La nube para todos los días

Esta modalidad de la nube no es una moda pasajera
vr0210024Cloud
Por Alana Álvarez Valle, EL VOCERO 2:25 pm

En esta era digital en que las personas acumulan grandes cantidades de información en dispositivos móviles y en computadoras, son muchos los cuentos de gente que por algún problema perdieron para siempre toda su información, las fotos de la boda, del bebé recién nacido, libros por publicar, presentaciones de negocios y los contactos de prospectos clientes, para mencionar algunos ejemplos.

Por eso siempre se recomienda hacer ‘back up’ o guardar una copia de los archivos. No obstante, los discos duros externos también son frágiles ante las inclemencias del tiempo, niños pequeños o de ese gato que se trepa a la mesa y tumba todo lo que encuentre a su paso.

Para evitar esos contratiempos se recomienda hacer ‘back up’ en la ‘nube’.

El ‘cloud computing’ siempre se ha asociado con el ‘Big Data’, o para almacenar grandes cantidades de información, como la que manejan empresas y negocios. Sin embargo, existen opciones para que los individuos puedan comprar un pedacito de nube a costos accesibles.

“Cuando llegó la moda de los teléfonos inteligentes y las aplicaciones, fue que el tema de ‘cloud computing’ se hizo más importante porque le da un beneficio adicional a las personas. Tienes la computadora en tu casa y en el celular puedes acceder tu información”, comentó Yamil Álvarez Burgos, director de Contenido y Creativo de Wireless Idea.

“Entonces se empezaron destacar diferentes compañías. Primero salió Apple con MobileMe y luego el iCloud. Y demostraron que las personas comunes y corrientes tienen la necesidad de este servicio. Pero como estaba atado a Apple, había una gran oportunidad”, continuó.

Álvarez Burgos indicó que luego surgió Dropbox, una compañía independiente de las grandes multinacionales, que les dio la opción a las personas de ver el mismo archivo en cualquier plataforma o dispositivo. Hoy día es una de las más populares e importantes para archivos en la nube.

El servicio es gratis hasta cierta capacidad, pero si se necesita más capacidad se puede pagar por subscripción mensual o anual. También hay una opción de referido. “Por cada amigo que invito a unirse a Dropbox me dan 250 Mega adicionales. Eso creó un ‘word of mouth’ increíble. Pero no todo el mundo tiene 20 amigos para que te den espacio gratis. Con esta aplicación también se pueden compartir archivos, se hace un folder público para que otras personas lo puedan acceder”, detalló.

“Hay otras compañías con más mollero como SkyDrive de Microsoft, uno de los más seguros. Del saque regalan 7GB. Como tiene muchos filtros de seguridad, es un poco más lento en refrescar los archivos. Google Drive regala 5GB. Además se integra con otros servicios, como Google Documents. Office 365 (Microsoft), se ata con SkyDrive. Todos te regalan un poquito y luego te ‘enganchan’”, agregó Álvarez Burgos.

Existen otras opciones como Amazon Cloud Drive, BitCasa, IDrive, MiMedia, SugarSync, MediaFire, Mega y Carbonite, que la capacidad es ilimitado por $60 anual. Los precios para estos pedacitos de nube son accesibles y dependen de la capacidad y de si la subscripción es mensual o anual. El uso es fácil, ya que la mayoría de estos programas crean un folder dentro de computadora personal y lo que se coloca ahí automáticamente se envía en la nube.

Álvarez Burgos explicó que es común que la gente tenga contratado varios de estos servicios, uno con la información personal y otro con lo profesional. Solo hay que organizarse y saber que hay vulnerabilidades al compartir información, pero que cada día la nube es más segura.

Los consumidores y consumidoras tienen alternativas de ‘backup’ con dispositivos que se conectan al ‘router’ y crean una nube en el hogar, a la que se puede acceder de manera remota. La información está en la nube, pero controlada por el usuario, pero depende del Internet y de la seguridad en el hogar. “Al final del día sale más económico comprar en la nube, no se daña, los bajones de energía no la afectan y por la misma cantidad de dinero pudiste tener más capacidad”, aclaró.

Esta modalidad de la nube no es una moda pasajera. “Mientras le vayan perdiendo el miedo a subir la información, el uso se hará más común. Usualmente la gente que ha perdido mucha información ha aprendido la lección, pero todavía el usuario común no ve la necesidad. También es una herramienta para colaborar. No es la mejor, pero se usa mucho en las universidades. Las personas trabajan por separado y suben la información a un folder compartido”, precisó.

Álvarez Burgos mencionó que la nube también provee alternativas de tener programas en ella y no tener la necesidad de que estén en la computadora. Es posible que en el futuro todo el mundo tengan dispositivos como la laptop de Google, Chromebook que solo tiene un navegador de Internet y todos los programas están disponibles y accesibles en la nube. “Un ‘browser’ será todo lo que necesitas. A finales de 2013, Chromebook llegó a las expectativas. Estas laptops tienen la mayor parte del cerebro en la nube, si se dañó no perdiste nada. Es un terminal para entrar a la red”, reconoció.

“Siempre va haber archivos físicos, por lo menos por ahora porque trabajar desde la nube es muy lento. Pero en el futuro las conexiones serán más rápidas. Ya deberían vender la computadora preparada con el acceso a esos servicios”, reiteró.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir