Continuar a ElVocero.com

Le echan el ojo al nombramiento del teniente Acosta

Gobernador le asigna el cargo de director de la División Especial en Crímenes Mayores de la Policía, al tiempo que le cuestionan capacidad para resolver casos
LOGO DE LA POLICIA (FOTOS: LUIS ALBERTO LOPEZ)
Por Yennifer Álvarez Jaimes, EL VOCERO 4:02 am

Con el fin de esclarecer los casos cuyas pesquisas se han prolongado excesivamente, el gobernador Alejandro García Padilla, creó la División Especial en Crímenes Mayores de la Policía de Puerto Rico.
           
La División Especial en Crímenes Mayores será dirigida por el teniente Ferdinand Acosta Prosper, quien lleva 18 años en la Policía.
           
Trabajarán en el equipo además “buena parte de los mejores agentes investigadores de la Policía”, informó el primer ejecutivo.
           
Según García Padilla, la División Especial en Crímenes Mayores trabajará en el esclarecimiento de “los casos más difíciles; de los que sean de múltiple asesinatos, hayan fallecido niños o que exista evidencia de que son movidos por organizaciones criminales peligrosas, así como casos que llevan muchos años sin resolverse”. Entre éstos mencionó el caso del naturópata Carlos Iglesias y el caso de San Juan Park. Sobre el caso del niño Lorenzo González Cacho, el superintendente de la Policía, José Caldero, adelantó que se está evaluando asignar a la nueva división.
           
En el limbo su hoja de desempeño

Sin embargo, las habilidades investigativas de Acosta Prosper fueron cuestionadas ayer mismo en la rueda de prensa en la que se anunció su nombramiento.
             
Acosta Prosper ha sido señalado por su trabajo en la investigación de la masacre de San Juan Park y el asesinato de Georgina Ortiz, esposa del juez jubilado Carlos Irizarry Yunqué.
           
Acosta Prosper dijo que a pesar de los múltiples señalamientos sobre su trabajo investigativo está capacitado para liderar la División Especial en Crímenes Mayores.
           
“Cuando llevamos los casos al tribunal entendemos y estamos convencidos de que tenemos prueba suficiente para sostener el delito que presentamos ante los tribunales. Ese es uno de probablemente varias docenas de casos que yo he intervenido y que las personas han salido culpables. Todavía, al sol de hoy, estoy convencido que nosotros en aquel caso estábamos en lo correcto y que sometimos el caso a la persona que entendíamos que es la responsable”, sentenció Acosta Prosper cuando se le preguntó sobre el caso contra la empleada doméstica Aida de los Santos en el que un jurado la declaró no culpable por la muerte de Ortiz.
           
Por su parte, el gobernador pareció defender la ejecutoria de Acosta Prosper al señalar que “es el fiscal quien dirige la investigación”.
           
“Desde el levantamiento del cadáver mismo, desde el propio inicio de la investigación, si se limpia la escena, le corresponde al fiscal, obviamente hay un elemento investigativo de la Policía, pero esos datos en particular que se señalan en ese caso (Georgina Ortiz) corresponden al trabajo de Fiscalía”, sentenció García Padilla.
           
En julio de 2013, Acosta Prosper ocupó la silla de los testigos en el caso contra De los Santos. Como testigo, Acosta Prosper, admitió que la noche de los hechos, el 17 de agosto del 2010, le pidió la camisa al juez Irizarry Yunqué, pero después no la ocupó. Tampoco ocupó los pantalones ni los zapatos, ni ordenó que tomaran fotografías a una serie de abrasiones que tenía el juez jubilado. Tampoco le hizo las advertencias.
           
Ante preguntas de la abogada de defensa, Lucille Borges, Acosta Prosper, admitió que en esa etapa de la pesquisa no se podía descartar a nadie como sospechoso.
           
De acuerdo a conocedores del proceso, el testimonio de Acosta Prosper fue uno de los que más influyó en el jurado para la absolución de la acusada.
           
Además, Acosta Prosper fue criticado porque como oficial a cargo de la División de Homicidios del CIC de San Juan, mantuvo como sospechoso a un agente de la Policía, que estaba ajeno a los hechos relacionados con la masacre en el complejo de vivienda San Juan Park, en Santurce. En este caso una mujer embarazada y sus dos hijos fueron asesinados a cuchilladas el 19 de marzo del 201.
           
Asimismo, el récord público apunta a que Acosta Prosper se enfrascó en una discusión con la Fiscalía de San Juan al alegar que un fiscal había ido borracho a una escena. En la investigación el fiscal fue exonerado y entre los testigos que desmintieron a Acosta Prosper se encontraban varios de sus subalternos. “Desde ese día prácticamente se cerró las puertas con la mayoría de los fiscales”, aseguraron fuentes de EL VOCERO.
           
Al mismo tiempo, las fuentes, que pidieron mantenerse en el anonimato por miedo a represalias, señalaron que tanto en el CIC de Mayagüez como el de San Juan, muchos de sus compañeros lo señalan como un individuo con problemas de actitud.

Yennifer Álvarez Jaimes, EL VOCERO

Graduada de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras con nueve años de experiencia como periodista en prensa escrita, radio y televisión.


Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir