Le da la razón a Sánchez Betances

Exsecretario de Justicia llora al oir las palabras de Jaime Sifre Rodríguez,
LUIS_SANCHEZ_BETANCES__1
Luis Sánchez Betances. EL VOCERO/Archivo
Por Miguel Rivera Puig, EL VOCERO 10:42 am

El inspector Jimmy Ortiz, que era el oficial de mayor rango en el Área de San Juan la noche del 6 de diciembre del 2013 declaró el miércoles que cuando acudió al Cuartel de Tránsito en Hato Rey el secretario de Justicia Luis Sánchez Betances estaba afuera y al entablar una conversación el funcionario le dijo “yo no estoy aquí pidiendo una oportunidad por nadie no estoy aquí para objetar la intervención de un policía que hace su trabajo, yo estoy molesto por la forma en que me trató el sargento”, refiriéndose a Luis W. Rodríguez Hernández.

Ortiz sostuvo que Sánchez Betances se había comportado como un caballero y que le expresó que utilizaría los canales correspondientes para querellarse contra el sargento. Cuando entrevistó esa noche a Rodríguez Hernández y al contestar preguntas del licenciado Harold Vicente opinó que el sargento estaba agitado y que le dijo que la había indicado a Sánchez Betances que lo iba a arrestar.

El inspector, el tercer testigo que presenta la defensa de Sánchez Betances en las vistas administrativas iniciadas el lunes ante la jueza Lourdes Velázquez Cajigas, oficial examinadora de la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) dijo que la noche de los hechos estaba comprando comida cuando oyó por radio control “a mi no me importa que sea un vehículo oficial lo voy a llevar a soplar como quiera”.

“En esos momentos pensé que habían arrestado a un policía, le indique al capitán Reinaldo Rodríguez que fuera a Tránsito San Juan para ver qué ocurría. El capitán me llamó al mi celular y me dijo aquí está el Secretario de Justicia que arrestaron a un amigo de él”.

El capitán Rodríguez no se atrevió a entrevistar a Sánchez Betances y le dijo a Ortiz que estaba pidiendo a un coronel.

Ortiz se dirigió al Cuartel de Tránsito en El Vedado y al llegar vio afuera del edificio al Secretario.
De inmediato lo abordó y Sánchez Betances le dijo que “precisamente este señor (el licenciado Jaime Sifre Rodríguez) estaba compartiendo en una actividad y estaba hablando por teléfono conmigo cuando policía lo detiene”. Le dijo que estaba esperando un abogado para que se lleve el vehículo de Sifre Rodríguez. Cuando llegó el abogado (José Olmo) el Secretario de fue declaró Ortiz.

El inspector Ortiz también entrevistó esa noche al agente Gilberto Santiago Ortiz, que le dijo había intervenido con Sifre Rodríguez porque hablaba por celular mientras conducía y que no quería hacerse aliento, que quería hacerse la prueba de sangre y en la ley nueva el que escoge la prueba es el policía.

Según narro el oficial el agente Santiago Ortiz le dijo que pidió ayuda el sargento Rodríguez, que no era su supervisor para orientar a Sifre Rodríguez que si no se hacía la prueba de aliento lo iba a arrestar y a someterle cargos por la embriaguez y una obstrucción a la justicia. El agente le dijo que no hubo impedimento ni oposición para llevar a Sifre Rodríguez al Cuartel donde se sometió a la prueba de aliento.

Dijo que cuando el Secretario le pidió el nombre y el número de laca al sargento después que lo amenazara con arrestarlo, se lo tenía que dar y consideró la actitud de Rodríguez Hernández como una falta de respeto hacia Sánchez Betances. Durante la vista en horas de la mañana surgió que Sánchez Betances le había pedido la noche del 6 de diciembre a su escolta el agente del NIE René Molina, que condujera la guagua oficial una Ford Expedition para llevar a su amigo Sifre Rodríguez hasta su hogar en Guaynabo.

Ambos habían estado compartiendo en el negocio El Mesón Gallego según declaró Molina al ser contrainterrogado por la abogada Miriam Matos, de la OEG, declaró que en ruta a la casa de Sifre Rodríguez recibió la orden del Secretario que virara hacia Hato Rey.

El agente del NIE llevó a Sifre Rodríguez hasta su bufete, el que había compartido por décadas con Sánchez Betances, para buscar su Lexus. Poco después agentes de la Policía detuvieron a Sifre Rodríguez cuando conducía por la avenida Roosevelt porque lo hacia hablando con el celular. Tras la detención se percataron que estaba ebrio y lo arrestaron.

Siguiendo las instrucciones de Sánchez Betances fue en la guagua oficial hasta el lugar del arresto, pero cuando el Secretario le preguntó al sargento Rodríguez Hernández que si podían hablar el uniformado le contestó que no tenía nada que hablar con él.

Según Molina, una vez llegaron al Cuartel de Tránsito, el secretario estaba molesto por el trato que recibió de Rodríguez Hernández, y pidió hablar con un oficial. El agente del NIE dijo que en todo momento Sánchez Betances lo que había procurado era saber si Sifre Rodríguez estaba bien y pidió que le entregaran el Lexus para llevárselo.
Molina es el primer testigo que presenta Sánchez Betances en las vistas presididas por la jueza Lourdes Velázquez Cajigas, las que iniciaron el lunes. La jueza tendrá que determinar si proceden las dos querellas por violar la Ley de Ética imputadas a Sánchez Betances, por las que tendría que pagar una cuantiosa multa y quedaría expuesto a posibles cargos criminales.

La presentación de prueba por parte de la OEG terminó a media mañana de hoy con un emotivo testimonio del abogado Jaime Sifre Rodríguez, que llevó al querellado a enjugarse las lágrimas en varias ocasiones.

La jueza Velázquez Cajigas, oyó a Sifre Rodríguez en el contrainterrogatorio señalar que en la noche del viernes 6 de diciembre del 2013 cuando fue detenido en la avenida Roosevelt por conducir en esta de embriaguez no vio a Sánchez Betances, quien había llegado con su escolta al lugar de la detención.

Los agentes interventores ya habían declarado que Sifre Rodríguez estaba arrestado en la patrulla.

Cuando vio a Sánchez Betances estaba en el Cuartel de Tránsito en Hato Rey, y su amigo por más de 50 años y ex socio de oficina, le alcanzó a decir que ya iba un abogado para atender el caso, siendo la única comunicación.
Sifre Rodríguez había sido sentado a declarar por la abogada Mirian Matos de la OEG en torno a un comunicado de prensa que emitió tras conocerse la controversia de que Sánchez Betances había ido en su ayuda.

De acuerdo a Sifre Rodríguez, “estoy reconociendo y asumiendo la responsabilidad de mis acciones, estoy diciendo que estoy haciendo alegación de culpabilidad” reconociendo que cometió una falta en el comunicado.
Lamentó en el comunicado el “haber colocado a mí amigo y hermano Sánchez Betances en una situación difícil ante una vorágine de mentiras masacrándolo”.

Sifre Rodríguez arrojó .21 centésimas en la prueba de alcohol, y la abogada de la OEG le cuestionó que si la ingesta de alcohol le había afectado su habilidad de recordar lo que pasó esa noche.

La vista continuará a media mañana del jueves con el testimonio del ex juez presidente del Tribunal Supremo José Andreu García, seguido por Sánchez Betances y se espera concluya con la presentación del juez federal José Antonio Fusté que declarara sobre la reputación del ex secretario, a lo que ya los abogados de la OEG se opusieron por alegar es impertinente.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir