Juez Aguadilla se declara no culpable; Queda en libertad bajo fianza

El acusado de 62 años, acudió al tribunal federal en donde se celebró la vista inicial, vista de fianza y de lectura formal de cargos.
ERG_7551
EL VOCERO/Eric Rojas
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 3:48 pm

El juez del Tribunal de Aguadilla Manuel Acevedo Hernández, se declaró no culpable de los cargos de soborno que le fueron sometidos por un Gran Jurado y quedó en libertad, luego de que la magistrada federal Camille Vélez Rivé le impusiera una fianza de $50 mil.

El acusado de 62 años, acudió al tribunal federal en donde se celebró la vista inicial, vista de fianza y de lectura formal de cargos. Este fue representado por el abogado Rafael Castro Lang.
Vélez Rivé le informó al magistrado que se expone hasta 10 años de cárcel, a una multa de $250 mil y a tres años de libertad bajo fianza.

El fiscal federal José Capó recomendó que al acusado se le impusiera una fianza de $50 mil asegurados, así como un toque de queda desde las 6:00 p.m. hasta las 6:00 a.m.

Inicialmente, Castro Lang objetó la cantidad de la fianza, pero finalmente la aceptó. La misma debe ser prestada en 10 días calendario.

El letrado expuso que su cliente no representaba un peligro para la comunidad ni un riesgo de fuga. Argumentó que este sabía desde el pasado 14 de abril -día del allanamiento a su residencia- que era investigado por las autoridades federales.

Capó indicó que el juez no representa un riesgo de fuga. Empero, afirmó que hay factores para ser considerado un peligro para la comunidad debido a que cuando lo arrestaron le dijo a los agentes federales “ya veremos como va a terminar este caso. Lo dijo en tono amenazante”.

Según el pliego acusatorio, el magistrado solicitó y acordó recibir dinero, objetos de valor y otros beneficios a cambio de favorecer a Lutgardo, quien estaba acusado de homicidio negligente en un caso criminal que presidía Acevedo Hernández en el tribunal de Aguadilla.

El 30 de junio de 2012 el contable guiaba en estado de embriaguez e impactó otro auto, matando al guardia Félix Babilonia, caso por el que fue acusado por homicidio negligente.

El 25 de marzo de 2013 comenzó el caso criminal en el tribunal de Aguadilla, presidido por Acevedo Hernández. Dos días después el juez absolvió al contable de todos los cargos.

De acuerdo con la acusación, el juez y el contable conspiraron para que el magistrado se enriqueciera al solicitar, acordar y aceptar pagos y cosas de valor, a través de un tercero identificado como “comerciante B”, a sabiendas que los pagos eran a cambio de utilizar su posición oficial como juez para beneficiar a Lutgardo.

Este esquema duró desde noviembre del 2012 a enero del 2014.

Para llevar a cabo el esquema, el magistrado, el “comerciante B” y la “persona A” -identificado en la acusación como un familiar del juez- se reunieron en un restaurante en Aguadilla para discutir el caso criminal en que tenía Lutgardo. El juez acordó entonces favorecer al acusado durante el proceso criminal a cambio de cosas de valor, incluyendo la ayuda del acusado para que lo nombraran al Tribunal Apelativo y que le consiguieran empleo a las personas “A” y B” -esta última es identificada como miembro de la familia de la “persona A” y del juez.

A manera de ejemplo, en diciembre de 2012 el juez concedió una moción radicada por la defensa de Lutgardo que permitió que el devolvieran sus propiedades, incluyendo el automóvil que guiaba cuando tuvo el accidente que le costó la vida a la víctima. La defensa de Lutgardo estuvo compuesta por los abogados Harry Padilla y Mayra López Mulero.

Entre los beneficios que recibió el juez se incluyen los siguientes: en enero del 2013 el “comerciante B” -amigo de Lutgardo y del juez- pagó $2,000 a nombre del magistrado para saldar una deuda que tenía con Hacienda.

El 21 de enero de 2013 el juez se reunió con la “persona D”, -identificada como comerciante privado- y discutieron cómo la “persona D” podía ayudar al juez a lograr un nombramiento en el Tribunal Apelativo.

Entre enero y febrero de 2013 el juez le envió al “comerciante B” su resumé y los de las “personas A y B”, ya que entre los beneficios acordados, incluían empleos para ellos también.

El 15 de febrero de 2013 el “comerciante B”, a petición de Lutgardo, pagó otros $1,000 al Departamento de Hacienda por impuestos que debía el juez.

Entre los meses de enero a marzo de 2013 Lutgardo le dio al “comerciante B”, la “persona C”, -familiar de Lutgardo otros borradores de documentos para radicar en corte para que el juez los revisara antes. De esta manera las mociones contenían la información requerida para que ell magistrado tomara las decisiones a favor de Lutgardo.

Entre enero y mayo del 2013 el “comerciante B”, y Lutgardo acordaron pagarle al juez la remodelación del garaje de su casa.

El 24 de marzo de 2013, el “comerciante B”, a nombre de Lutgardo, le regaló una motora al juez valorada en $1,200.

El 27 de marzo de 2013 el juez absolvió de todos los cargos a Acevedo López.

El 1ero de abril de 2013, Lutgardo le facilitó $25 mil al “comerciante B” para cubrir todos los gastos de las cosas de valor que le estaban regalando al juez.

El 15 de abril de 2013, el “comerciante B”, le entregó al juez, a nombre de Lutgardo, ropa y accesorios, incluyendo yuntas y un reloj.

El mismo día, el “comerciante B”, mientras estaba con el juez, fue detenido por la Policía por guiar borracho, el juez intervino y logró que no acusaran al “comerciante B”.

El 17 de enero de 2014, Lutgardo y el “comerciante B” , crearon un contrato con fecha retroactiva para justificar los pagos y regalos que Lutgardo le había provisto al magistrado a través del comerciante B”.

El cargo dos de la acusación comprende el delito sustantivo de sobornar a un agente de una organización que recibe fondos federales y el cargos tres incluye el recibí de ese soborno por parte del juez.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir