Manganeso y manganzones

"Vamos a ser sensatos y no manganzones"
vr0725008-30pC-AAA
EL VOCERO / Agustín Santiago
Por Alex Delgado 4:00 am

La pasada semana Noti Uno 630 reportó una inquietud que hizo llegar a la estación varios ciudadanos: el agua estaba saliendo amarilla por el ‘grifo’. De inmediato buscamos una reacción de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y nos explicaron que esto se debe a los bajos niveles de los embalses. Según indicaron, en esos bajos niveles existe una alta concentración del mineral manganeso.

Al haber una sequía y nosotros seguir usando el agua como si lloviera diariamente en los embalses, pues es natural que los niveles de las represas bajen considerablemente. Cuando bajan, llegan al nivel donde mayor concentración de manganeso hay y eso es lo que viene por el tubo. Al llegar a la planta de tratamiento y entrar en contacto con el cloro que elimina las bacterias, pues la reacción química de ese contacto es que el agua se torna amarillenta, como si fuese agua ‘turbia’. Hasta el momento nadie ha desmentido la explicación que ha brindado la AAA.

Buscando un poco de información sobre el manganeso, encontré que la presencia de este mineral en el cuerpo ayuda en muchas funciones y su ausencia puede provocar serios problemas de salud. En resumidas cuentas, es vital para nosotros. No obstante, también explica que el exceso del mineral en el cuerpo humano puede provocar problemas de salud. Usted puede estar diciendo: “¿lo ven?… yo sabía que era veneno lo que salía por el tubo!” ¿La verdad? Somos un pueblo que se excita al exagerar las cosas, máxime cuando vienen del gobierno. No sé porque nos disfrutamos tanto sentirnos y proyectarnos como ‘la pobre víctima’ para todo, con y sin razón. Hasta en las cosas buenas buscamos la vuelta para ver cómo podemos proyectarnos como víctimas.

Uno puede ser crítico y hay razones demás para serlo, pero ‘jalar por los pelos’ una controversia de que el gobierno nos está matando con el agua, que está atentando contra nuestra salud, en este caso particular, es una soberana exageración. ¿Cuántos de ustedes se sentaron a buscar información de este mineral? Probablemente muy pocos. Me va a decir: “¡Alex, pero acabas de decir que el exceso de manganeso causa daños a la salud!” Sí. Y fumar también, tomar alcohol también, comer grasa también… ¿Ha dejado usted de comerse la grasita que bordea la chuleta porque hace daño? ¿Ha dejado de fumar y beber porque hace daño? Hay quien lo ha hecho, pero la mayoría de los que han dejado esos vicios es por orden médica o porque han pasado un gran susto con su salud. Todo en exceso hace daño. Hasta el dinero en exceso puede terminar con una familia o la vida de un ser humano. Si tiene alguna preocupación por el agua que consume, el pasado sábado compré el galón a 99 centavos en el supermercado. ¿99 centavos es algo muy oneroso para usted? ¿Puede cambiar el gasto de cerveza o cigarrillo y otras porquerías por el de agua para tomar?

El que piense que Alberto Lázaro o Alejandro García Padilla está enviando agua amarillenta más que por ‘jorobar’ un rato con el pueblo, pues sencillamente es un politiquero. Explicación sencilla y directa. Yo viví la sequía de la década de 1990, cuando el Dr. Pedro Rosselló era gobernador de Puerto Rico, y hay dos cosas memorables que recuerdo de esa época: 1. Ver agua amarilla salir por el grifo, 2. Aprender a bañarme con ¡un galón de agua!

La AAA tiene la obligación de proveernos un servicio de calidad, pero con lo que, humanamente, pueden controlar. El gobierno no tiene el control de que no llueva sobre las cuencas hidrográficas, tampoco de que ese mineral se encuentre en el fondo de los lagos y mucho menos de que la reacción del contacto del manganeso con el cloro sea poner el agua amarillenta. El control que puede tener el gobierno para que dejemos de malgastar el agua en estos momentos es cerrar la llave y racionarnos el servicio (lo que yo habría hecho hace rato), pero si lo hacen, pues usted también lo va a criticar. ¡Es que nos creemos que nos merecemos todo y que ni siquiera en las crisis deben tocarnos!

Vamos a ser sensatos y no manganzones. Ya se esta hablando de unas alternativas para tratar de resolver el problema, pero si usted no se siente cómodo tomando agua así, pues cómprela, como estoy haciendo yo.

Una vez dicho todo eso, creo que la nota discordante de la controversia fue la del presidente Lázaro: la persona que se preocupe por el color o sabor del agua, sencillamente le eche un “sobrecito de sabor” o que le eche más detergente a la ropa. Esos comentarios de Lázaro, como escribí en Twitter, fue el “Such is life” de ésta administración, por el poco tacto en la comunicación. No creo Alberto Lázaro tuviese la intención de ofender, como tampoco la tuvo Jaime González en la administración de Luis Fortuño. La diferencia es que en aquella ocasión el actual liderato político y gubernamental del país pidió que botaran a González y ahora están muy calladitos con el suyo. ¡Such is life!

Alex Delgado

Director de @NotiUno630, Periodista de Jugando Pelota Dura TV/Canal 3 y 40, Columnista El Vocero.


Noticias Relacionadas

Nuestras Voces


Nuestras Voces

Subir