Continuar a ElVocero.com

Los maestros son mente y corazón del País

"Habrá asuntos legales que resolver pero para eso están los abogados que hacen magia"
estudiantes
EL VOCERO / Archivo
Por Columnistas, EL VOCERO 4:00 am

Por: José Castrodad, Ph.D.

El Departamento de Educación otorgó $2.4 billones, dije billones, en contratos entre el 2009 al 2012, de los cuales una gran tajada iba dirigida a programas de entrenamiento a maestros y remediativos para estudiantes.

Estamos hablando de unos $600 millones al año en contratos.

En cuanto a los contratos para adiestramiento y remediativos, se trataban de más de 20 empresas privadas, de las cuales había buenas y otras cuya integridad era dudosa, como la de Félix Plaud, entre estas se distribuyeron más de 700 millones en cuatro años.

No he escuchado nada desde el 2012 en el sentido de que eso haya cambiado sustancialmente.

A pesar de toda esa inversión anual, la calidad de la educación pública continúa teniendo problemas serios. Se ha hablado de una reingeniería pero el ingeniero no aparece.

En estos momentos, la crisis mayor es la posibilidad de la paralización del DE por los cambios al Sistema de Retiro de los Maestros, Ley 160.

El liderato magisterial continúa amenazando con ir elevando sus protestas hasta el grado de paralización del sistema y no van con chiquitas. Sostiene que enmiendas superficiales a la Ley 160 no satisfacen los reclamos del magisterio. Dice que las enmiendas no van a recoger la esencia del asunto planteado que es el desmantelamiento de su Sistema de Retiro y añade que de hacerse enmiendas, sería para volver al sistema de beneficios que se tenía.

Otro dato amenazante es que a diciembre de 2013, unos 22,932 maestros pidieron orientación sobre sus respectivos beneficios con la idea de retirarse antes de que la nueva ley tenga vigencia. De unos 35,000 maestros, casi 23,000 están pensando abandonar sus salones para siempre.

En esta sociedad de contradicciones donde estamos dispuestos a pagar a los baloncelistas y peloteros obscenas cantidades de millones al año por meter una bola de hule en un canasto o a una persona que con un madero le da duro a una bola, pretendemos regatearle justicia a los maestros que imparten conocimiento y educación a los hijos de cada uno nosotros.

La dedicación de tantos millones otorgados en contratos a empresas privadas para ofrecer seminarios y talleres para maestros y estudiantes más que pecaminoso es obsceno y hemos tenido la experiencia que se matizó con la tinta de la corrupción y el amiguismo político y de todo tipo y que lo diga el amigo Víctor Fajardo que acaba de cumplir cinco años en la cárcel federal.

Por todo, le pido a los amigos del gobierno que pongan la mente y el corazón en los maestros porque los maestros son mente y corazón del país.

Observo que la Legislatura viene buscando nuevas fuentes de ingreso para el Sistema de Retiro de Maestros: que si más contribuciones para el licor y los cigarrillos, que si un aumento a las contribuciones a las empresas foráneas.
Creo que, hablando de la gran tajada de los millones en contratos al año, habría mucha tela para recortar y ayudar, desde ahí, a los maestros y a su Sistema de Retiro.

Por ejemplo, sugiero que se reduzca sustancialmente y en lo imperativo la contratación de empresas privadas para el ofrecimiento de los seminarios y talleres. He trabajado con algunas y aseguro que no hay nada de extraordinario en ellas.

No veo razón alguna para que sea el propio Departamento de Educación y las cuatro o cinco organizaciones magisteriales la que se hagan cargo de este programa que se nutre de fondos federales continuos que se asignan año tras año.

En lugar de contratos privados, se pudiera pensar en la creación de un Instituto de Educación y Entrenamiento en el Departamento de Educación para que, desde ahí, se levante la operación mediante los fondos federales que ahora se dedican a contratar empresas privadas.

Hay un montón de profesores doctorados, de estudiantes de post-grado que pueden ofrecer estos cursos. De hecho, estos son los mismos recursos que las empresas privadas utilizan en sus contrataciones.

De seguro, que habrán economías sustanciales de las cuales pudiera nutrirse el Sistema de Retiro de Maestros.

Habrá asuntos legales que resolver pero para eso están los abogados que hacen magia.

En caso del programa remediativo para estudiantes desaventajados y mejorar destrezas en distintas asignaturas, ¿qué impide que las propias organizaciones de maestros creen unas estructuras o cooperativas, con y de maestros del Sistema Educativo, para el proyecto?

Los maestros tendrían unos ingresos adicionales y, luego de descontados los gastos, un gran por ciento de los ingresos vayan a parar al Sistema de Retiro.

Si el propósito es generar dinero para Retiro, creo que aquí hay una buena fuente que explorar.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir