio conduciendo un Lexus color negro a la vez que hablaba por un teléfono celular.

Durante la intervención alegó que vio a Sifre Rodríguez sudoroso, que expelía olor a alcohol y que una vez le indicó que saliera del automóvil, procedió a esposarlo para llevarlo al Cuartel de Tránsito en Hato Rey. Sánchez Betances llegó al lugar de la intervención y el agente oyó al sargento Rodríguez Hernández decirle a los que se acercaban al automóvil que los iba a arrestar por obstruir la justicia.

El licenciado Roberto Alonso, uno de los cuatro abogados de Sánchez Betances inició el contrainterrogatorio en el que el agente admitió que la presencia de Sánchez Betances en nada afectó la intervención que realizaba.

La jueza Velázquez Cajigas decretó un receso de almuerzo y en el abogado Alonso, un experimentado criminalista, confrontó al agente durante la tarde con lo que había declarado previamente  durante una deposición en la oficina del otro defensor Harold Vicente el pasado julio.

La licenciada María Izquierdo de la OEG presentó como segundo testigo en la vista administrativa al agente Giovanny Vázquez González, quien acompañaba a Santiago Ortiz.  Declaró que Sifre Rodríguez dijo que no se sometería a la prueba de aliento y que por su seguridad llamó por radio al sargento Silva.

“Una vez el sargento llega el compañero (Santiago Ortiz) le está leyendo las advertencias, llega una guagua con los biombos encendidos, la guagua se estaciona al frente del Lexus. De los tres ocupantes que salieron uno Sánchez Betances, fue quien le preguntó si se podía llevar el Lexus.

“Sánchez Betances no dijo su nombre cuando llegó allí. Ni sabía que era él ni tampoco dijo que fuera el secretario de Justicia ni vengo a pedir algún privilegio. Le pareció ciudadano común y corriente ni que estaba en su carácter oficial” asintió el agente a las preguntas del defensor Manuel Martínez Umpierre.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir