Continuar a ElVocero.com

La torpeza del principiante

El Gobernador y abogado Alejandro García Padilla, en su torpeza habitual, expresó que no le hacía sentido la opinión
GARCIA_PADILLA_PUENTE_5_2
Por Mario Ramos Méndez 5:06 am

Hace unas semanas advertimos sobre el evidente decreto de inconstitucionalidad de la Ley Núm. 160-2013 que socava el Sistema de Retiro de Maestros. Advertencia que no era difícil de promulgar si se estudia el expediente del caso ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico. El Gobierno promulgó una ley que le quitaba hasta el 40% de los beneficios de retiro a los maestros que actualmente están en el sistema público de enseñanza, esto sin contar las misas sueltas que incluía la Ley. Además, como demostraron los actuarios, la Ley Núm. 160-2013 precipitaría la insolvencia del Sistema.

El Sistema de Retiro para Maestros ha estado operando, por años, en déficit y sin una reforma de envergadura se quedará sin activos para el año 2020. No obstante, el magisterio probó que con la ley aprobada se retirarían del sistema público alrededor de 10,000 maestros, lo que provocaría una disminución en las aportaciones que recibe el Sistema y un aumento sustancial en la nómina de los pensionados. Con esto, el Sistema acabaría con sus activos para el año 2018; dos años antes de lo previsto sin la ley. Siendo así, el Tribunal Supremo decidió lo inevitable; es irracional una reforma que reduce el 40% de las pensiones de nuestros maestros y que pone su Sistema de Retiro en peor situación de la que estaba.

La reacción a esta decisión no ha estado exenta de inconsistencias por actores y aspirantes a la administración de nuestro circo colonial. El Gobernador y abogado Alejandro García Padilla, en su torpeza habitual, expresó que no le hacía sentido la opinión, porque “es inconstitucional para los maestros actuales pero no para los futuros, y a menos que la Constitución cambie es la misma Constitución para todos”. La protección contra el menoscabo de obligaciones contractuales de la Constitución cubre a las personas que tengan un contrato al momento de aprobarse una ley y no a los futuros que entren a pactar con el gobierno. En nuestro caso, los únicos que tienen un contrato de retiro son los maestros en funciones y los futuros contratarán bajo las condiciones de los artículos de la ley que pasaron el escrutinio constitucional.

Por otro lado, con destreza camaleónica impresionante, Ricky Rosselló celebró la decisión a pesar de que semanas antes había llamado irresponsable a Pedro Pierluisi por éste decir que la reforma de retiro era una injusticia para los maestros y que sería enmendada por el PNP.

El Tribunal Supremo reconoció que “los maestros son quienes moldean el conocimiento de los integrantes de nuestra sociedad” y acogió como cierto lo encontrado por los actuarios de los maestros. Sin embargo, la mayoría de los jueces del Tribunal Supremo entendió que los bonos de navidad, de verano, de medicamentos y otros beneficios incluidos de manera irresponsable por gobiernos anteriores, mediante leyes especiales, no son contratos entre las partes y por tanto pueden ser eliminados por el gobierno de turno.

Si Alejandro García Padilla puede leer una señal de tránsito, leer la palabra ‘baño’ en una puerta o saber qué hora marca el reloj se lo debe a los leales y dedicados maestros de Puerto Rico. El trato irrespetuoso al magisterio fue una conducta torpe de su parte y tendrá efectos secundarios perniciosos para su ya maltrecha imagen política.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir