Jueza federal deniega petición de “Piculín” para viaje FIBA

La jueza denegó el pedido "Piculín" a pesar de que ni la fiscalía federal ni la Oficina de Probatoria se oponían al viaje por motivos de trabajo.
PICULIN_PROBATORIA___1
EL VOCERO/Archivo
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO 11:40 am

El exbaloncelista José “Piculín” Ortiz Rijos, no podrá viajar a la Copa Mundial de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) en España a finales de agosto, luego de que la jueza federal Carmen Consuelo Cerezo denegara la petición del exatleta, quien trabaja para la referida organización deportiva.

“Luego de haber considerado la moción para la autorización de viaje radicada por el acusado José R. Ortiz, la misma es denegada”, expresa la escueta orden de Cerezo contenida en el expediente electrónico del caso.

La jueza denegó el pedido “Piculín” a pesar de que ni la fiscalía federal ni la Oficina de Probatoria se oponían al viaje por motivos de trabajo.

El pasado 8 de agosto el abogado de Ortiz Rijos Héctor Guzmán, solicitó que su cliente viajara a España y a Brasil porque le es requerido como parte de su trabajo en la FIBA.
El letrado expuso además que la prohibición de viajar vencía el 23 de agosto. Ello, luego de que en febrero pasado ocurriera un percance -cuyos detalles no fueron revelados- y Cerezo le prohibiera viajar por un período de seis meses.

Asimismo, planteó que estos viajes de trabajo son importantes para la rehabilitación de su cliente.

Los viajes pautados son del 30 de agosto al 14 de septiembre en España y del 26 al 28 de septiembre en Río de Janeiro, Brasil.

El exbaloncelista estuvo ingresado durante seis meses en el Hogar Santísima Trinidad en donde recibió tratamiento por sustancias controladas y ha completado seis meses de los cuatro años que tiene que cumplir bajo libertad supervisada. Debe cumplir 600 horas de servicio comunitario. Ello, tras declararse culpable por cargos de posesión con la intención de distribuir sustancias controladas.

Ortiz fue arrestado por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), el 30 de junio del 2011. en su residencia en Cayey. Este admitió a los agentes del ICE que era el dueño de las 218 plantas de marihuana halladas en su casa, valoradas en $150 mil. De igual forma, reconoció que eran suyas, las municiones de un rifle AR-15 que le fue ocupado.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Periodista con más de 20 años de experiencia. Asignada a la cobertura del Tribunal Federal.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir