Llegó la ‘wafflermanía’ al mercado local

Por Yaira Solís Escudero, EL VOCERO 4:00 am
Waffler Avenue cuenta con dos tiendas en Guaynabo y Condado, se convertirá en franquicia netamente puertorriqueña próximamente, con la apertura de más conceptos en y fuera del país.
VSG 012229b WAFFLERDueno

A Waffler Avenue en San Patricio Town Center en Guaynabo llegué como invitada, para conocer su oferta culinaria. Es la primera tienda de la cadena de restaurantes dedicada a la venta de ‘waffles’, fundada por el puertorriqueño Rey Ramón, cineasta de profesión y empresario de vocación.
En lo personal soy fanática de los ‘waffles’, un tipo de torta de origen belga, parecida a los panqueques, pero con una masa crujiente como una galleta. Así que estaba encantada con el hecho de llegar al lugar para mimar el paladar con comida que me agrada. Pero la experiencia fue mucho mejor de lo esperado, luego de ver ante mis ojos varias muestras de los ‘waffles’ elaborados allí desde cero. Entonces, el próximo pensamiento que me ocupó la mente fue la fecha de mi regreso al lugar, en compañía de toda la familia. Todo gracias a la calidad y creatividad de la oferta culinaria.

Tan pronto los aromas de los ‘waffles’ junto a los del café de Lares, especialmente cultivado, cosechado y tostado para el negocio, se hacen presentes en el lugar, es momento de aceptar que “todo se perdió”. Y, que hay que sentarse a disfrutar de la experiencia plenamente y sin remordimientos.
Sobre el café fue bueno saber que es 100 por ciento puertorriqueño y, que además de servirlo en el lugar, se podrá adquirir allí mismo tanto en grano como molido en bolsas de ocho onzas. Así que si eres cafetero como yo, tenemos otra opción para disfrutar del café local.

Además de comer rico en Waffler Avenue, la visita fue muy educativa, porque seguramente somo pocos los boricuas que conocemos sobre los distintos tipos de ‘waffles’ que existen. Rey nos presenta en su restaurante tres tipos: el ‘liége’, ‘brugge’ y el ‘brussels’. De los tres el que más me llamó la atención fue el ‘liége’ (cuyo nombre se lo debe a su ciudad de origen, al este de Bélgica), porque aquí se prepara siguiendo su receta original que data del siglo 18. Los ingredientes básicos con los que se elabora, como el azúcar de remolacha, es importada desde Bélgica, muestra del compromiso de Rey con la calidad. Este ‘waffle’ es muy suave y más pequeño de lo normal, de sabor dulce y consistencia densa. Asimismo, se distingue de los demás por la capa de caramelo líquido que lo cubre, resultado de una adición -en el último minuto- de un sirope a la masa, que le imparte un sabor único.
Los tres tipos de ‘waffles’ que sirven en el lugar, se pueden disfrutar con ‘toppings’ a escoger, de frutas, cremas y chocolate, entre otros. Además, pueden servirse rellenos cuan sándwiches o, integrados a una ensalada. Interesante ¿verdad? Se trata de recetas originales, creativas y sorprendentes de la autoría del chef corporativo del lugar, Humberto Guardiola; claro, junto a los gustos y antojitos de Rey.

Durante mi visita pude disfrutar de un ‘waffle’ cubierto con salmón, así como de otro relleno con jamón Serrano y queso Manchego, acompañado de ‘hummus’ y cebolla caramelizada que estuvo ¡fenomenal!
Igualmente, los venden rellenos de jamón de pavo o de pollo con glaseado asiático de miso, salmón ahumado, jamón Virginia, y de pimientos y berenjenas asadas, entre otros. Notarás que ahora hablamos de ‘waffles’ que, además de sabrosos son saludables, porque se hacen en el lugar, se combinan y sirven con productos naturales y sanos.

El lugar que ocupa Waffler Avenue en San Patricio es muy cómodo y de ambiente moderno. Tan pronto entra al local, puede observar un escaparate pequeño lleno de distintas trufas de chocolate y otros con todo tipo de rellenos, que son parte de una línea exclusiva de chocolates finos belgas, llamada Brujas; pero, que fueron creados por Humberto y Rey, se elaboran en el taller del lugar, y con los cuales buscan su espacio en el mercado local e internacional. Algo así como ¡de Puerto Rico para el mundo!

Durante mi visita disfruté de las trufas y chocolates rellenos de guanábana, frambuesas y pimienta rosada, y café. ¡Ricos!

Como se habrá podido dar cuenta, el concepto del lugar es muy original, resultado del estudio minucioso del mercado que realizó, Rey, conforme a las tendencias de negocios que se han visto crecer en los últimos años en las principales urbes culinarias del mundo.

La tienda, de 4,200 pies cuadrados, acomoda a 42 personas y genera 35 empleos. Está abierta para personas de negocios y público en general. Ofrecen servicio de WiFi gratis, así como receptáculos de electricidad en todas las mesas, para el uso de equipos electrónicos. Como atractivo especial, servirá además, como un punto de encuentro para los fanáticos del ajedrez, ya que ambos establecimientos contarán con áreas designadas para disfrutar de este popular juego de mesa.

Temas:  

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir