La moda como profesión rentable

Conversamos con la experimentada diseñadora puertorriqueña y profesora Lisa Thon, sobre la viabilidad para los jóvenes de lograr una carrera en esta industria que les genere ingresos
look
Suministrada.
Por Yomaris Rodríguez, EL VOCERO 4:00 am

El diseño de modas se ha vuelto muy popular, hay hasta cursos para niñas menores de 10 años. A tono con el deterioro de la economía y las oportunidades de desarrollo de empleos y negocios propios, conversamos con la experimentada diseñadora puertorriqueña y profesora Lisa Thon, sobre la viabilidad para los jóvenes de lograr una carrera en esta industria que les genere ingresos.
Con 25 años de carrera como diseñadora, Lisa comenzó a impartir clases en 1991 y en 1996 fundó su escuela. Por su Centro Moda Escuela de Diseño Lisa Thon, acreditado por el Consejo de Educación Superior, han pasado miles de estudiantes, entre ellos las hermanas Michelle y Norein Otero, de la marca Eclíptica; Isamir Tapia, reconocida en Estados Unidos por su línea de calzado; Casanova, egresado del reality show Project Runway; y la diseñadora Miriam Budet.
“Sigue siendo viable (estudiar moda) porque también ayuda a generar ingresos adicionales sin tener que dedicarse 100 por ciento. Tengo la oportunidad de ver a mis estudiantes hacer carrera en y fuera de Puerto Rico. Aunque los tiempos son diferentes a cuando comencé, tienen que aprender a usar su creatividad como aliado. Si algo bueno tiene la recesión económica es que enseña a hacer mucho con poco, lo que más desarrolla la creatividad es ejercer en donde la posición económica del lugar no es la mejor. Esto no es la industria de la aguja, es un campo de diseño con diferentes alternativas de trabajo. No van a perder el tiempo, tenemos gente recién egresada que tiene boutiques; las limitaciones se las pone uno”, explicó.
La idiosincrasia del puertorriqueño también aporta a este negocio, pues comenta cómo los eventos especiales contribuyen.
“No hay boda para la cual no quieran invertir en el vestido, al igual sucede con las graduaciones. La necesidad y la cultura, sobre todo en la moda femenina, sigue siendo estable como negocio, pues ella tiende a invertir y no quiere repetir un traje porque le gusta estrenar, versus los hombres que terminan alquilando”, enfatizó.
A los diseñadores noveles también les ha beneficiado la diversidad de plataformas y eventos de moda donde pueden presentar sus creaciones y darse a conocer. Como llevar a la pasarela colecciones completas es una costosa inversión, les recomienda realizar pequeños showcases.
“Usualmente la clienta exclusiva y de ocasión especial quiere algo diseñado para ella, no una pieza que haya salido en la pasarela. Es cuestión de adaptación, a lo mejor no se usa tanta seda como antes y se sustituye por fibra sintética. Se hace inversión menor en textil pero se confecciona bien y de tendencia. Ese ajuste de invertir en materia prima hemos tenido que adaptarlo los que llevamos 25 años”, comentó.
Respecto al costo de los estudios, dijo ser económico y en su centro se puede pagar mensualmente menos de $200. Además, hay universidades que tienen beca. Los cursos son por trimestre o semestre, hay quienes estudian por área porque solo quieren aprender a coser y toman los de corte y confección con patrones. Si desean diseñar, optan por los de ilustración y diseño. Lisa dijo estar contribuyendo al desarrollo económico del país como educadora y empresaria porque muchos de sus egresados trabajan con ella.
“Hemos adaptado el currículo a la necesidad actual, añadiendo cursos de mercadeo para establecer negocios. En diseño textil puedan hacer estampados propios para no repetir telas con otros diseñadores. El diseñador diseña para lo que sea, visto actrices pero tengo gente normal e hice uniformes de las elecciones para Wapa. La necesidad la tiene el cliente y uno la tiene que suplir, así sean uniformes o vestuario para conciertos”, afirmó quien además es stylist de Don Omar.
A sus alumnos les inculca hacer negocio en Puerto Rico y el extranjero, tanto así que tiene una egresada confeccionando carteras en China.
“Tienen que buscar su nicho. Estoy produciendo en Colombia la manufactura de líneas comerciales porque me es costo efectivo. Pues en Puerto Rico es mega carísima por el sueldo mínimo federal porque se paga por hora, casi nadie manufactura por pieza; y cuando pagas ese proceso por hora se hace cuesta arriba. No quiere decir que haría toda mi manufactura en Colombia, como funciona es compartida y utilizando nuestros patrones porque las medidas varían mucho”, explicó quien tiene su escuela y taller en la avenida Muñoz Rivera #992 (787-296-0777).

Yomaris Rodríguez, EL VOCERO

Periodista con 16 años de experiencia en radio, revistas y prensa escrita. Graduada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir