Intensa búsqueda de capital para Doral

Estima revisión de acuerdos contributivos podría lesionar más la economía local
doral1-40p
EL VOCERO / Archivo
Por Carlos Antonio Otero, EL VOCERO 4:00 am

Doral Financial Corporation (NYSE: DRL), tenedor de Doral Bank en Puerto Rico, reconoció que el cuestionamiento del Departamento de Hacienda sobre los acuerdos contributivos previos con la institución financiera y el no reconocimiento de “capital” por la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC), “pudiera tener serias y adversas repercusiones” para el banco y otros sectores económicos del País.

“Esa determinación del FDIC, provocada por el cuestionamiento de Hacienda, pudiera tener serias y adversas repercusiones para Doral, sus accionistas, sus más de 300,000 clientes y, sobre todo, sus 1,200 empleados”, reaccionó Doral a EL VOCERO.

Lucienne Gigante, vice presidenta senior de relaciones públicas y mercadeo de Doral, reiteró que “nuestra gerencia está trabajando en el plan de capital revisado tal como indicamos para poder progresar en una forma ordenada”.

La FDIC notificó recientemente a Doral que ya no podrá contar como parte de su capital unos $288 millones que Hacienda le debe por concepto de sobre pagos en contribuciones sobre ingresos. Se trata de unas reducciones en las ganancias que Doral había reportado en sus estados financieros para el período entre 2000 y 2004 y que es el resultado de la revalorización de activos vendidos para ese tiempo, bajo la antigua gerencia.

“Como parte de ese proceso de ajuste de sus estados financieros, Doral ha estado en constante comunicación con el Departamento de Hacienda desde entonces y ha suscrito por los pasados 10 años una serie de acuerdos con Hacienda (Closing Agreements) al respecto de cuánto es, cómo contabilizar y cómo redimir ese crédito”, indicó Doral. Los acuerdos corresponden a diciembre de 2004, junio de 2005, febrero de 2006, septiembre de 2006, septiembre de 2009 y marzo de 2012.

Según el banco, la revisión de Hacienda y las especulaciones sobre la posibilidad de que el Estado Libre Asociado incumpla con sus obligaciones con los bonistas “ha podido provocar que el FDIC determinara que ese crédito contributivo o reintegro que Hacienda le debe a Doral no sea lo suficientemente confiable como para ser considerado capital del banco para propósitos del FDIC”.

A través de su oficina de comunicaciones, Hacienda se limitó a decir que le solicitó a Doral que le entregara la información que sustenta el acuerdo contributivo de 2012, particularmente el sobre pago de contribuciones. “Se trata de información contributiva, sobre la cual Hacienda no puede hacer comentarios más allá de reconocer lo divulgado por Doral”, añadió.

Doral, que opera bajo una orden de consentimiento con la FDIC desde 2012, se colocaría en una situación de mayores cuestionamientos en sus finanzas al no poder reportar entre su capital el millonario crédito con Hacienda y por eso ya anunció que busca levantar capital con urgencia.

Estas y otras incidencias relacionadas al banco han echado a perder el valor de sus acciones en días recientes y las casas acreditadoras Moody’s Investor Service y Fitch Ratings ya degradaron su crédito hasta C, el escalón más bajo, que implica la inminencia en la posibilidad de no poder responder por sus obligaciones o pago de deuda.

“Queremos recordar que los depósitos de nuestros clientes están asegurados por el FDIC hasta $250,000 y nuestra gerencia está trabajando en el plan de capital revisado”, destacó Gigante.

La semana pasada, Glen Wakeman, presidente de Doral Financial Corporation, dijo por escrito que el plan de capital revisado podría incluir la venta de activos y modificaciones en la estructura de capital para “satisfacer las necesidades de nuestros reguladores”. Insistió entonces contar con la “liquidez adecuada para financiar las operaciones a medida que trabajamos a través de este proceso”.

En cuanto a los señalamientos del legislador Rafael “Tatito” Hernández, sobre investigar los acuerdos contributivos con la banca, fue descrito por Doral como “altamente preocupante, pues pone en entredicho la credibilidad del Gobierno de Puerto Rico cuando empeña su palabra en acuerdos económicos, sean estos contributivos, decretos de exención contributiva, emisiones de bono u otros”.

Carlos Antonio Otero, EL VOCERO

Editor de la sección de Economía del periódico EL VOCERO.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir