Le buscan novio a la quiebra

Varios analistas coincidieron en que el mencionado proceso de reestructuración pudiese ser una realidad de un momento a otro.
BeFunky_quiebra.jpg
Por Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 4:10 am

Ante la realidad económica que vive al presente la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), cualquier otra empresa en las mismas circunstancias hace mucho hubiera optado por irse a la quiebra. Es por ello, que varios analistas coincidieron en que la quiebra de dicha corporación pública pudiese ser una realidad de un momento a otro.

Incluso, fuentes de EL VOCERO aseguraron que internamente la corporación ya está trabajando con el mencionado proceso. A esto se le une, que supuestamente, la alta gerencia inició conversaciones con inversionistas extranjeros, los cuales podrían adquirir parte de la AEE o unirse en calidad de socios. Varios empresarios extranjeros suenan en el ambiente.

Tras las recientes degradaciones de sus bonos y la repercusión que esto tuvo en los mercados internacionales, todo tiende a indicar que la quiebra de la AEE podría ser inminente. El economista, Elías Gutiérrez enumeró aquellos elementos que aceleran el proceso de la quiebra. Como elemento subjetivo mencionó, que al tratarse de una empresa con activos a corto plazo inferiores a los pasivos, esto le representa una insolvencia económica inmediata.

Si se analiza los activos totales también se encuentran en la misma situación, lo que agrava su problema de insolvencia. A ello sumó el enorme problema de liquidez que poseen, el cual los incapacita hasta para poder comprar combustible, su materia prima esencial. La situación se agrava cuando la agencia no logra clientes para que le paguen sus deudas, como lo son el gobierno central, los municipios y las agencias públicas, cuyas deudas son astronómicas.

“Para agravar la situación no logran zafarse del yugo político, el cual los imposibilita en la actualidad a revisar sus tarifas, no obstante siguen ofreciendo subsidios a nombre de la corporación llevándolo al caos que viven en la actualidad. Esta corporación ha subsistido porque el estado los ha estado subsidiando por tantos años. Aunque la verdad es que por años les han sacado más de lo que le han dado. Ahora ya no hay para prestarle y el Banco Gubernamental de Fomento está incapacitado por ley para así hacerlo, lo que ante el cierre de los mercados de capital, representa la incapacidad de tomar prestado y por ende su incapacidad para poder atemperarse a las necesidades estructurales de estos tiempos”, afirmó Gutiérrez.

Para el economista, es preocupante que exista un rotundo silencio de la fuente de donde salieron los recursos económicos para emitir en el día de ayer el pago a los bonistas, ascendente a $521 millones. Aclaró que si la fuente fue la cuenta de Reserva de Emergencia, la misma no es una aceptable, lo que denota su incapacidad total de repago.

Por su parte, el economista Jaime Benson coincide en que la AEE se acogerá a la quiebra, asegurando que la nueva ley se aprobó justamente para proteger a dicha corporación, quien se encontraba inhabilitada para poder efectuar sus pagos. Sostuvo además que el problema de esta determinación genera una fuerte incertidumbre entre los bonistas.

“El acogerse la AEE a la quiebra criolla en estos momentos solo incrementa la incertidumbre y la controversia, y al final no resuelva nada, ya que dudo puedan lograr estabilizarse por el momento, antes de que un Tribunal Federal se exprese en torno a la demanda incoada por los bonistas mayoritarios de los bonos locales. En estos momentos impera la improvisación y hay que ver en dónde culminarán todas estas decisiones “, afirmó Benson.

Mutis en la alta gerencia

               
Ni el Ejecutivo ni la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) adelantaron de qué dependerá que la corporación pública recurra a reestructurar su deuda al amparo de la nueva Ley para el Cumplimiento con las Deudas y para la Recuperación de las Corporaciones Públicas.
               
Desde hace meses se habla de la complicada situación de la AEE, al punto que en un momento dado no tenía dinero para comprar combustible. Sin embargo, el hermetismo sobre las medidas fiscales que tomará la corporación pública impera desde hace días. La quiebra es la solución más viable que al parecer tiene la corporación. Un velo de silencio continuó rodeando ayer a la AEE.
               
La Oficina de Prensa de la AEE se limitó ayer a emitir una declaración escrita en la que aseguró que “la Autoridad está comprometida en transformarse para servirle mejor al pueblo de Puerto Rico”.
               
“Los funcionarios ejecutivos y la Junta de Gobierno se mantienen evaluando constantemente las alternativas que mejoren nuestras operaciones y fortalezcan nuestros servicios. Tras la firma de la Ley de Recuperación el pasado sábado, tenemos otra opción que considerar y es nuestra responsabilidad tanto evaluar sus contribuciones como también el impacto que tenga en ayudarnos a cumplir con nuestra misión. En cuanto tengamos información actualizada, la proveeremos a todos nuestros clientes, empleados, suplidores y acreedores”, manifestó la dirección de la AEE a preguntas de EL VOCERO.
               
El martes, tras la nueva degradación por parte de Moody’s Investors, el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) informó que se pagaron todos los bonos de obligación general y la AEE que vencían el 1 de julio de 2014. El presidente de la Junta de Directores del BGF, David Chafey, aseguró que pagaron $721.9 millones de los bonos de Obligación General y $417.6 millones de los de AEE. Al cierre de esta edición, el BGF no había informado de qué cuenta se emitió el pago de los bonos de la corporación pública.

(En esta historia colaboró Yennifer Álvarez Jaimes)


Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO

Graduada de Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Mayagüez y egresada de la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, con más de 20 años de experiencia como periodista en prensa escrita, radial y televisiva.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir