Continuar a ElVocero.com

La cava: alma y vida del hogar sibarita

El diseñar una cava es tan personal como el cliente, porque según sus necesidades así varía la distribución, diseño y necesidades de la misma.
VSG 012230b CAVA
El interior de la cava puede integrar un área destinada para el servicio del vino y los quesos. Suministrada
Por Redaccion, EL VOCERO 4:00 am

María Gisella Díaz
mgdinteriors@aol.com

Para un conocedor de vinos una cava no solo significa el añadir un elemento de belleza a su hogar sino que es el lugar desde donde asegura, que su colección de vinos esté protegida y correctamente exhibida. Asimismo, la cava es un tema de conversación, lugar de reunión y orgullo.

Los vinos son unos de muchos tipos de bebidas que requieren unas condiciones específicas para conservar su calidad. Cientos de años atrás las personas almacenaban el vino en cuevas bajo tierra, porque los vinos requieren una temperatura fría y una atmósfera húmeda para que el mismo envejezca apropiadamente.

El calor es uno de los enemigos primarios de las cavas porque acelera su envejecimiento y arruina su sabor. La temperatura ideal del mismo debe ser aproximadamente entre 50 y 59 grados Fahrenheit. En lo que a la humedad se refiere, se debe de mantener una humedad estable entre 50 y 80 por ciento (%) para prevenir que el corcho se achique causando oxidación.

El diseñar una cava es tan personal como el cliente, porque según sus necesidades así varía la distribución, diseño y necesidades de la misma. También se tiene que tomar en cuenta el estilo decorativo de la residencia, para que la cava sea consistente al estilo y diseño del hogar en general.

La cava debe estar localizada en un espacio con poca o ninguna luz solar. De tener alguna ventana sería necesario tomar medidas para evitar que los rayos UV entren a través de ella. Las paredes deben de ser insuladas y el material de los pisos puede ser: losa en cerámica, piedra o mosaicos. La madera es un elemento que ofrece buena ambientación a las cavas pero debido a la alta humedad dentro de ellas; si se utiliza; debe de ser de maderas duras como la Caoba, entre otras.

La dimensión de la cava

El tamaño de la cava ideal es tan personal como cuanto se consume en vino o, cuanto se desee almacenar a largo plazo en ese espacio. Se podrían crear tipo armario o ‘closets’ o la cava tipo ‘walk-in’.

Una cava tipo armario o ‘closet’ consta de los estantes de botellas, la unidad de refrigeración y puertas de cristal por la cual se accede a la misma, pero no se puede entrar por ellas porque el espacio carece de profundidad.

Las cavas estilo armario podrían estar localizadas en espacios antiguamente destinados para armarios de ropas (‘closets’) y espacios bajo las escaleras entre otros.

Las cavas tipo ‘walk- in’ son aquellas que, para buscar una botella se accede dentro del espacio. Este tipo de cavas son más amplias.

Para que tenga una idea, algunos tamaños de cavas ‘walk-in’ podría comenzar en 5’x5’ con capacidad para almacenar 495 botellas y en un espacio de tamaño 5’x10’ la capacidad probable de botellas podría llegar a 1,045. Estas cantidades de botellas pueden variar dependiendo el tamaño de la puerta y la distribución interior deseada.

El diseño de una cava

Los interiores de las cavas constan de los estantes o ‘racks’ de almacenaje, una unidad de refrigeración, la iluminación correcta, decoración y una puerta de cristal o cristales fijos que exhiban el interior del mismo.

Estantes de almacenaje y distribución del espacio

Los estantes o ‘racks’ de las cavas deben ser un componente que, aunque funcional, sea decorativo. Estos permiten guardar el vino de manera horizontal manteniendo el corcho en contacto con el vino, previniendo que el corcho se achique y se oxide el preciado líquido. Estos estantes se pueden adquirir en módulos o ‘sets’ que pueden ser variados y alternados. Para dar un ‘look’ tradicional, están disponible en madera y para un ‘look’ más minimalista están disponible en metal.

La distribución y lo que contenga una cava tipo ‘walk-in’ varía según la necesidad del cliente y el espacio disponible. Si el cliente realiza actividades y compra el vino en tamaños ‘Magnum’ y dobles ‘Magnums’ o en cajas, se debe de proveer espacio para almacenar las mismas de manera organizada y de fácil acceso.

Los estantes también deben proveer espacio para botellas apreciadas de alto valor y que se exhiban de una manera apropiada porque son el orgullo de la colección. Si es posible la cava debe de tener un área de tope para abrir las botellas y airear el vino, un área de almacenaje de copas y gavetas finas para almacenar saca corchos, accesorios y servilletas. Un área de fregadero pequeño para enjuagar una copa es ideal aunque si la cava se encuentra cerca del área de la cocina, esto no es necesario. También si se desea podemos integrar al diseño una pequeña nevera para guardar frutas, jamones y chocolates.

En cavas de gran tamaño se puede tener una mesa y sillas para disfrutar del vino sin tener que salir de la misma porque la cava se vuelve un espacio de reunión.

La iluminación

Como ya sabemos, los vinos se afectan con el calor y la luz por lo que la iluminación debe ser funcional y limitada. Se deberá de proveer solo la iluminación necesaria para leer la etiqueta de las botellas fácilmente y que emanen poco calor.

Para el área donde estarán las botellas de exhibición se puede utilizar luz LED. Estas no solo proveerán la iluminación necesaria sino que da una profundidad a la cava logrando un juego de luz y sombra. Si se provee luz fluorescente, la misma debe de ser 20 ‘watts’ y deben de estar montadas en el techo enfocadas hacia el piso, no hacia las botellas.

Si se desea utilizar una lámpara colgante de cristales o ‘chandeleer’ para dar ambientación o cualquier otra iluminación, se debe de tomar en cuenta que la misma va a estar dentro de un ambiente de mucha humedad, por lo que tiene que ser resistente y de buena calidad.

La puerta

Son las puertas las que proveen el acceso e insulación entre el exterior y el interior de las cavas. Es lo primero que el dueño y sus visitantes ven, por lo que es un elemento importante en el diseño. Las mismas deben ser de una madera dura y de construcción sólida con doble paño de cristal (insulada). Estos cristales ofrecen una buena oportunidad para ser personalizados con diseños ‘sand blasting’ o para ser adornada con vitrales. Además de los dos paños de cristal, la puerta debe tener un sello de goma a vuelta redonda que provea insulación.

Con la ayuda del decorador de Interiores las cavas pueden ser diseñadas tan clásicas o tan minimalistas como se desee. Y puede estar decorada con mosaicos, murales, piedras, cristales, barriles, pizarras, corchos, etiquetas de vinos y copas entre muchos otros.

María Gisella Díaz es diseñadora de Interiores, con una licenciatura en ‘Enviromental Design,PSCID; es miembro de CODDI y se pueden comunicar con ella en su correo electrónico o móvil: 787.539.3170.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir